Vivir bien

Adquirir bienes y servicios sin dinero es posible

Estas propuestas son alternativas que funcionan en todo el mundo para comprar productos sin necesidad de utilizar moneda y billetes
Cecilia Pérez | 21 de Septiembre de 2015 | 20:32

Son cada vez más las personas que han decidido optar por otras alternativas, diferentes al dinero, para hacerse de productos y mercancías. Ello con afán de demostrarle al mundo y a ellos mismos que no todo en la vida tiene que ver con billetes y monedas, sino que existen otras maneras de conseguir lo que se quiere.

El Trade School (escuela de trueque) y el Banco del Tiempo son dos iniciativas que han encontrado cabida en muchas ciudades del mundo, asimismo han ido permeando las sociedades hasta consolidarse como organizaciones e instituciones de planta.

¿Qué son y cómo funcionan?

El Trade School es nada más y nada menos que el conocido “trueque” es decir que se realizan intercambios de mercancía en especie, dejando a un lado cualquier denominación de moneda.

No obstante, esta iniciativa, con presencia en Puebla, Monterrey, Chihuahua, Los Ángeles, Nueva York, Rotterdam, Singapur, Guayaquil, Quito, Paris, etc. Se dedica principalmente a intercambiar conocimiento, es decir que especialistas en “algo” imparten clases a cambio de otras clases, comida, artículos del hogar, y “sorpresas”.

Por mencionar un ejemplo, y para quienes estén interesados en aprender plomería, próximamente en Puebla se llevará a cabo una clase, cuyo costo intercambiable son: harina, jitomates, chocolates, hongos portobello, o una sorpresa.

 

Bajo el entendido de que “todo mundo tiene algo que ofrecer”, las escuelas de trueque no se limitan a ningún tema, y casi a ninguna paga. Se trata de resaltar la naturaleza social del intercambio a través del aprendizaje.

El Banco del Tiempo, por su parte, logra librarse del dinero recurriendo al mero origen de su generación: el tiempo. O acaso no conocen ese dicho “el tiempo es dinero”, pues los del Banco del Tiempo comprenden a la perfección esta idea, y además lograron materializarla en su proyecto.

Es un sistema de intercambio de servicios por servicios o favores por favores, que se basa en cuatro principales valores: 1) las personas son los bienes y las fortalezas, 2) redefinición del trabajo, 3) la idea de la reciprocidad, 4) capital social.

Funciona prácticamente igual que los otros bancos, la diferencia es que los “Los créditos de tiempo” son el nuevo tipo de “moneda” intercambiable. Una hora empleada en ayudar a alguien, deviene en una hora de crédito; o sea, una hora nana es igual a una hora de pasear al perro, y ambas son equivalentes a una hora de reparación de computadora. Estos créditos de tiempo son depositados en el banco del tiempo y pueden ser sacados en cualquier momento y gastados en un gran rango de servicios y oportunidades ofrecidas por los demás usuarios.

En México, ciudades como Guadalajara, D.F., y Puebla cuentan con su propio banco del tiempo.

Estas iniciativas nos demuestran que a pesar de residir en ciudades basadas en el consumo, existen alternativas que permiten dar un paso a lado de la tolvanera del dinero y continuar nuestras vidas ofreciendo nuestro tiempo y conocimiento como la materia de cambio.

¿Qué opinas de estas iniciativa?

Comentarios

LO MEJOR DE DIEZ.mx

 

Tienes que ver esto