19 / octubre / 2021 | 22:36 hrs.

10 datos que quizá no conocías de “Don Quijote de la Mancha”

A pesar de que es uno de los libros más vendidos en todo el mundo, su autor nunca disfrutó las ganancias de su obra

Maricela Flores 16/01/2017 04:00 Actualizada 15:23

Millones de personas han leído este clásico (otros dicen que lo han leído), pero lo cierto es que es uno de los libros más traducidos y vendidos en la historia de la literatura universal, con más de 500 millones de copias alrededor del mundo.

La novela, originalmente titulada “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha”, escrita por Miguel de Cervantes Saavedra, fue publicada por primera vez el 16 de enero de 1605 en Madrid, España. A finales de 1604 fue impresa en casa de Juan de la Cuesta.

La primera edición contenía un sin fin de erratas, debido a la rapidez que imponía el contrato de edición, por lo que estos descuidos que el autor pasó por alto hicieron que Quijote y Sancho cenaran dos veces la misma noche o que el burro del escudero apareciera como por arte de magia después de ser robado.

Poco después, ese mismo año, los errores fueron corregidos y se reimprimió en el mismo taller, de forma que, en realidad, hay dos ediciones de 1605, ligeramente distintas.

A 412 años de su primera publicación, en De10.mx te traemos 10 curiosidades que muchos desconocen de este clásico. ¡Toma nota!

1. Sancho no era gordo

A pesar de que siempre se le ha retratado así, Cervantes nunca lo describió como una persona obesa, si no como un personaje muy "cercano" al deseo de comer.

2. El libro fue escrito en la cárcel

Parte importante de esta obra literaria fue escrita desde la cárcel, ya que Miguel de Cervantes se encontraba cumpliendo una condena por errores en su trabajo como recolector de impuestos. Aprovechó su tiempo tras las rejas para crear este clásico de la literatura.

3. Cervantes no disfrutó las ganancias de su obra

Aunque rápidamente se convirtió en un best seller, el autor no obtuvo beneficio económico alguno, ya que en el siglo XVII los escritores vendían la licencia de impresión de su obra, perdiendo no sólo la impresión del texto, sino también sus ganancias.

4. Tiene segunda parte

Tras el éxito de su primera publicación, salió a la luz una segunda parte falsa, así que Cervantes decidió escribir una secuela. El libro, que no alcanzó a terminar por completo, se publicó dos años después de su muerte, en 1615.

5. Quijote y Sancho, unas estrellas

El éxito de la primera parte salpicó a sus protagonistas en sus aventuras posteriores. Algunos de los personajes que aparecen en la segunda parte de la novela han leído el libro y reconocen a Don Quijote y a su fiel escudero Sancho.

6. Nombre del personaje principal

Miguel de Cervantes estaba casado con Catalina Salazar y Palacios, por lo que se cree que el nombre del protagonista, Alonso Quijano, no es casualidad. Cervantes nombró al Quijote pensando en el tío abuelo de su mujer, con el que comparte algunas características más allá del nombre.

7. Primera traducción

La primera que se hizo fue al idioma inglés, en 1608, y estuvo a cargo del irlandés Thomas Shelton, quien hizo una traducción casi literal del libro, por lo que el resultado no fue muy bueno. Años después aparecieron algunas con mayor calidad y actualmente, está disponible en más de 50 idiomas.

8. La copia más cara de la historia

En 1989, una copia de El Quijote de la Mancha se vendió en nada más y nada menos que 1.5 millones de dólares. Se trataba de la primera edición, en muy buen estado, de la que solo existen unos cuantos ejemplares.

9. En algún lugar ¿real? de la Mancha...

De acuerdo con un estudio de la Universidad Complutense de Madrid, el lugar al que se refiere Cervantes es Villanueva de los Infantes, una localidad de Ciudad Real, capital del Campo de Montiel y no Argamasilla de Alba, como se creía desde el siglo XVIII.

10. Cita incorrecta

“Ladran, Sancho, señal que cabalgamos” ha pasado a la posteridad como una de las frases más célebres del Quijote, pero Cervantes no la escribió y ni siquiera hay una parecida en el libro. Esta frase, más bien hace alusión a un fragmento del poema Labrador (1808) de Goethe: "Pero sus estridentes ladridos; sólo son señal de que cabalgamos”.

Tú ¿conoces algún otro dato curioso sobre este libro?

Con información de Muy Interesante, Universia, La Vanguardia y Europa Press.

Tags

 

Comentarios