Vivir bien

Los ríos acarrean vida pero también la muerte…

Debido a los altos índices de contaminación, personas que viven a orilla de los ríos y lagos son más vulnerables a enfermedades como hepatitis, cáncer y cólera
Cecilia Pérez | 8 de Junio de 2015 | 18:22

Los ríos y lagos fueron por excelencia uno de los principales factores que impulsaron el desarrollo y consolidación de civilizaciones de todas partes del mundo, eran signo inequívoco de vida y prosperidad. No obstante, aquellos mismos ríos que en sus caudales acarreaban la vida, hoy acarrean muerte y enfermedades generadas a partir de los altos niveles de contaminación patrocinados por las industrias y las ciudades que no serían lo que son de no haber sido por los ríos. Esta situación la enfrentan numerosos cuerpos de agua del país, sin embargo, el caso del Río Atoyac es especial, pues aunque el panorama es funesto, se están llevando a cabo acciones para devolver la vitalidad a sus aguas.

Dale la cara al Atoyac es el nombre de la organización civil que impulsa la regeneración de la cuenca del alto Atoyac “haciéndola relevante, vertebrando voluntades, detonando acciones colectivas de impacto, y vigilando la actuación de sus responsables”, todo ello con la finalidad de generar una actitud y participación comunitaria permanente, y convertirse en inspiración para otras cuencas del país.

Esta organización, conformada por un grupo ciudadano que trabaja por el medio ambiente desde hace varios años en Puebla, ha promovido múltiples actividades alrededor del restablecimiento de la salud del río Atoyac, dentro de las que destaca el reciente lanzamiento de una plataforma ciudadana para denunciar a industrias o personas que atenten contra la salud del río, así como para dar cuenta de los puntos en donde concurren este tipo de prácticas, además se denuncia el tipo de contaminación, ya sea por coloración, olor, descarga de contaminante, basura en barrancas, tala de árboles y fuga de agua. Esto se lleva a cabo con el propósito de generar una conciencia colectiva sobre el cuidado del río e involucrar a todas las personas que lo rodean en el saneamiento de las aguas.

El Río Atoyac, o también conocido como Río Balsas, atraviesa el valle Tlaxcala-Puebla y se estima que cerca de mil industrias y 50 municipios de dichos estados vierten residuos contaminantes; aunado a ello cabe destacar que el 15% del total de aguas negras que se generan, son de origen industrial.

 

También las ciudades y localidades que residen a orillas del río han contribuido a su destrucción, pues la tala indiscriminada de árboles, la mala disposición de los residuos, y la indiferencia ante los abusos de las industrias, también abonan al descuido.

Los “Atoyaqueros de corazón” (así es como se conoce al grupo de ciudadanos que apoyan la causa) han organizado otras actividades para fomentar el cuidado del río. En dos ocasiones, valerosamente han navegado en sus aguas como símbolo de protesta, actividad en la que participaron más de un centenar de personas; también, han logrado firmar acuerdos con dependencias de gobierno (CONAGUA, CONAFOR, SEMARNAT, Ayuntamiento de Puebla) para emprender acciones más vigorosas.

En ese sentido, el portal www.dalelacara.org/denuncia pone al alcance de todos los implicados la oportunidad de participar en las acciones a favor del Río Atoyac, el cual, tardará más de 15 años en limpiarse si se dejara de contaminar el día de hoy.

 

Ver: 10 cifras deprimentes sobre el futuro del medio ambiente

 

Ver: VIDEO| Dale la cara al Atoyac

Comentarios

 

LO MEJOR DE DIEZ.mx

 

Tienes que ver esto