Top 10

Las 10 peores decisiones de Jon Snow en “Game of Thrones”

A pesar de ser el heredero del Tono de Hierro, no merece sentarse en él. Jamás piensa fríamente, se deja llevar por las emociones y esto le ha traído graves consecuencias
Maricela Flores | 19 de Mayo de 2019 | 04:00
Game of Thrones, Jon Snow, Juego de Tronos, serie, HBO, Aegon Targaryen, trono de Hierro, Winterfell, peores decisiones, líder, Guardia Nocturna, muertes,
Foto: HBO.

You Know Nothing, Jon Snow” (No sabes nada, Jon Snow)… ¡cuanta razón tenía Ygritte!

Estamos a nada de que concluya Game of Thrones, la serie de HBO que nos mantuvo pegados a la televisión durante ocho años. Algunos han manifestado su molestia con la forma en que se ha cerrado la historia de algunos personajes, pero por el momento no vamos a hablar de ello, sino de Jon Snow.

Para muchos, es uno de los personajes más queridos de Juego de Tronos y, por ende, el hombre que debería sentarse en el Trono de Hierro, ya que como todos sabemos, es un Targaryen y ese puesto le corresponde.

 

Sin embargo, detrás de ese corazón noble y de todas sus buenas intenciones, se esconde un líder nefasto, que no sabe de estrategias ni de manejo de la política. Snow es un hombre que ni siquiera sabe seguir órdenes y que sus pésimas decisiones han costado la vida de cientos de personas.

En De10.mx hicimos un recuento de las ocasiones en que sus actos errados han generado problemas enormes y que nos confirman que, en verdad, Jon Snow no debería sentarse en el Trono de Hierro.

Tienes que leer: 10 escenas que jamás olvidaremos de Jon Snow en Game of Thrones

1. Traicionó a los salvajes

Jon realiza una expedición más allá del Muro para encontrar a los salvajes de Mance Rayder y descubrir el misterio de los White Walkers. Es capturado por los salvajes y los convence de que ha desertado de la Guardia Nocturna. Mance lo envía con Tormund a escalar el Muro y atacar el Castillo Negro, pero cuando le ordenan a Jon asesinar a un anciano para evitar que este alerte a la Guardia, él se niega a hacerlo, demostrando con quien está su lealtad.

2. Misión suicida

Cuando los salvajes comandados por Mance Rayder asedian el Castillo Negro durante la cuarta temporada, Jon se embarca en una estúpida misión suicida con la esperanza de salvar la fortaleza. Propone hablar con el Rey más allá del Muro, pero su verdadera intención es asesinar a traición a Mance, algo en lo que no tenía oportunidad de éxito. Finalmente, la caballería de Stannis Baratheon lo salva de convertirse en cena para los salvajes.

3. No tiene palabra

“Viviré y moriré en mi puesto”, ese es el juramento para quienes integran la Guardia de la Noche, y él lo vulneró al intentar desertar. Aunque el castigo para esto bien pudo ser la decapitación, él solo se llevó un regaño. Posteriormente, cuando Melisandre lo regresa al mundo de los vivos, deja la Guardia sin que nadie se lo impida.

4. Cuando lo convierten en Lord Commander

Jon Snow comete un error garrafal al menospreciar los poderes fácticos de los oficiales de alto rango durante el mando del antiguo Lord Comandante, además de que impone una impopular política de asilo a los salvajes. El resultado de esta torpe maniobra, es la muerte de Snow, quien es apuñalado por un grupo de guardias que se han amotinado; aunque luego es revivido por Melisandre.

5. La Batalla de los Bastardos

A estas alturas nos queda claro que Jon Snow es un lamentable estratega. Durante la Batalla de los Bastardos, Sansa le advierte que Ramsay Bolton le tenderá una trampa, pero él no la escucha y cae de lleno en la artimaña de dicho villano, quien emplea a Rickon Stark como carne de cañón. Como resultado, la caballería de Jon es prácticamente aplastada, así que tienen que llegar los Caballeros del Valle a salvarlo a él y sus aliados, una maniobra orquestada por Sansa.

6. Provocó la extinción de una especie

Esta fue una consecuencia de su nefasto liderazgo en la Batalla de los Bastardos. Dentro de los muros de Invernalia muere Wun Wun, un gigante que era el último de su especie.

7. Tiró su dignidad por la borda

En Winterfell, sus aliados lo nombraron el “rey en el Norte”, pero él tiró a la basura ese honor al reconocer a Daenerys Targaryen como su reina, y su amor por ella lo cegó completamente. Ya lo decía Sansa: “los hombres hacen cosas estúpidas cuando están enamorados”. Ya sabemos que Jon no quiere el Trono de Hierro, pero se ha convertido en un hombre que no escucha y solo quiere mantener contenta a la Madre de los Dragones (o dragón, mejor dicho).

8. La prueba para Cersei

Jon Snow quiere que Cersei se una a su lucha contra los caminantes blancos, así que recluta un comando con la finalidad de capturar a uno y mostrar que su existencia es real. Van a pie, sobre la espesa nieve y sin plan de fuga, por lo que de pronto, se encuentran en un peñasco rodeados de zombies. Aparece Daenerys para salvarlo, pero en esa aventura ella pierde a uno de sus dragones, el cual es resucitado y convertido por el Rey de la Noche.

9. Contarle a sus hermanas sobre su origen

A estas alturas ya sabemos que el verdadero nombre de Snow es Aegon Targaryen y que es a él a quien le corresponde el Trono de Hierro. Cuando se entera, se lo dice a Daenerys, y ella le pide que por favor guarde su identidad en secreto, pero lo primero que hace Jon es ir a contárselo a Sansa y Arya, y la información comienza a regarse. Aunque Danny desea ser reina y Jon no, este descuido podría traer consecuencias fatales.

10. Jamás escucha a Sansa

La mayor de las Stark le salvó la vida en la Batalla de los Bastardos, ha señalado que el Norte no se volverá a arrodillar ante nadie y le ha recalcado en varias ocasiones que no confía en Daenerys Targaryen, pero Jon parece tan dispuesto a no disgustar a su reina, que la complace en todo, aunque deje en ridículo a su hermana.

Con información de El Mundo, depor.com y Perú.com.

Tienes que ver:

Comentarios

 

Tienes que ver esto