18 / octubre / 2021 | 15:51 hrs.

Sid Vicious, el hijo del punk que vivió rápido y murió joven

El bajista de los Sex Pistols quería ser enterrado con su chamarra y botas, pero su madre lo incineró y depositó sus cenizas en una urna

Maricela Flores 02/02/2018 04:00 Actualizada 04:00
nota, Sid Vicious, escribió, antes de morir, Sex Pistols, Nancy Spungen,
Foto: Wikimedia Commons

John Richtie, mejor conocido como Sid Vicious, es el rostro más conocido del punk. Era un sinvergüenza, pero de esos que son carismáticos, y justo hoy se cumplen 39 años de su desaparición terrenal.

El bajista de los Sex Pistols encarnó a la perfección esa frase de “Vive rápido, muere joven”. En una de sus primeras entrevistas señaló que probablemente moriría a los 25 años de edad, pero que habría vivido de la manera que siempre quiso.

Sin embargo, fue en 1979, cuando tenía apenas 21 años, cuando una sobredosis acabó con la vida de Sid Vicious. ¿Un accidente? ¿Un suicidio? La muerte del músico es uno de los grandes misterios del punk.

Para nadie era un secreto que su relación con Nancy Spungen era totalmente destructiva, y que cuando ella murió en condiciones misteriosas, el primer sospechoso fue Sid. Era lógico, él era el único que estaba en la habitación donde Nancy fue hallada sin vida.

(Foto: El Universal)

Tal vez te interese leer: Las notas suicidas con las que se despidieron 10 personajes famosos

Cuando Vicious fue liberado, declaró a un periodista que le gustaría estar “bajo tierra” y poco tiempo después intentó reencontrarse con el amor de su vida al cortarse las venas, pero falló.

Pero el 2 de febrero de 1979 logró salirse con la suya, víctima de una sobredosis de heroína  pura que su madre, Anne Beverley, le había facilitado. Entonces ¿fue suicidio, un accidente o un asesinato?

Días después de que el bajista de los Sex Pistols fue incinerado, su madre, Anne, halló una nota en una de sus chamarras. Decía lo siguiente:

“Hicimos un pacto de muerte, yo tengo que cumplir mi parte del trato. Por favor, entiérrenme al lado de mi nena. Con mi chamarra de piel, pantalones vaqueros y botas de motociclista. Adiós. Con amor, Sid”.

(Foto: Wikimedia Commons)

A pesar de su petición, no fue enterrado, sino incinerado. De hecho, hay un mito difundido por Malcolm McLaren, quien fue manager de los Sex Pistols, quien señaló que Anne Beverley tuvo un incidente en el aeropuerto Heathrow, de Londres. Explicó que la mujer estaba tan borracha que dejó caer la urna con las cenizas de su hijo y que un poco del polvo terminó yéndose por los ductos del aire acondicionado.

El lema del punk se cumplió. Ya no había futuro. Sid vivió rápido y murió joven.

Con información de El PaísEfe Eme y El Mundo

Tags

 

Comentarios