25 / octubre / 2021 | 22:25 hrs.

10 líderes amados y odiados por su pueblo

Se desenvolvieron entre los claroscuros de la maldad y la bondad, pero a nadie le fueron indiferentes

Estephanie Gutiérrez 05/03/2017 05:00 Actualizada 14:14
10 líderes amados y odiados por su pueblo
Foto: Wikipedia Commons

Hay quien dice que para ser un buen líder no todos tienen que estar de acuerdo con la forma en que gobiernas, pero si algo comparten aquellos que han enfrentado a la historia en cualquier parte del mundo, es que son personajes de claroscuros, que se mueven entre los tintes de la maldad y a veces la adoración de sus gobernados.

Este 5 de marzo se cumplen cuatro años de la partida del “Comandante”, Hugo Chávez, que fue presidente de Venezuela por casi 15 años, para muchos su figura es la de un dictador, un loco y populista, pero para otros fue el encargado de resurgir con el socialismo en América Latina, pero a nadie le es indiferente.

Para recordar su muerte, en De10.mx te presentamos un recuento de esos personajes que, como él, han sido odiados y amados por su propio pueblo y te invitamos a que lo leas.

1: Hugo Chávez

El comandante de la Revolución Bolivariana fue enterrado en marzo de 2013 como el líder supremo de la nación venezolana. Su influencia como político trascendió las fronteras de su país pues hizo resurgir el socialismo en América Latina, se opuso al neoliberalismo económico y a las injerencias estadounidenses. Para muchos factores de su población su muerte fue llorada como la de un padre, pero sus opositores creían que hundió al país en una dictadura que hoy tiene a los nacionales sufriendo por la crisis alimentaria.

 

2: Fidel Castro

Amado y odiado con pasión. Encabezó la Revolución Cubana y fue quizá el líder más controvertido del último siglo. Con 32 años entró triunfal a La Habana. Sin un pasado militar, Castro derrocó al gobierno de Fulgencio Bautista. Derrotó conspiraciones encabezadas por EU, Angola, Etiopía y Siria. Un seductor que enamoraba a cualquiera que se le pusiera enfrente. Pero también era un ser egoísta, egocéntrico, gustaba de poner a sus enemigos en cárceles y hundir a sus opositores. Nunca supo renunciar al poder, hasta que ya estaba muy cansado para ostentarlo.

 

3: Vladimir Putin

El presidente ruso es para mucho un ídolo que ha sabido colocarse a la par de la hegemonía de Estados Unidos, recordando los mejores momentos de la Guerra Fría. Su presidencia tiene una aprobación de más del 95% en su país, pero al exterior del mundo, es considerado uno de los villanos más grandes de la historia. Se ha mantenido en el poder por casi 20 años en varios mandatos y su campaña para promocionarse resulta como ver a Chuck Norris en acción.

 

4: Donald Trump

Sí, con sólo unos meses en el poder de su nación, Trump es repudiado y en serio por una mayoría de la población, pero su partido y la sección más derechista de la clase política aman sus decisiones, quieren ver fuera a los ilegales, quieren que saque a México del TLC y darían todo porque este personaje se mantuviera dos periodos en el cargo y por lo visto en su discurso ante el Congreso de EU, podría ser. Hay otra sección por su parte, que lo quiere fuera, que no votó por él y tampoco desean verlo hasta el 2025 en la Casa Blanca.

 

5: Porfirio Díaz

Es el gran constructor al que debemos algo de la arquitectura de nuestra ciudad, las redes de telecomunicaciones, pero también ante él se desarrolló la Revolución Mexicana causada por la dictadura de 30 años que mantuvo en México. El oaxqueño intentó acabar con el gobierno e Benito Juárez, pero fue la muerte la que se lo llevó. Díaz regresó después de un exilio a la ciudad y se convirtió en el candidato presidencial. La historia lo coloca como uno de los dictadores más crueles, pero también reconoce los esfuerzos por mejorar su nación.

 

6: Alberto Fujimori

Fue el fundador de la agrupación Cambio 90 que lo llevó a la presidencia de Perú, derrotó en ellas a Mario Vargas Llosa. Al llegar a la silla, puso en marcha un plan de ajustes para paliar la situación que tenía a los paisanos muriendo de hambre, pero en 1992 encabezó un autogolpe de estado y disolvió el parlamento. Legitimó su golpe y elaboró, con sus aliados, una nueva constitución. Para 1995 fue reelegido por mayoría absoluta. Bajo su segundo periodo resultó un crecimiento notable en su país, pero para 2000, cuando intentaba el nuevo periodo, las denuncias de corrupción en su contra obligaron a que dimitiera. Hoy purga una pena de 25 años por diversos delitos.

 

7: Adolf Hitler

Basta con ver algunas de las viejas grabaciones donde el dictador pronunciaba discursos ante su pueblo para saber que tenía el respaldo de su Nacional Socialista. Cuando se erigió como canciller y más tarde como presidente de su partido, canciller de la República y después primer mandatario de Alemania ayudó a configurar su imagen como salvador tras la crisis económica y la división de razas. Por años, escondió los verdaderos abusos de su potencia ante los judíos y polacos, pues su pueblo estaba disfrutando de la confrontación, pero cuando se conocieron sus abusos, el odio se hizo general.

 

8: Francisco Franco

Participó en un fallido golpe de estado el 18 de julio de 1936 en España, lideró la victoria de las fuerzas sublevadas contra la Segunda República, pero al sentarse en la silla presidencial dirigió una dictadura fascista que perduró 40 años después, y que dio su nombre al franquismo. Copió los modelos de las jefaturas de otros países, pero la política económica que instauró hundió al país en el atraso, en contraste con el crecimiento en el resto de Europa.

 

9: Eva Perón

Amada cuando fue la primera dama de Juan Domingo Perón, fue presidenta del Partido Peronista Femenino. Fue declarada jefa Espiritual de la Nación y gracias a su influencia logró la sanción de la ley del sufragio femenino, buscó la igualdad de mujeres y hombres en la política, pero los rumores de corrupción que atañían a su marido la siguieron hasta el final de sus días. Era la lideresa moral de su pueblo, pero las facciones más duras le reprochaban hipocresía ante la pobreza de la nación.

 

10: Dilma Rousseff

Apoyada por su pueblo debido a al figura de su predecesor Lula da Silva, llegó a la presidencia en enero de 2011. Era revolucionaria, la primera mujer en su país en llegar a la oficina, pero fue esto lo mismo que la hundió. Durante sus cinco años de gobierno demostró el temple que tenía para gobernar, fue dura con los corruptos, mantuvo el crecimiento sostenido de su país, y la economía a flote, pero fue sacrificada por el congreso tras un escándalo de corrupción que causó su destitución en agosto de 2016. El amor que tenía su pueblo, no impidió el odio de las facciones que se negaba a tener una mujer en el cargo.

Tags

 

Comentarios