24 / octubre / 2021 | 18:03 hrs.

¿Si ella grita mucho, está fingiendo? Los especialistas responden...

La ciencia y la psicología se ponen de acuerdo y los resultados podrían decir mucho más de lo que imaginas

Estephanie Gutiérrez 27/01/2017 17:31 Actualizada 15:23

Seguro has escuchado a una mujer, tu vecina o en un hotel, que grita cuando tiene sexo, pero en verdad gime como una actriz porno, pero ¿está fingiendo?

Una de esas preguntas milenarias del sexo en el que el género femenino resulta un misterio esplendoroso, vamos, los hombres también gimen, pero en menor medida.

Acostumbrados a una cultura donde el porno es el santo grial del sexo, lo que sí es cierto es que oír gritar a tu pareja es un potenciador de placer, nada como un rico gemido que diga que está haciendo justo lo que quieres que haga.

¿Reales o no?

De acuerdo con el psicólogo Antoni Bolinches, autor del libro Sexo sabio: Cómo mantener el interés sexual en la pareja estable, "Los gemidos son una expresión psicofísica del placer, aunque también pueden utilizarse para reforzar determinadas conductas, para guiar a la pareja”, según recopila Cosmo en español en una entrevista que el especialista dio al diario ABC.

"Cuando llegas a un nivel de placer tan intenso es natural que eso se traduzca en una explosión, igual que los tenistas necesitan chillar cuando pegan fuerte a la bola por el esfuerzo", entonces ¿reales o no?

Barry Komisaru, neurocientífico estadounidense muestra un estudio en el que observó a más de 200 mujeres mientras llegaban al clímax, tanto los sonidos como las expresiones faciales están relacionadas con la respiración profunda, así que gemir puede ser algo complicado, pues necesitamos respirar de más porque nuestro cuerpo nos obliga a ellos durante el orgasmo.

Así que ¿reales o no? De acuerdo con ambos especialistas los gemidos son reales, pero en una potencia menor a la que escuchamos en las cintas pornográficas, ahora, tendremos que aclarar que los gemidos que acompañan al orgasmo también deberán ir acompañados de una cabeza del clítoris que se contrae, la dilatación de las pupilas, los espasmos en la vagina, el rubor en el rostro y los senos y sudoración repentina.

Tags

 

Comentarios