Vivir bien

La sexualidad humana desde los ojos de Sigmund Freud

Padre del Psicoanálisis, es el creador de las etapas de la sexualidad, del concepto de Transferencia, Desplazamiento y por supuesto, el desliz freudiano
Estephanie Gutiérrez | 23 de Septiembre de 2016 | 06:00

Alrededor de Sigmund Freud se tienden dos ideas de gran importancia para el desarrollo humano, el sexo y el amor. Freud era respetado en la comunidad médica, sus estudios sobre la psique del ser ya tenían gran aceptación a pesar de que había traído nuevos conceptos al hablar del inconsciente, pero, a pesar de que lo mantenía oculto, era un gran amante, conocía de cerca el amor y la sexualidad.

Para entender a Freud en la sexualidad es necesario comprender el concepto de pulsión con el que ser refería al placer inconsciente, un impulso o tensión que tiende a la consecución de un fin y deriva en la distensión y el placer cuando dicho fin es obtenido. El placer es un resultado de la ausencia de tensión y el displacer la presencia de la misma, por lo cual es solo natural que el organismo se oriente hacia el placer y evite la ansiedad y el displacer.

El placer y la libido

Con esto Freud comenzó a estudiar los impulsos sexuales en al etapa infantil, la adulta, la que el llama perversa y la normal, en el hombre sano y el neurótico, con lo que descubrió que el impulso sexual es una energía llamada libido que tiende a polarizarse hacia un objeto, un individuo del sexo opuesto, con la finalidad de tener actividad sexual.

Pero, no, no toda la libido subsiste para el mismo objeto, entonces es cuando los estudiosos creen que Freud veía sexo en toda actividad humana, pues cuando no tiene un objeto, se da el amor ideal o asexual o bien el conjunto de los sentimientos que desarrollan al hombre sus lazos con otros hombres. Así, de una forma análoga, se establece una conexión entre los instintos sexuales y las fuerzas instintivas por las cuales el ser procura su propia conservación, defensa y valorización personal.

Si hasta este punto estás muy confundido, tal vez la otra aportación de Freud al sexo puede ser un poco esclarecedora. De forma evolutiva, el psiconalista aportó las etapas de la sexualidad desde la infancia, todas tienen un fin, el placer sexual que apacigua las tensiones de la libido.

Las etapas de la sexualidad

Así, explica la etapa oral, donde la boca es la zona erógena por excelencia, es la fase del niño lactante, en la que el pecho de la madre es la fuente de placer, comprende el primer año de vida. Luego sigue la etapa anal, que se desarrolla hasta los tres años, y es cuando el niño comienza a objetivarse como foco de placer, basado en el autocontrol, cuando va al baño su placer se maximiza y el desecho reduce la tensión, de la que hablábamos al principio.

A continuación tenemos la etapa fálica, alrededor de los cuatro años, en donde el niño empieza a tener interés por el padre del sexo puesto y pasa por el llamado complejo de Edipo. Ahora tendremos la etapa de latencia, desde los cinco hasta los 12 años, donde los instintos sexuales se reprimen hasta que se reactivan por los cambios de la pubertad.

Con la llegada de la pubertad llega la etapa genital, donde el individuo desarrolla atracción al sexo opuesto y se interesa por una unión amorosa con el otro. Una etapa que se mantiene hasta la vejez.

Ello y erotismo

Para Freud es importante también la existencia de conceptos como la identidad, que aborda en el Ello, el Yo y el Superyó; además el erotismo, al que ve como un equilibrio estético o moral, en el que intervienen los impulsos no canalizados del deseo y las normas represivas de la autoridad.

La influencia de Freud, que en ese momento fue desacreditado por los psicólogos con más notoriedad, se instituye hasta nuestros días con el Psicoanálisis y con conceptos que se escuchan en cualquier conversación filosófica y analítica, Complejo de Edipo, Negación, Libido, Desplazamiento, Símbolos Fálicos, Transferencia y claro, los deslices freudianos, además de la interpretación de los sueños y el inconsciente.

Para recordar la muerte del magnífico enamorado y sensual Freud el 23 de septiembre de 1939, te presentamos algunas de las frases que hasta hoy seguimos escuchando al hablar de amor y sexo.

Con información de BBC, Biografías y VidasCultura Colectiva y Talking Heads

Comentarios

 
 

Tienes que ver esto