Vivir bien

10 increíbles actos heroicos de personas ordinarias

Definitivamente no todo en esta vida es malo, aquí 10 pruebas de que la humanidad todavía se puede reivindicar…
Julieta Ruiz | 15 de Diciembre de 2014 | 07:30

¿Qué sucedería si estuvieras haciendo tu vida cotidiana y de repente encontraras a alguien en problemas? ¿Harías algo incluso si eso significara arriesgar tu propia vida?

Muchas veces nos preguntamos si hemos de tener la valentía de intervenir y acudir al rescate. Estas personas lo hicieron, desinteresadamente e incluso, se pusieron en peligro para salvar a otros de una posible muerte, así lo menciona Listverse...

10. Temar Boggs y Chris García

Estos adolescentes estaban disfrutando de un día de verano en 2013, cuando se enteraron que la policía estaba fuera buscando a una pequeña de cinco años de edad, Jocelyn Rojas, quien había desaparecido misteriosamente de su jardín.

La policía y todos los vecinos habían estado buscando a la niña durante más de dos horas sin éxito alguno; razón por la cual, los adolescentes, entraron en acción, tomaron sus bicicletas y comenzaron a buscar. Algunas calles después, vieron un coche cuyo conductor estaba en actitud sospechosa; pero cuando miraron más de cerca, vieron a la pequeña en el asiento delantero y comenzaron a perseguir al coche. Después de 15 minutos, el secuestrador entró en pánico, dejó que la niña saliera del vehículo, y se alejó.

Cuando la gente escuchó lo que habían hecho Boggs y García, establecieron fondos para recaudar dinero para su educación universitaria. Toda buena acción tiene su recompensa.

9. Harvey Randolph

En el otoño de 1997, Jill Fitzgerald de 37 años,  se encontraba fuera de su casa en Florida, cuando fue atacada por varios pit bull. Su vecino, Harvey Randolph, un contratista de 53 años de edad, escuchó los gritos y salió corriendo. Al ver a los perros sobre la mujer, trató de ayudarla a levantarse, pero los animales se fueron contra él. Randolph logró arrastrarla, con los perros tras ellos.

Ella tenía heridas directamente al hueso en su tobillo y el codo, mordeduras en la cara, y estaba perdiendo mucha sangre. Cuando los paramédicos llegaron, alertados por las llamadas de los vecinos al 911, ellos también fueron blanco de los pit bulls. Jill Fitzgerald fue hospitalizada durante cuatro días, y Randolph requirió cirugía en su codo lesionado. 

8. Lauren Prezioso

En 2014, Lauren estaba disfrutando de la playa en Australia, con su esposo y su pequeño hijo. De repente, oyó los gritos de una madre en busca de ayuda: Sus dos hijos estaban siendo arrastrados hacia el mar. La familia se había mudado a Australia desde África, y los chicos no sabían nadar.

Prezioso se zambulló en el agua, a pesar de estar embarazada de ocho meses;  llegó a los muchachos y cada uno la tomó de un brazo. Aunque ella contaba con entrenamiento de salvavidas, fue incapaz de nadar hasta la orilla. Justo cuando estaba a punto de rendirse, un bañista les ayudó y los puso en un lugar seguro. Sólo 23 días después del rescate, Lauren dio a luz a una hija sana, Mila.

7. Jeremy Wuitschick Y Johnny Wood

En abril del 2012, durante el trayecto a la escuela en el autobús escolar, estos dos estudiantes de secundaria notaron como de repente, el conductor perdía el conocimiento debido a un ataque al corazón; mientras que el autobús se salía de control.

Casi de inmediato, Jeremy Wuitschick corrió hacia la parte delantera del autobús y tomó el volante. Johnny Wood, que había aprendido recientemente CPR (resucitación cardiopulmonar), corrió hacia el conductor y comenzó las compresiones en su pecho, mientras que otro estudiante llamó al 911. Lamentablemente, a pesar de los esfuerzos de Johnny, el conductor del autobús de 43 años de edad, no sobrevivió; sin embargo, la rapidez de Jeremy, impidió una tragedia mayor.

6. Lewis Thomas

Mientras viajaba en el metro rumbo a su casa en Filadelfia, Lewis Thomas, un obrero de 49 años, vio como dos hombres asaltaban a tres chicos de 15 años a punta de pistola.

Aunque nadie en el vagón, repleto de gente, intervino, Thomas se levantó y se dirigió hacia los ladrones, quienes le gritaron que se sentara, sin embargo, Thomas no les hizo caso y estos le dispararon en la pierna.

Los asaltantes salieron del tren en la parada siguiente y más tarde fueron detenidos. Los pasajeros, que se habían mantenido al margen, hicieron lo mismo con Lewis Thomas, quien tuvo que caminar hasta el hospital más cercano. Los dos ladrones, 20 y 17 años, fueron declarados culpables de robo, conspiración y asalto agravado. Lewis fue galardonado por actuar frente al peligro.

5. Keenia Williams

En 2011, Kennia Williams, una madre soltera de 22 años, llevaba a su pequeña hija a la escuela cuando, por la carretera de California, vio un aparatoso accidente, donde un camión volcó.

Williams corrió inmediatamente hacia el incendio y tomó al conductor del camión, que había logrado arrastrarse desde la cabina antes de perder la conciencia. Lo tomó por el brazo y lo llevó a su coche, donde le cubrió con su abrigo y una toalla. Los bomberos aseguraron que las acciones de Williams habían salvado la vida de aquel hombre.

Williams fue honrada y se convirtió en la primera galardonada con el Premio al Buen Samaritano San Francisco. Aunque parezca increíble, tres años más tarde, Williams se convirtió en un héroe por segunda vez, cuando fue testigo de otro accidente y rescató a una mujer de entre los restos humo de su carro volcado. Una heroína nata.

4. Darnell Barton

En un día del otoño de 2013, Darnell Barton, un conductor de autobús de Nueva York, se dio cuenta de que una mujer intentaba suicidarse en un puente elevado. Rápidamente, Barton detuvo el autobús y le preguntó si se encontraba bien.  Al no obtener respuesta, llamó por radio a la policía, y luego se acercó a la mujer y envolvió su brazo alrededor de ella, preguntándole si quería dar un paso atrás sobre la barandilla.

Después de que la policía y los bomberos llegaran, los pasajeros rompieron en aplausos cuando regresó al bus.

3. Robert Mohr y Rodney Lindley

En mayo de 1998, el conductor de tren Robert Mohr y el ingeniero Rodney Lindey viajaban por Indiana mientras vieron algo en las vías, un poco más adelante se sorprendieron al darse cuenta de que era un niño el que invadía su paso.

La pequeña Emily Marshall de 19 meses, se había alejado de su madre y se encontraba sentada en la vía del ferrocarril, detrás de su casa. Conscientes del peligro para la niña, el ingeniero Lindley tiró del freno, pero eso no era suficiente, no serían capaces de parar a tiempo. Mohr corrió hacia afuera, listo para tratar de agarrar a Emily. Afortunadamente, ella se arrastró fuera de los carriles en el último momento, pero todavía estaba demasiado cerca. En su desesperación, Mohr balanceó su pierna y pateó a Emily. Él saltó tras ella y la mantuvo hasta que llegaron los paramédicos. Gracias a la rapidez de pensamiento y las acciones heroicas de los dos hombres, la pequeña Emily sólo tenía un diente roto.

2. Angela Pierce

En una carretera de Ohio en el año 2010, el patrullero Jonathan Seiter detuvo el auto de Otto Coleman, un hombre con aliento alcohólico, quien salió del coche y atacó al oficial.

Coleman, quien tenía antecedentes penales por agresión, lanzó a Seiter contra el maletero de su coche, y empezó a golpearle, mientras intentaba, en repetidas ocasiones, tomar el arma de Seiter; el oficial gritó pidiendo ayuda.

Angela Pierce estaba conduciendo cerca de la escena cuando vio el oficial en problemas. Detuvo el coche, corrió, y comenzó golpeando a Otto Coleman en la cabeza en un esfuerzo para ayudar a Seiter a recuperar el control y salvándolo de ese ataque.

Tiempo después, Seiter tuvo la oportunidad de conocer a Angela y darle las gracias por sus acciones, en nombre no sólo a él, sino de su esposa e hijos.

1. Jon Meis

A un estudiante de la Universidad Seattle Pacific se le atribuye haber salvado incontables vidas en junio de 2014; y es que Aaron Ybarra, un hombre de 26 años, había entrado con un arma y comenzado a disparar, matando a un estudiante e hiriendo a otros dos.

Mientras Ybarra recaba su arma, Jon Meis tomó acción. Roció a Ybarra en la cara con gas pimienta, y luego lo tiró al suelo. Meis resultó ileso, pero en estado de shock y llevado al hospital como medida de precaución. Fue aclamado como un héroe y pidió que las donaciones fueran enviadas a las víctimas. Meis recibió una ovación de pie mientras se graduaba, tan sólo nueve días después del tiroteo. En la ceremonia, la universidad anunció también que una beca de ingeniería se establecería en su honor.

Comentarios

 
 

Tienes que ver esto