16 / octubre / 2021 | 09:54 hrs.

10 tips para NO GASTAR de más cuando vas al súper

Si cada que vas a comprar un producto regresas lleno de bolsas y sin quincena, debes evitar estas conductas al llenar tu carrito...

Carolina Mejia 26/01/2019 07:00 Actualizada 17:03
ahorrar, consejos para ahorrar, consejos para el supermercado, gastar menos, como gastar menos dinero, vivir bien,
Foto: Pixabay

Una de las habilidades que debemos dominar en nuestra vida adulta es hacer las compras. Sonará insignificante, pero una actividad cotidiana como ir al supermercado puede drenar poco a poco nuestros ahorros.

Te puede interesar: 10 cosas que NECESITAS hacer para ser rico

A todos nos ha pasado: vas a comprar un sólo producto y regresas atestado de bolsas y con un serio déficit en tu quincena. La mercadotecnia y el ambiente que nos rodea en los supermercados nos invita a gastar, seguir gastando… y nunca parar.

Si has regresado con el carrito de compras lleno de cosas inútiles o quieres ser más eficiente a la hora de surtir tu lista, te presentamos 10 cosas que NO debes hacer cuando vas al supermercado:

1. La flojera te costará

Sabemos que en la vida moderna no hay mucho tiempo libre, pero recurrir siempre al supermercado más cercano a tu hogar o el que te queda de paso, no es lo mejor para tu bolsillo. Gracias a la tecnología, ahora puedes comparar los precios del mismo producto en varias tiendas, o estar al pendiente de ofertas. Con un poco de esfuerzo extra a la semana, notarás la diferencia.

2. Eres comprador impulsivo

Es fácil caer en las trampas de los anuncios al interior del supermercado o pensar “¡Quizá necesite esto después!”. Pero si de verdad quieres hacer un cambio en tu vida, limita las compras impulsivas y ejercita tu resistencia cada vez que recorras los pasillos de rebajas. 

3. Sólo compras productos de marcas

Este es un hábito muy común, ya que a veces estamos tan acostumbrados a los beneficios de cierto producto que no vemos más allá a otras marcas. La próxima vez que estés frente al estante, tómate el tiempo de comparar precios y etiquetas, puede que te lleves una sorpresa.

4. Compras a una mala hora

El arte de “hacer el súper” es más complejo de lo que crees. Por ejemplo, visitar las tiendas en la mañana es ideal, ya que a esta hora tu cuerpo deseará menos alimentos grasos y tu cerebro puede llevarte por los pasillos en un tiempo récord.

5. No miras hacia abajo

Los supermercados están dispuestos a todo para hacerte gastar y nada en su acomodo de los productos es casualidad. Si sólo tomas lo que está al nivel de tus ojos, puede que te estés perdiendo de opciones más económicas colocadas en los estantes inferiores.

6. Escoges el carrito más grande

Esta maravilla con ruedas nació en 1938 y desde entonces no ha parado de crecer. Un estudio demostró que los carritos más grandes, alientan a los compradores a gastar un 40% más en su visita al supermercado. La próxima vez, elije una canastilla o de plano, sólo lleva lo que puedas cargar en las manos.

7.  Siempre compras el tamaño más grande

Aunque tenemos la idea de que comprar en paquetes grandes es mucho más barato, toda regla tiene sus excepciones. La próxima vez que tengas un poco de tiempo libre, revisa el precio por unidad de los productos que adquieres al mayoreo para ver si de verdad hay una ganancia en ahorro.

8. Compras muy seguido

Si sólo vas a comprar un par de artículos, lo mejor es esperar un poco antes de correr al supermercado. Con la gasolina o el costo del transporte, puedes acabar gastando mucho más en llegar a las tiendas que lo que vas a adquirir ahí.

9.  Ir de compras con el estómago vacío

¡Somos humanos! Y como tal, estamos sujetos a caer en la tentación de meter algo delicioso a nuestro carrito, sobre todo si estamos hambrientos. Es probable que ni siquiera necesites comprar tanta comida, pero tu cerebro puede jugarte una mala pasada si recorres el supermercado sin haber consumido algún alimento antes.

Aplica este consejo en CUALQUIER tienda, no sólo cuando vayas en busca de alimento. Una investigación de la Universidad de Minnesota sugiere que tener hambre aumenta el deseo de poseer cosas, aún las no comestibles.

10. Probar las muestras de comida

Esto va de la mano con el punto anterior. ¿Por qué crees que los supermercados se tomarían la molestia de “regalarte” algo? La mercadotecnia sabe muy bien que luego de tomar la muestra, quizá te sientas “obligado” a comprar el producto.

 

¡No caigas en las trampas! Si sigues estas recomendaciones, estarás cuidando de tu bolsillo y dejarás de sufrir cada vez que estés en la caja de cobro.

Con información de Megaricos

Te puede gustar este video:

Tags

 

Comentarios