Vivir bien

HAWC: Observatorio de Rayos Gamma para conocer el Universo

Después de siete años de preparación y construcción entró en funcionamiento el único Laboratorio Nacional HAWC de Rayos Gamma, en el Volcán Sierra Negra de Puebla
Cecilia Pérez | 24 de Marzo de 2015 | 07:30

Inaugurado el pasado 20 de marzo, HAWC (High Altitude Water Cherenkov) es el observatorio más grande  a nivel mundial de rayos gamma y se encuentra ubicado en el Volcán Sierra Negra en el estado de Puebla.

El observatorio, integrado por 300 detectores conformados por contenedores de agua ultra limpia con aditamentos de alta sensibilidad a la luz, durante las 24 horas del día, los 365 días del año  envían información a un centro de mando en el que es procesada. El HAWC fue diseñado para estudiar el origen de rayos gamma de muy alta energía (con un rango desde 100 GeV hasta 100 TeV) producidos en objetos celestes, los cuales están asociados a los objetos más energéticos del universo como galaxias activas, agujeros negros de ubicación remota y explosiones de supernova.

El observatorio se ubica a cuatro mil cien metros sobre el nivel del mar en el volcán Sierra Negra, el lugar fue elegido a partir de las adecuadas condiciones geográficas además de que contaba con infraestructura básica empleada para el Gran  Telescopio Milimétrico Alfonso Serrano, lo que hizo que Puebla fuera la opción más viable para la instalación de HAWC.

La financiación para su construcción y operación corrió a cargo de National Science Fundation, el Departamento de Energía de EEUU, el programa LDRD del Laboratorio Nacional de los Alamos de los EEUU y por el CONACyT de México. Además, cerca de 30 instituciones educativas cooperaron con recursos humanos y de investigación para la realización del proyecto.

¿Para qué sirve un observatorio de rayos gamma?

La relevancia de este observatorio radica en que el universo observado a través de rayos gamma de alta energía muestra las regiones más violentas de nuestra galaxia y de galaxias más alejadas. Estos procesos son extremadamente energéticos y por lo tanto de corta duración, no obstante, permiten conocer lo que sucede en lugares remotos y desconocidos fuera de la galaxia.

 

Algunas de las metas científicas de HAWC incluyen:

  • La elaboración de un mapa de la emisión difusa de rayos gamma de muy alta energía de la Galaxia. Esta emisión determina el flujo de rayos cósmicos y su distribución energética en la Galaxia.
  • Elaboración de un mapa del cielo en rayos gamma de alta energía para monitorear fuentes conocidas y descubrir nuevas clases de fuentes de emisión difusa y puntual de rayos gamma de alta energía.
  • Monitoreo de Centros Activos de Galaxias que no son observados en otras longitudes de onda. Observaciones multi-frecuencia de sus ráfagas pone a prueba el ambiente de los agujeros negros supermasivos, así es ¡Agujeros negros supermasivos!
  • Estudio de las propiedades generales (anisotropía) de rayos cósmicos para entender los mecanismos que la generan. 

 

 

 

Es decir que gracias a la detección de rayos gamma, los investigadores y científicos podrán conocer los fenómenos más recónditos y extremos que se generan en el universo, lo que significa un avance de suma importancia para la ciencia.

El antecedente de HAWC es el observatorio de rayos gamma “Milagro”, que se encontraba instalado en Nuevo México en Estados Unidos. Milagro basaba su método de detección, al igual que HAWC, en el principio de detectar rayos gamma de manera indirecta al usar el método de producción de luz de Cherenkov en agua. HAWC está diseñado para ser un observatorio por lo menos 10 veces más sensible que Milagro.

Cabe destacar que el observatorio HAWC tiene un permiso de operación por 10 años y una vez que se cumpla el plazo se tendrá que pasar a una etapa de desmantelamiento y recuperación del lugar.

Lee más:

Ver: VIDEO| Así luce el Observatorio de Rayos Gamma HAWC

 

Ver:  VIDEO| Visualización del tipo de señales detectadas por el observatorio HAWC

Comentarios

LO MEJOR DE DIEZ.mx

 
 

Tienes que ver esto