Top 10

Gianni y Donatella Versace, una relación marcada por la rivalidad y la muerte

Aunque ellos decían tener una relación “normal” de hermanos, se encontraban atrapados en una lucha de poder y celos profesionales
Maricela Flores | 2 de Mayo de 2019 | 05:00
Gianni Versace, Donatella Versace, relación, hermanos, muerte, rivalidad, diseñadores, italia, moda, estilo,
Fotos: AP

Versace es una de las firmas de moda más importantes de la industria. Cada una de sus prendas ha sido elogiada y, a través de los años, no ha mermado su creatividad. Pero el éxito de esta empresa está basado en dos personas: Gianni y Donatella.

La familia Versace es originaria de Calabria, Italia. Antonio y Francesca tuvieron cuatro hijos: Tina (quien falleció a los 12 años de edad), Santo, Gianni y Donatella.

Francesca usó el poco dinero que tenía para comenzar con un taller y dar una mejor calidad de vida a sus hijos, así que Gianni creció viendo su trabajo y diseñó su primer vestido a los 10 años de edad.

A los 20 años, el joven comenzó a diseñar ropa para su hermana Donatella, que en aquel momento tenía unos 11 años de edad. Luego empezó a estudiar arquitectura, pero eso no era lo suyo, así que se mudó a Milán para entrar en el mundo de la moda. Trabajó para algunas empresas y en 1978 decidió, con la ayuda de su hermano Santo, crear su propia firma, Versace.

Gianni Versace, en su mansión de Miami. (Foto: AP)

Antes de la fama, la relación entre Gianni y Donatella parecía normal, como la de cualquier par de hermanos, de hecho, en una ocasión, ella confesó que su cabello rubio fue obra del propio Gianni, quien estaba obsesionado con la cantante italiana Patty Pravo, así que la convenció de tiñir su cabellera como ella. Desde entonces, no ha cambiado su look.

Debido a esta relación tan cercana entre ambos, Gianni incorporó a su hermana en el área creativa y la puso a cargo de su propia línea, Versus, creada en 1989. Prácticamente, Versace la proclamó su musa y consejera, así que todos los diseños pasaban por su criterio, convirtiéndola en un filtro que sin duda, se convirtió en clave de su éxito.

Tienes que leer: 10 crímenes en el mundo de la moda que sacudieron las pasarelas

A finales de los 80 y en la década de los 90, la rubia se dio una vida de lujos, viajando de un lugar a otro y disfrutando de fiestas exclusivas llenas de excesos organizadas por y para Gianni. Sin embargo, no todo era color de rosa en sus vidas.

Aquí debemos mencionar la última pasarela en la que estuvieron juntos, en la que el fundador de la casa de modas se llevó la ovación, mientras que los diseños de Donatella no surtieron el mismo efecto, lo que provocó un fuerte distanciamiento entre ellos.

Ver esta publicación en Instagram

In memory of my beloved brother, friend and genius, Gianni. #GianniTribute _ Photograph by Richard Avedon, © The Richard Avedon Foundation

Una publicación compartida de Donatella Versace (@donatella_versace) el

La muerte de Versace

La fima tuvo una época dorada inigualable, pero la muerte del diseñador, en 1997, marcó un rompimiento total en la misma y mostró, una vez más, que la relación entre los hermanos no era tan buena.

Incluso, la propia Donatella no negó la existencia de problemas entre ambos. En una entrevista señaló: “Siempre hubo desencuentros entre nosotros, pero era bueno. Estoy convencida de que las mejores cosas nacen de momentos de tensión: la realidad es que estábamos siempre pensando en el futuro, siempre buscando cosas nuevas y con frecuencia había discusiones sobre cómo interpretarlo”.

Ver esta publicación en Instagram

Lighting up the runway with a smile. #GianniTribute

Una publicación compartida de Donatella Versace (@donatella_versace) el

El asesinato de Gianni dejó devastada a Donatella, quien se sumió en duelo un año, en el que desarrolló una fuerte dependencia a las drogas, pero tan pronto como encontró estabilidad, tomó las riendas de la empresa como Directora Creativa.

Eso sí, se llevó tremenda sorpresa durante la lectura del testamento de su hermano, pues el 50% de la empresa quedó en manos de Allegra, hija de Donatella, y el 50% restante dividido entre ella (20%) y su hermano Santo (30%). Pero como Allegra era menor de edad, su madre tuvo que hacerse cargo de la firma, hasta que la joven cumpliera 18 años de edad.

Antonio D'Amico, quien fue la última pareja de Gianni Versace, tiene su propia opinión al respecto, pues afirma que Donatella, quien jamás aprobó su relación con el diseñador, demandaba cada vez más y más poder, hasta convertir su relación laboral en una lucha de poderes por el puesto de líder.

Donatella y su hija Allegra, en el funeral de Gianni. (Foto: AP)

Con información de Elle, Vogue. Bekia y Business Insider

Tienes que ver:

Comentarios

 

Tienes que ver esto