17 / octubre / 2021 | 04:57 hrs.

¿Logros modernos?… Derechos y libertades que fueron reconocidos hace siglos

Bodas entre personas del mismo sexo, divorcios y mujeres que trabajan, son libertades que culturas antiguas ya practicaban

Maricela Flores 04/10/2017 04:00 Actualizada 14:07

Actualmente, en nuestra sociedad se han dado pasos importantes en el reconocimiento de derechos y libertades de los ciudadanos, y aunque pareciera tuvieron que pasar muchos años para alcanzar estas victorias, pero la verdad es que muchos de estos logros ya se habían dado hace siglos.

En teoría, la evolución que experimentaron los pueblos a lo largo de la historia, ha servido para que hoy vivamos en una sociedad más justa e igualitaria.

En realidad, estamos hablando de derechos y libertades que fueron reconocidas hace muchísimos años, pero que se fueron perdiendo con el paso del tiempo y que finalmente, tras un periodo de lucha social, lograron recuperarse.

Aquí en De10.mx te decimos de cuáles se trata… ¡Echa un vistazo!

1. Matrimonios civiles entre personas del mismo sexo

Sí, éstos ya existían en la Edad Media. Así que a través de un contrato legal, dos hombres se comprometían a vivir juntos y a compartir todo. Este modelo de “unidad familiar” era usado para los hermanos que heredaban propiedades de sus padres y que decidían vivir juntos, aunque también estaba autorizado para hombres sin ningún parentesco. En ambos casos se requería de testigos.

2. Día de la Mujer Trabajadora

En la antigua Sumeria las mujeres podían estudiar y trabajar. Además, lo que ganaban era de su propiedad. Se conoce de la existencia de dos tablillas comerciales donde se registraron 13 mil trabajadoras en la ciudad de Ur durante la II Dinastía de Ur, y de 7 mil mujeres en Lagash, en la III Dinastía de Ur. La primera celebración en honor a las mujeres trabajadoras fue tras la muerte de Gemen-Ninlila, consorte del rey Shulgi, quien decretó 7 días de descanso laboral para las empleadas del reino.

3. Divorcio

En la sociedad vikinga los matrimonios eran concertados y, más que unir a dos personas, significaba la alianza entre dos familias o clanes, una oportunidad para aumentar sus riquezas y extender sus dominios. Lo sorprendente es que en este mundo existía el divorcio; tanto el hombre como la mujer podían solicitar la separación por motivos como impotencia sexual, malos tratos, infertilidad o mala gestión de sus tierras.

4. Incapacidad laboral

Esto se remonta al antiguo Egipto, y uno de los mejores ejemplos es el de los trabajadores que construían las pirámides. Estaban organizados por grupos de 40 a 60 trabajadores dirigidos por un capataz. Pero los trabajadores podían faltar a sus labores por causas justificables como: embalsamar a un ser querido, embriaguez o por haber recibido una picadura de escorpión.

5. Sexo prematrimonial

En Sumeria, los matrimonios eran arreglados por las madres, las cuales negociaban las condiciones de un contrato nupcial. Cuando todo iba bien, la novia tenía que vivir unos meses con su futuro marido y suegros. En ese tiempo, había convivencia sexual entre la pareja, ya que un matrimonio con mal sexo, era sinónimo de pocos hijos. Si las cosas marchaban mal, el contrato matrimonial se rompía sin problemas.

6. Jubilación

En la antigüedad, Roma contaba con legiones, que eran estructuras militares bien organizadas. Los hombres se alistaban los 17 años de edad y debían permanecer en activo por 25 años. Cuando cumplían sus años de servicio, se retiraban y recibían una parcela de tierra o una cantidad de dinero. Incluso se llegaron a fundar ciudades enteras para asentar a los jubilados, como Emérita Augusta.

7. Divorcio express

Existen miles de papiros conservados en los que se puede ver que la situación de la mujer en el periodo grecorromano de Egipto era, en varias ocasiones, mejor que en cualquier otra época anterior al siglo XX. El matrimonio no era religioso, sino una simple cohabitación formalizada por contrato con cláusulas de rescisión en caso de divorcio, restitución de la dote y separación de bienes.

8. Cuidado de adultos mayores

En la antigüa Roma, de vez en cuando se aprobaban leyes de carácter social como la Lex cionaria (Ley de la cigüeña), mediante la cual, los hijos tenían la obligación de cuidar a sus mayores. Esto se promulgó tomando el ejemplo de estas aves, las cuales protegen y alimentan a sus progenitores cuando están viejos o impedidos.

Con información de Cultura Inquieta e Historias de la Historia

Tags

 

Comentarios