Top 10

10 razones para ver “Aladdin”, el mejor live action de Disney

Sí, lo sabemos, a todos nos descontroló ver a Will Smith de color azul, pero… ¡Esta cinta es fantasía pura en pantalla!
Carolina Mejia | 24 de Mayo de 2019 | 06:00
Aladdin, Disney, live action, reseña, crítica, reacciones, Will Smith, Naomi Scott, genio, Guy Ritchie
Foto: Facebook Aladdin

Entre todas las películas animadas, Aladdin era la peor opción para llevarla de regreso a la pantalla con actores de carne y hueso. El genio, los impresionantes paisajes de Arabia y el encanto de los conjuros de Jafar parecían un desafío casi imposible de llevar al live action.

Pero en De10.mx ya vimos Aladdin y podemos asegurarte que Disney tomará a muchos por sorpresa con esta adaptación. Gracias a un elenco fresco y talentoso, impresionantes números musicales y la dirección firme de Guy Ritchie, lo que podría ser un desastre termina siendo un acierto total.

Tienes que leer: 10 películas y series para vivir la magia de Disney en 2019

Si no nos crees, te presentamos 10 razones por las que debes darle una oportunidad a Aladdin.

1. El genial genio de Will Smith

Sabíamos desde un inicio que la interpretación de Robin Williams como el genio en la versión animada era insuperable. Por eso, Will Smith decidió tomar el timón y darle un nuevo estilo a este personaje, sin intentar imitar lo inigualable. Con un encanto que no había mostrado desde El príncipe de Bel Air, Will Smith llena a la perfección los zapatos de su antecesor.

2. Naomi Scott es una princesa de verdad y nadie puede convencernos de lo contrario

Antes de Aladdin, Naomi Scott había tenido escasos y poco destacados papeles, pero con esta cinta demuestra que tiene una prometedora carrera por delante. Además de sacudirnos con su talento al cantar, Naomi logra convertir a Jasmín de una princesa indefensa a una Jefa de Estado, dispuesta a tomar las riendas de su destino.

3. El toque único de Guy Ritchie

Escoger a Guy Ritchie como director fue una apuesta arriesgada. El cineasta es conocido por cintas de acción como RocknRolla (2008) y Snatch (2000). Nada más alejado de la miel que derrocha Disney… pero quizá sea algo bueno. El toque de Ritchie se nota, y sobre todo en las elaboradas persecuciones y en la edición a paso apresurado, que le da a Aladdin un toque de adrenalina callejera.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Guy Ritchie (@guyritchie) el

4. El CGI

Si no sales de la película queriendo una alfombra voladora, un mono o un tigre, no tienes corazón. Gracias a la tecnología digital, el mundo mágico de Agrabah es traído a la vida con todo detalle.

5. Los números musicales

No podría ser una película de Disney sin canciones. Las coreografías y canciones de esta historia solo se pueden comparar en magnitud a las que aparecen en las cintas de Bollywood. Con elefantes, avestruces y un ejército de bailarines, acabas bailando un poco desde tu asiento.

6. La exageración

Mientras que otros live actions se enfocan en hacer las caricaturas realistas, en esta ocasión Disney decidió mantener la sensación de fantasía y exageración. Sobre todo en las escenas con el genio, es fácil olvidar que estamos viendo a personajes de carne y hueso en pantalla.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Mena Massoud (@menamassoud) el

7. El empoderamiento

Estamos en la época dorada del #GirlPower, pero a veces se siente como si el tema del empoderamiento femenino se metiera con calzador en algunas historias. En Aladdin sucede lo contrario, porque Jazmín se presenta desde el inicio como una princesa que piensa en grande y su historia termina compartiendo el protagonismo con la de Aladdin, en lugar de ser relegada al fondo.

8. El diseño de producción

Desde los vestuarios hasta la escenografía, todo en Aladdin está diseñado para transportarte a un mundo lleno de fantasía, donde la magia espera en cada esquina.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Disney's Aladdin (@disneyaladdin) el

9. El mensaje

Como todas las cintas de Disney, la historia de Aladdin tiene una moraleja. En esta cinta vemos los peligros de la ambición y de dejarse llevar por las apariencias ¿Ya sabes qué deseos le pedirías al genio?

10. Para transportarte de regreso a tu infancia

Aladdin no intenta en ningún momento ser una película “para adultos”. Antes de entrar a la sala, vas a tener que dejar atrás la expectativa del realismo y dejar que tu niño interior cante y baile con los personajes que marcaron nuestra infancia.

Para ver esta historia en pantalla no tendrás que esperar mucho, ya que Aladdin llega a la pantalla grande el 24 de mayo ¡No te la puedes perder!

Tienes que ver: 

Comentarios

 

LO MEJOR DE DIEZ.mx

 

Tienes que ver esto