18 / septiembre / 2021 | 14:27 hrs.

Día Mundial del Parkinson y la estimulación cerebral profunda como tratamiento

En México, 50 de cada 100,000 habitantes presentan enfermedad de Parkinson anualmente. Por ello expertos del Hospital Houston Methodist explican los beneficios de la estimulación cerebral profunda, en personas que viven con esta condición neurológica.

Cinthya Sánchez 11/04/2021 06:06 Actualizada 06:10
Día Mundial del Parkinson y la estimulación cerebral profunda como tratamiento
Foto: iStock

En el marco del Día Mundial del Parkinson, celebrado cada 11 de abril, te contamos que este padecimiento se encuentra en el tercer lugar en frecuencia dentro de las enfermedades neurológicas y se presenta de 150 a 200 casos por cada 100,000 habitantes al año en diversas partes del mundo. En México, 50 de cada 100,000 habitantes la presentan anualmente.

Dado que los movimientos involuntarios que presentan las personas que viven con la Enfermedad de Parkinson afectan la calidad de vida, médicos neurólogos cada día buscan nuevas opciones para controlar e incluso eliminar estos movimientos, haciendo que el paciente retome su vida de manera natural.

Uno de los procedimientos con mayor éxito para el control de estos síntomas es la estimulación cerebral profunda, el cual involucra la implantación de electrodos a nivel cerebral, los cuales producen impulsos eléctricos en ciertas zonas, ayudando a reducir los movimientos involuntarios y los tremores.

“La estimulación cerebral profunda es un procedimiento neuroquirúrgico que implica el desplazamiento de un neuroestimulador y electrodos en áreas del cerebro para trastornos del movimiento tal como sucede con la Enfermedad de Parkinson, así como epilepsia y otras afecciones, trastorno obsesivo compulsivo o síndrome de Tourette. En general, el dispositivo comienza a modular las señales del cerebro hacia la actividad y función normales y este proceso sin duda mejora la calidad de vida de los pacientes,” explicó el Dr. Amir Faraji, Neurocirujano del Hospital Houston Methodist.

Día Mundial del Parkinson y la estimulación cerebral profunda como tratamiento

Foto: iStock

El especialista agregó que “la estimulación cerebral profunda para la Enfermedad de Parkinson se aprobó por primera vez en Estados Unidos en 1997. Para cada enfermedad que conlleve movimientos involuntarios los electrodos neuroestimuladores se colocan en diferentes áreas de destino.”

“En el caso de la enfermedad de Parkinson, hay dos áreas principales de destino para los implantes de electrodos: el núcleo subtalámico y el globo pálido. Sólo para darte una idea de dónde están estos objetivos, están en el centro del cerebro, ubicado detrás de los ojos y entre los oídos”, explicó el especialista del Hospital Houston Methodist.

A la pregunta expresa de si todos los pacientes con Enfermedad de Parkinson son candidatos para este tipo de procedimientos, el Dr. Faraji comentó que, “el paciente generalmente es referido por un neurólogo. Un candidato tradicional demuestra una respuesta a la terapia de reemplazo de levodopa durante al menos 4 meses, no debe tener demencia ni depresión, debe tener una resonancia magnética que indica que es normal para la edad y debe obtener el visto bueno de su médico de que podría someterse a cirugía.”

5 ejercicios respiratorios para personas en recuperación de Covid-19 

Día Mundial del Parkinson y la estimulación cerebral profunda como tratamiento

Imagen cortesía del Hospital Houston Methodist

La cirugía usualmente consiste en dos etapas en las cuales, en la primera se implantan los electrodos cerebrales con el paciente parcialmente despierto durante partes de la cirugía, en la segunda, después de dos semanas, se coloca la batería debajo del pecho, los cables se conectan a los electrodos cerebrales y listo, el paciente puede ir a casa. Cada cirugía conlleva un riesgo, pero usualmente es bien tolerada por los pacientes. Si bien esta no es una cura para el Parkinson, es una forma muy eficiente de tratar los síntomas y reducirlos, mejorando significativamente la calidad de vida de los pacientes.

“La calidad de vida del paciente mejora increíblemente y tras esta cirugía muchos pacientes pueden incluso alimentarse por sí mismos, los temblores se reducen y puedan gozar de una movilidad completa, presentan menor rigidez, pueden estar lúcidos por largos periodos y la dosificación de los medicamentos. En fin, este procedimiento idealmente resulta en un beneficio total para la calidad de vida del paciente y de su familia,” concluyó el especialista del Hospital Houston Methodist.

Te dejamos esta tarjeta con información de cómo ejercitar tu cerebro:

Tags

 

Comentarios