Top 10

De la diosa Tonantzin a la creación de la Virgen de Guadalupe

Algunos historiadores aseguran que la diosa mexica de la fertilidad fue utilizada en la Conquista de la Nueva España para evangelizar a los nativos; convirtiéndola en la Virgen de Guadalupe que hoy veneramos
Estephanie Gutiérrez | 11 de Diciembre de 2019 | 12:31
Viergen de guadalupe, diosa tonanzin, basílica de guadalupe, 12 de diciembre, peregrinacion
Peregrinación a la Basílica de Guadalupe. Foto: El Universal

Antes de la Conquista, donde hoy se encuentra el recinto dedicado a la Virgen de Guadalupe, al norte de la Ciudad de México, se reverenciaba a la diosa Tonantzin, llamada Nuestra Madre; un símbolo de las fuerzas femeninas de la fertilidad. Aunque había otras diosas que también eran consideradas su representación; tales como Cihuacóatl, la Mujer Serpiente, diosa de la tierra que regía el parto y la muerte al dar a luz; Coatlicue, la de la Falda de Serpientes, madre de los dioses del panteón azteca, diosa de la tierra asociada a la primavera; la favorita era Tonantzin.

Tonantzin era una diosa muy bella, de falda y huipil blancos, tenía el cabello negro y se creía que si las mujeres se peinaban como ella, aumentarían la fertilidad. Una diosa múltiple que contenía en su ser cada uno de los símbolos femeninos.

A la diosa se le adoraba en un templo, del que no hay certeza de cómo lucía, pero se sabe que estaba ricamente adornado, según Fray Bernardino de Sahagún, en su obra Historia General de las Cosas de la Nueva España había un monte llamado Tepeác, que los españoles llamaban Tepeaquilla, donde se erigía el templo de adoración: traían muchas ofrendas, venían hombres y mujeres… y todos decían vamos a la fiesta de Tonatzin; y ahora que está ahí edificada la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe también la llamaban Tonatzin.según cita el texto.

Según el testimonio de Fray Juan de Torquemada en la Monarquía Indiana, esta diosa sólo se aparecía a los indígenas en forma de una jovencita vestida de blanco que les revelaba cosas secretas. En su santuario, los evangelizadores erigieron una ermita en 1528, con el fin de aprovechar los cimientos ideológicos ya existentes y contrarrestar la adoración a Tonatzin, e introducir a la Virgen de Guadalupe.

Ahí colocaron una virgen representada como bulto, exactamente igual a la española que se encontró a orillas del río Guadalupe, y que se veneraba desde principios del siglo XVI en su santuario cerca de Cáceres en la región de Extremadura, España, la de la Concepción.

La escultura de la virgen de la ermita mexicana fue sustituida por una pintura que no tiene nada que ver con la impresa en el lienzo de Juan Diego. La virgen española, advocación original de la Virgen de la Concepción, fue la preferida del ambicioso Hernán Cortés, quien la tenía en sus pendones y banderines.

Basílica de Guadalupe durante las peregrinaciones cada 12 de diciembre. Foto: El Universal

La leyenda de la virgen de la Concepción es muy similar a la que tiene la de Guadalupe, al pie de la Sierra de las Villuercas, la Virgen se apareció a un pastor llamado Gil Cordero. La madre de Dios le pidió que hiciera los trámites necesarios para conseguir que se le edificara un templo donde se le adorara. La ermita de la Concepción se edificó sobre la casa de tal personaje. Hoy, el lugar se encuentra en la calle Caleros de la capital cacereña.

Uno de los historiadores más famosos, Miguel León Portilla sostenía que hay una relación entre la Virgen de Guadalupe y Tonanztin en su libro Tonantzin Guadalupe, y supone que los evangelizadores se basaron en la diosa para favorecer la conquista de la entonces Nueva España.

Sin embargo, Tonantzin ha sido prácticamente borrada del recuerdo de la memoria colectiva por el de la Virgen de Guadalupe, que este 12 de diciembre celebra 488 años de la última aparición ante Juan Diego (hoy Santo), gracias a quien se erigió el templo en el cerro del Tepeyac; hoy conocido como Basílica de Guadalupe.

Foto: El Universal

Desde aquella conquista, los mexicanos adoptaron a la Virgen de Guadalupe como su madre protectora, y desde entonces se ha forjado la tradición de realizar peregrinaciones hasta su templo para cantarle las mañanitas cada 12 de diciembre. En este 2019 se espera la llegada de cerca de 10 millones de guadalupanos a la Basílica de Guadalupe, quienes agradecen los favores recibidos por la Virgen durante todo el año.

De rodillas, en bici y a pie, llegan miles de peregrinos a Basílica de Guadalupe

Fuentes: Cultura en México, Mitos Mexicanos, Revista C2

VIDEO:

Comentarios

 

Tienes que ver esto