Top 10

#DíaDelMono: “Monos ladrones” aterrorizan a turistas en todo el mundo

Sudáfrica, Bali y Costa Rica son sitios en donde los “monos ladrones” hacen de las suyas, hurtando pertenencias y comida a los turistas y locales… ¿Quieres saber por qué lo hacen?
Carolina Mejia | 14 de Diciembre de 2019 | 06:03
monos ladrones, monos ladrones bali, monos ladrones de costa rica, monos ladrones de sudáfrica
Foto: Instagram @gaj_oliwny/zheyanzures

Desde lejos los primates son animales que se ven bastante lindos y tiernos… hasta que te asaltan. En Sudáfrica, Costa Rica e Indonesia, los “monos ladronesse han vuelto un verdadero dolor de cabeza para los turistas.

Hoy se conmemora el Día del Mono, una festividad que tiene un misterioso origen. Algunos creen que todo surgió de una broma de los estudiantes de la Universidad de Michigan, que inventaron el día como un chiste. Otras versiones dicen que fue creado por conservacionistas para crear conciencia sobre el papel de estos animales en el medio ambiente.

Para conmemorar esta fecha, te presentamos los casos más impactantes de “monos ladrones” alrededor del mundo:

"Monos ladrones" de Sudáfrica

En años recientes, se han reportado colonias enteras de babuinos que llegan a asaltar casas de Ciudad del Cabo, Sudáfrica, en busca de comida. De acuerdo con algunas teorías, esto se debe a que la ciudad invade cada vez más su hábitat, lo que ha dejado sin alimento a los monos.

A pesar de que los vecinos viven asediados por los animales no hay mucho que puedan hacer, ya que los babuinos son una especie protegida en este lugar.

Foto: Pamela Benítez Aguilar

"Monos ladrones" de Costa Rica

Antes de entrar al Parque Nacional Manuel Antonio, los visitantes reciben una advertencia severa: NO pueden ingresar con ningún alimento e incluso las envolturas o bolsas que hacen ruido son decomisadas antes de comenzar los tours.

Ésto se debe a que el parque está habitado por monos capuchinos, que luego de décadas de ser alimentados por los visitantes, han aprendido a recibir bocadillos de los turistas. Desde hace varios años, las autoridades del recinto han prohibido dar comida a los animales, pero los macacos no entienden este cambio y han comenzado a hurtar.

De acuerdo con los guías del lugar, se han encontrado monos muertos, ya que ingieren las envolturas, envases y bolsas de los alimentos. Es por ello que los filtros para evitar la situación se han endurecido y antes de entrar al parque, las mochilas de los visitantes son revisadas a conciencia.

Foto: Pamela Bénitez Aguilar

Una vez adentro del Parque Nacional Manuel Antonio, los guías recomiendan mantener la distancia con los monos. Los animales han aprendido a abrir mochilas y cierres para llegar hasta la comida y son imparables.

Los grupos de monos trabajan en equipo. Mientras que el mono más tierno distrae a los turistas, el resto silenciosamente teje una emboscada para quitarte tus pertenencias.

El problema surge cuando los monos se enfrentan a los turistas por un objeto. Como los animales saben que están en desventaja, lo que hacen es soltar el botín y, cuando su víctima está distraída, la muerden en las muñecas, provocando que suelte la recompensa. Sus ataques pueden transmitir fiebre amarilla y rabia.

A pesar de todo, los guías advierten que los turistas no deben golpear a los monos, porque después de todo, son animales que no entienden lo que sucede y sólo buscan sobrevivir. Si un visitante queda atrapado en un enfrentamiento con un macaco, lo más recomendable es aventarle arena de la playa para ahuyentarlo y conservar la calma.

Foto: Pamela Bénitez Aguilar

"Monos ladrones" de Bali

En el templo Uluwatu, en Bali (Indonesia), los turistas tienen que andar con cuidado, pues los macacos han aprendido no sólo a robar objetos, sino también a intercambiarlos por comida. El caso fue el tema principal de un estudio realizado por científicos de la Universidad de Lethbridge, en Canadá y la Universidad de Liege, en Bélgica.

Un recorrido por el templo sagrado de los monos 

Los expertos observaron a los monos por cuatro meses y concluyeron que este comportamiento ha sido aprendido y transmitido por generaciones, ya que no es una habilidad innata en los animales. Aquellos especímenes que pasan más tiempo cerca de los visitantes humanos tienen mayor incidencia en robos y negociaciones.

El comportamiento de los animales demuestra gran flexibilidad y paciencia, ya que esperaban una recompensa y cuando no la obtenían, simplemente abandonaban el objeto sustraído.

Además, estos monos habían aprendido ciertos comportamientos humanos, como abrir bolsas cerradas, mendigar por comida o destapar botellas y grifos para beber.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Zhey Anzures (@zheyanzures) el

Día del Mono

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de De10.mx (@de10mx) el

Comentarios