Top 10

Donald Trump: El chiste de mal gusto que se convirtió en presidente de EEUU

Hoy, se oficializa como el hombre más poderoso en el mundo y nadie lo va a detener en su intento de hacer a América grande otra vez
Estephanie Gutiérrez | 20 de Enero de 2017 | 04:00

Donald Trump se convierte este 20 de enero en el presidente de los Estados Unidos de Norteamérica. Es el número 45 en ocupar la silla que deja Barack Obama, el primer mandatario de raza negra en el país. Aunque algunos lloran y países, como México, lamentan la victoria del millonario, el hombre que se lanzó a la presidencia como un chiste de mal gusto, es hoy, el hombre más poderoso del mundo (Vladimir Putin le quiere quitar el lugar, pero a Trump no le importa, está “enamorado” de él).

En esta fecha que para muchos es parte de apocalipsis, en De10.mx hacemos un recuento de cómo el ex magnate pasó de ser un candidato ridículo al millonario que comanda al mundo y que nadie pudo detener, es más, el resultado era obvio.

¿Qué pasó? ¿Por qué hoy Donald Trump será en nuevo presidente de los Estados Unidos de Norteamérica?

1. Anuncia su candidatura

Era el 16 de junio de 2015, martes y en un discurso que ya dejaba ver sus rastros de intolerancia, el magnate denunció la decadencia económica de Estados Unidos y la ineficacia de la administración de Barack Obama en política exterior. En sus palabras también criticó a la élite política del país afirmando que sólo alguien como él, desligado de la política, podía reorientar al país y sí, él sería el encargado de hacer a América grande otra vez. Trump había anunciado en cuatro ocasiones antes que quería competir, pero nunca lo formalizó, hasta ese 16 de junio de 2015.

2. Nadie veía su fuerza, hasta que...

Los comediantes se reían de la idea y es que no había un candidato como él. Era una irrupción que parecía una broma y es que, vamos, los rivales eran Ted Cruz, el senador que todos pensaban ganaría la candidatura y a Marco Rubio, bueno, hasta a uno de los Bush. También estaba el gobernador de Ohio, John Kasich. Y es que la candidatura sinceramente parecía una broma, es decir, Trump era un personaje que salía en películas, se burlaba de sí mismo en los stand ups, sí, era rico, pero no tenía seriedad.

Ninguna de las encuestas lo contemplaba, si quiera incluían su nombre, entonces algo ocurrió frente a nuestra nariz y no pudimos ni verlo.

3. Los mitines

Inmediatamente después de su anuncio en Nueva York, Trump comenzó a actuar, viajó a Iowa para hacer campaña frente al cacus del estado, el más importante para obtener la nominación, y luego fue a New Hampshire, también lugar de las primeras primarias del partido. Pero en serio, nadie lo veía venir y estaba ocurriendo.

Trump llenaba cada lugar en que se presentaba, miles de personas asistían a sus mitines en Iowa, más que al de cualquier candidato republicano. En su mitin del 11 de julio de 2015 en Phoenix, Arizona, varias personas llenaron el Centro de Convenciones y se convirtió en el evento más multitudinario de la campaña de los competidores. Desde ese momento llamó a la mayoría silenciosa a que se manifestara, estaban de vuelta e iban a recuperar el país.

4. El papel de la mayoría silenciosa

Richard Nixon usó este concepto cuando ganó en los 70, pero se refería a lo mismo, solo que ahora tiene otro nombre, ahora se reflejaron en el big data, pero Trump sabía quienes eran. Durante años, la clase trabajadora del país ha sufrido de bajas tasas de empleo, salarios estancados, ha visto extenderse a la globalización, la inmigración, los acuerdos de libre comercio que les roban el empleo para dárselo a los extranjeros, estaban cansados y se sentían al margen. Trump los vio, sabía que Estados Unidos estaba prosperando, pero las vidas de estos obreros no reflejaban el supuesto éxito.

5. El papel de Barack Obama

Hoy por hoy, a Obama se le despide con muestras de cariño, se cree que llega un época aciaga en la historia de Estados Unidos, pero fue el mismo rol del presidente el que abono al triunfo de Trump. El mandatario no era un “showman” en el mismo sentido que Donald, a Obama no le gusta darse de golpes en el pecho a causa del nacionalismo, por lo que el magnate era un regalo para esa supremacía blanca que aún reina en el país.

6. Hombres con miedo al latino

Donald sabía que los hombres eran su fuerte, los obreros y sus esposas, los blancos entre 35 y 50 años, que al final le dieron el triunfo, en un momento de su campaña, el presidente electo dijo que amaba a los poco educados, que sabía que eran prisioneros de la corrección política y les dio libertad para hablar de ello. Sabía que tenían miedo a que el lenguaje materno español se fuera expandiendo. Así surgió la idea del muro con México.

Si este es el principal punto de ingreso de los latinos a Estados Unidos, algo había que hacer para que no pasaran. Durante su discurso inaugural anunció que construiría un gran muro en la frontera con México, fue enfático en afirmar que éste sería pagado por nuestro país y el 6 de julio de 2015, cuando nadie creía que tendría una oportunidad, el hoy presidente aseguró que los mexicanos eran en muchos casos “criminales, narcotraficantes y violadores” . Así, confirmó que el día uno de su presidencia, los ilegales se irían y se irían rápido.

7. Pero no paró ahí

Trump aseguró que también prohibiría la entrada a Estados Unidos a todos los musulmanes, le dio voz a un sentimiento que se había gestado en el país tras los atentados de 2001. Demostraba que tenía INSTINTO, algo que en un hombre que jamás había participado en la política era inédito.

8. El ataque era la forma de subir su popularidad

Trump dice lo que muchos no se atreven, pero igual piensan, sus apoyos crecieron cuando dijo que el senador John McCain, ex candidato a la presidencia, no era un héroe de guerra, aun si éste fue torturado en Vietnam.

Le sugirió también a una reportera que le hizo una pregunta dura que si estaba “menstruando” y la popularidad creció de nuevo. La gente decidió apoyarlo porque no habla como político, habla como ellos mismos.

9. ¿La rival ideal?

Ya para 2016, Trump acabó con el “mentiroso” de Ted Cruz, el gobernador de Ohio abandonó la competencia y por su parte, Hillary Clinton, hizo lo mismo, abatió al favorito Bernie Sanders y obtuvo la nominación demócrata. Ahí estaban los dos y parecía que ella sería la mujer que se convertiría en presidente, pero, todo salió mal.

Los demócratas estaban seguros de que Clinton iba a arrasar y la tendencia se mantenía en encuestas, en líneas rápidas y todo mundo pensaba que Trump sería fácil de vencer. Al final los escándalos de corrupción, los mails y el trabajo como secretaria de Estado acabaron con Hillary y le dieron una pavorosa derrota al magnate.

10. El súper martes de noviembre llegó

Todas las encuestas daban por ganadora a Clinton, pero el “sueño” duró poco, Trump había arrasado, aun si no lo hacía, había milicias dispuestas a luchar porque él fuera el ganador, iban defender los resultados, pero Donald Trump celebraba desde una semana antes lo que le decían los expertos de su campaña, iba a ganar y por mucho.

Hoy Donald Trump rendirá protesta y vivirá en la Casa Blanca como el líder de los Estados Unidos; sí, un chiste de mala gusto que se convirtió en realidad.

Grab them by the p...

Con información de BBC

Comentarios

 
 

Tienes que ver esto