25 / octubre / 2021 | 06:49 hrs.

Aguacate, el fruto mexicano con más de 7 mil años de antigüedad

En la época de la Conquista, fueron los mismos españoles los que llevaron este delicioso producto a Europa; hoy es protagonista de eventos de talla mundial como el Super Bowl

Maricela Flores 31/01/2017 05:00 Actualizada 15:23

México es cuna de un gran número de alimentos, los cuales se han convertido en uno de nuestros aportes para el mundo. Uno de ellos es el aguacate.

Tan solo durante el año pasado, nuestro país exportó a Estados Unidos más de un millón de toneladas de este producto, lo que representó una derrama económica superior a los 2 mil millones de dólares. Sin embargo, a unos días de la llegada de Donald Trump a la presidencia de aquel país, las exportaciones del producto parecían tambalearse.

La semana pasada la nación norteamericana rechazó un cargamento de 100 toneladas de aguacate producido en Jalisco, a pesar de que tenía autorización del Departamento de Agricultura. Sin embargo, Ramón Paz, productor y vocero de la Asociación de Productores y Empacadores Exportadores de Aguacate de México (APEAM), afirma que "no hay cambios en las regulaciones ni en el régimen de comercio del producto", por lo que el rechazo se debió a un desacuerdo, no al "efecto Trump".

Pero, aunque ahora le cierren la puerta, lo cierto es que desde su origen, este fruto se ha convertido en uno de los productos estrella de nuestro país. La palabra "aguacate" es de origen náhuatl y se compone de dos palabras: "ahuacátl" (testículo) y "cuáhuit" (árbol). Se le llamó así por su forma y la manera en que cuelga de la rama.

La historia de este alimento, rico en vitaminas A, B, C y E y en minerales como calcio y potasio, se remonta al territorio que hoy abarca el estado de Puebla. Este delicioso fruto es conocido desde hace milenios y las evidencias más lejanas de su consumo provienen de una cueva en Coxcatlán, en Tehuacán, con una antigüedad de 7000 a 8000 años.

Estos datos indican que el aguacate fue uno de los alimentos básicos, así como una fuente nutritiva para los seres humanos, desde su arribo a Mesoamérica cuando aún eran cazadores-recolectores, por el poco procesamiento que necesita para ser consumido.

Estudios arqueológicos señalan que los habitantes del valle de Tehuacán ya se dedicaban de tiempo completo a la agricultura, entre 2300 y 1500 a.C., y que los árboles de aguacate se encontraban entre las plantas que cultivaban.

Los grupos humanos ya habían aprendido que al dejar caer una semilla en el suelo nacía una nueva planta, por lo que el cultivo debió ser una tarea fácil. Así comenzó el proceso de domesticación de este árbol.

Las culturas precolombinas contaban con buen conocimiento sobre el aguacate y así se observa en el Códice Florentino, donde se mencionan tres tipos principales: aoacatl, quilaoacatl y tlacacoloacatl, mismos que podrían equivaler a las especies: mexicana, guatemalteca y antillana.

Fue en las partes altas del Centro y Este de México donde se inició el cultivo de este fruto, el cual se convirtió en uno de los tributos que los aztecas recibieron de los pueblos conquistados en Mesoamérica, particularmente del poblado de Ahuacatlán (“lugar donde abunda el aguacate”). El hecho de que este alimento fuera utilizado como pago de tributo indica el valor que las antiguas culturas le daban.

También se convirtió en una importante mercancía de intercambio comercial y adquirió un significado cultural y religioso.

En la época de la Conquista, fueron los mismos españoles los que llevaron este producto a Europa. Pero fue hasta 1911 cuando su cultivo cobró auge, cuando se introdujo una variedad proveniente de Atlixco, Puebla, a California.

Para la década de los 30 el cultivo se popularizó más, y fue precisamente Atlixco una de las poblaciones que destacó en la producción, convirtiéndose en la base de la industria aguacatera. De hecho, fue hasta la década de los 50 cuando Michoacán comenzó a destacar en la producción de este fruto.

Hoy, este producto goza de gran popularidad, e incluso se ha convertido en protagonista de eventos de talla mundial como el Super Bowl, jornada en la que se consumen más de 100 mil toneladas, en el delicioso guacamole.

Con información de El Universal, México DesconocidoUniversidad Veracruzana y Forbes

Tags

 

Comentarios