Top 10

Los tres perturbadores amores de Adolf Hitler

Sí, el dictador y genocida también era capaz de sentir amor, y prueba de eso es la relación con Eva Braun, la cual terminó en boda y suicidio…
Julieta Ruiz | 28 de Abril de 2017 | 04:00

Todos conocemos la historia de Adolf Hitler, el hombre que creó y llevó a la práctica la famosa ideología Nazi, convirtiéndose en el más grande dictador y genocida de la historia, al matar a 17 millones de judíos, 8 millones de polacos, 1.5 millones de disidentes políticos, 500 mil gitanos, 300 mil discapacitados y 2 mil testigos de Jehová; sin embargo, y pese a lo que todos pensábamos sobre él, parece que el Führer sí conoció el sentimiento del amor.

De la vida personal de Hitler se conoce muy poco, no obstante los datos que se han llegado a publicar al respecto pueden ser muy interesantes, ¿será que de verdad el dictador amo a alguien? Pues sí, en su vida, tuvo tres amores pero, ¿quiénes eran esas mujeres? ¿Cómo era su relación con Hitler? Aquí las respuestas:

Su primer amor

Si bien no se conoce mucho sobre este romance de adolescencia, existen datos que han sido publicados por August Kubizek, el mejor y más cercano amigo de adolescencia de Hitler.

Según información de Noticias Yahoo! España, el joven Adolf se sentía atraído por una jovencita llamada Stefanie Isak, a la cual amaba secretamente. Fantaseaba con raptarla y lanzarse junto a ella desde un puente y así morir juntos. Todo un delirio de amor que, a tan temprana edad, ya dejaba entrever el enfermizo estado mental del futuro genocida.

"Adolf Hitler, mi amigo de juventud", el libro publicado por Kubizek, revela que el apellido con claras raíces judías de Stefanie, dejaba entrever su posible ascendencia semita pero ¿este enfermizo amor secreto habrá influido en el rechazo y odio hacia los judíos por parte del Führer? Nadie sabrá la respuesta, lo que sí sabemos es que con el paso de los años se supo que a pesar del apellido, Stefanie no tenía ascendencia judía. 

El amor obsesivo

En 1929, cuando Hitler tenía 34 años, se retiró a los Alpes junto con su hermana, Angela; sin embargo, ella no iba sola, pues la acompañaba su hija.

Conocida como Geli, era una muchacha de 19 años muy lozana de cuerpo, agraciada sin ser una belleza, con la alegría de su radiante juventud. El tío Adolf le dobla la edad pero a los ojos de su provinciana familia, era todo un personaje por sus aventuras políticas. Geli se deja encandilar por el tío, y él se enamoró locamente, cae en una pasión posesiva por ella, así lo menciona Tiempo de Hoy.

Sin embargo, el Führer era un hombre muy celoso y posesivo, no la dejaba salir ni relacionarse con nadie que no fuera él, fue entonces que Geli se comenzó a sentir cada vez más incómoda. Según menciona Noticias Yahoo! EU, existe constancia de cartas escritas por la muchacha a una amiga en la que se queja amargamente del acoso al que la sometía Hitler y de las cosas que llegaba a exigirle, calificándolo como ‘monstruo’ en una de sus misivas.

Hitler dejaba a Geli al cargo de Emil Maurice, un amigo personal, sin embargo sucedió lo inevitable y terminaron enamorados. Cuando Adolf se enteró, entró en cólera y mandó a Emil lejos de ahí. Con el paso de los años se reencontraron, pero el Führer seguía negado a aceptar la relación,  por lo que el 18 de septiembre de 1931, Geli decidió suicidarse.

Un amor que terminó en muerte

La historia de amor más conocida de Adolf Hitler es la que vivió con Eva Braun, la mujer que llegó a ser su esposa y con la que se suicidó.

Fue en 1929 cuando se conocieron; por aquél día, ella era la ayudante de un fotógrafo amigo de Hitler y su encuentro fue el de un hombre en la treintena que se queda embobado mirando las piernas de una jovencita mientras buscaba un archivador. Tal vez no fue un flechazo, pero sí un capricho, así lo menciona Diario Femenino.

Adolf buscada la manera de organizar todo tipo de encuentros furtivos con Eva, sin embargo fue hasta pocos años antes de convertirse en el líder de Alemania, cuando Hitler formalizó su relación; pero el líder nazi nunca fue muy partidario de mostrarse en público con ella, pues “prefería dar una imagen de compromiso único con la causa alemana” e incluso, Eva se acostumbró a pasar largas temporadas sin ver al hombre que amaba.

Según información de ABC, el momento en el que realmente quedó demostrado el amor que se profesaban Hitler y Braun sería dos semanas antes del 30 de abril. Fue en esos 14 días cuando, con el ejército soviético a punto de tomar Berlín y poner fin a uno de los períodos más sangrientos de la historia, la pareja decidió formalizar su amor de forma definitiva, y Eva decidió seguir al lado de su amante hasta el final; por ello, Hitler quiso dar el gran paso que había eludido durante más de 16 años: casarse con Eva.

El 28 de abril de 1945, Eva Braun se convertiría en la primera y única esposa de Hitler, el gran amor de su vida.

No obstante, tan solo dos días después de contraer matrimonio, el 30 de abril de 1945, Adolf Hitler y Eva se suicidarían dentro del búnker que habitaban. “Mi esposa y yo, a fin de escapar de la vergüenza de la retirada y la capitulación, hemos elegido la muerte”, escribía en su testamento el líder nazi.

¿Conocías estas historias de amor?

Comentarios

LO MEJOR DE DIEZ.mx

 
 

Tienes que ver esto