Top 10

Drew Barrymore, la actriz con una infancia llena de drogas y alcohol

A los 12 años ya fumaba marihuana, y a los 13, consumía cocaína. Estaba en una espiral de decadencia que no podía parar
Maricela Flores | 22 de Febrero de 2018 | 04:00
Drew Barrymore, actriz, infancia, drogas y alcohol,
Fotos: Instagram @drewbarrymore / AP

Drew Barrymore es una de esas actrices a las que ubicas de inmediato, porque para empezar, viene de una familia de grandes actores; es hija de John Drew Barrymore y nieta de los primeros actores John Barrymore y Dolores Costello. Por si fuera poco, tiene como padrinos a Steven Spielberg y Sofía Loren.

Sin embargo, aún con este panorama de ensueño, su vida ha sido más complicada de lo que pudieras imaginar. Drew nació el 22 de febrero de 1975 y, cuando apenas tenía 11 meses de edad, fue la protagonista de una anuncio de comida para perros.

A los cinco años de edad, la pequeña Barrymore hizo su debut en el cine, en la película Altered States (Estados Alterados, 1980). Pero fue en 1982 cuando enterneció al mundo entero con el papel de la pequeña Gertie, en E.T., el extraterrestre.

(Foto: El Universal)

También fue la presentadora más joven del Saturday Night Live, y a los 9 años de edad recibió su primera nominación al Globo de Oro como Mejor Actriz de Reparto, por su trabajo en Diferencias Irreconciliables (1984), donde interpretó a una niña que se “divorciaba” de sus padres.

Lo que no sabíamos, es que en la vida real, su padre, John Drew Barrymore, era un alcohólico violento y su madre, Jaid, había nacido en un campo de refugiados, por lo que no tenía mucho sentido de la responsabilidad parental.

Cuando su familia se rompió, la pequeña Drew tenía nueve años y su padre la llevó al Studio 54 donde la animaba a bailar con hombres jóvenes y famosos; así comenzó a introducirse en el mundo de las drogas.

Drew junto a su padre John. (Foto: AP)

Una infancia rebelde y llena de adicciones

Drew no supo manejar la fama y cayó víctima de su propio éxito. Desde los nueve años ya fumaba y bebía alcohol, pero la espiral de decadencia parecía no parar, pues a los 12 años comenzó a fumar marihuana, a los 13 ya ingería cocaína y era cliente frecuente del famoso Studio 54, ubicado en Nueva York.

En plena transición de la infancia a la pubertad tuvo que ser ingresada en un centro de rehabilitación, y por si fuera poco, tiempo después tuvo que ser hospitalizada, porque intentó suicidarse cortándose las venas.

(Foto: Instagram @drewbarrymore)

A los 14 años se emancipó legalmente de sus padres y fue declarada mayor de edad. Un año después se compró y mudó a su propio departamento, y a pesar de las dificultades por las que ya había pasado, su rebeldía parecía no disminuir. A los 17 años, posó desnuda para la revista Interview, junto a su entonces novio, el actor Jamie Walters. Dos años después se volvió a quitar la ropa, pero esta vez para Playboy.

El pudor había quedado en el pasado… De hecho, a los 20 años de edad acudió como invitada al show de David Letterman, y en mitad de la entrevista, se subió a bailar en la mesa y le mostró los senos (tip: es en el minuto 4:30).

Una turbulenta vida amorosa

En la cuestión amorosa tampoco era muy estable que digamos. A los 16 años se comprometió con Leland Hayward, con quien rompió el compromiso casi enseguida. Al año siguiente se volvió a comprometer, pero ahora con el músico y actor Jamie Walters, con quien estuvo dos años.

Finalmente se casó a los 19 años, pero con Jeremy Thomas, el propietario de un bar. El sueño le duró únicamente dos meses. En 2001 se volvió a casar, ahora con el cómico canadiense Tom Green, pero el encanto se esfumó cinco meses después. De 2012 a 2016 estuvo casada con Will Kopelman, con quien tuvo a sus dos hijas: Olive y Frankie. Después de su divorcio, ha permanecido soltera.

Drew y su entonces novio, el cómico Tom Green. (Foto:AP)

Una vida mejor

Ahora, a sus 43 años, la vemos consolidada como una actriz y productora, gracias a proyectos acertados como Donnie Darko y Los Ángeles de Charlie. Fue embajadora de la ONU, participó en campañas contra la hambruna en África, se convirtió en madrina de Frances Bean, la hija de Kurt Cobain, y tiene su propia línea de cosméticos.

(Foto: Instagram @drewbarrymore)

El último proyecto en el que la vimos fue en la serie original de Netflix: Santa Clarita Diet.

Con información de El Mundo, El Confidencial y 20 Minutos

Comentarios

 

Tienes que ver esto