28 / octubre / 2021 | 05:39 hrs.

Las 10 peticiones de mano más originales

A pesar de que estos hombres enamorados se arriesgaron con el corazón, no todos obtuvieron un “SÍ” por respuesta…

Cinthya Sánchez 25/11/2014 22:33 Actualizada 09:29

Pedir matrimonio con una sortija bajo la luz de las velas está muy bien, no lo vamos a negar, pero ya está un poquito visto, ¿no te parece? Dibujar un gran corazón en el cielo con el vapor de un avión bimotor tampoco es mala opción pero, no nos engañemos, no está el horno para según qué alegrías.

Aquí tienes unas cuantas peticiones de matrimonio poco convencionales para que te inspires a la hora de pedir.

Mediante un graffiti

El graffiti lleva plasmado en las paredes de las ciudades del mundo desde hace más de 30 años, así que nadie se sorprende de que haya grafiteros casaderos, casados y hasta con nietos. J. Singhurse ha pedido matrimonio a Tizzi Onderko a través de esta pintada (¡y un vídeo time-lapse!) en un edificio de Detroit.

Resultado: La tal Tizzi se lo está pensando.

[[{"type":"media","view_mode":"media_original","fid":"3608","attributes":{"alt":"","class":"media-image","height":"373","style":"display: block; margin-left: auto; margin-right: auto;","width":"500"}}]]

51 horizontal: palabras que van con un anillo de compromiso

Corey Newman propuso pasar por el altar a su novia Marlowe Epstein a través de las pistas escondidas en un crucigrama especialmente diseñado para la ocasión en The Washington Post. Newman contó con la inestimable colaboración de Bob Klahn, el veterano creador del crucigrama dominical del periódico.

Resultado: Como no podía ser de otra forma, Marlowe dijo: “vertical: dos letras, sexta nota de la escala musical: ¡sí!”

 [[{"type":"media","view_mode":"media_original","fid":"3611","attributes":{"alt":"","class":"media-image","height":"309","style":"display: block; margin-left: auto; margin-right: auto;","width":"550"}}]]

A través de las páginas de un cómic

La afición por los cómics de David Salomon es tal que, a la hora de hacer la siempre peliaguda petición a su novia, Jennifer Tuason… lo hizo por medio de un historieta. Y además lo hizo de una manera memorable: contactó con diferentes dibujantes, a los cuales encargó que realizaran las diferentes páginas en distintos estilos de ilustración, pero siempre bajo la batuta de su guión.

Tras esto, lo imprimió y se lo regaló a su Jennifer como si fuera una historieta que narraba su vida en común, desde su primera cita a esta última declaración de matrimonio.

Resultado: Deslumbrada por semejante muestra de amor, Jennifer dejó impreso su ¡¡SÍ!! en la última viñeta.

[[{"type":"media","view_mode":"media_original","fid":"3609","attributes":{"alt":"","class":"media-image","height":"658","style":"display: block; margin-left: auto; margin-right: auto;","width":"515"}}]]

En mitad de un partido de la NBA (Fail!)

Un consejo gratuito, amigo casamentero: si no tienes la certeza absoluta de que tu pareja va a decir sí nunca se lo pidas en público. Menos aún delante de 5 mil espectadores, como hizo este ingenuo en el descanso de un partido de la NBA.

Resultado: Un “no” rotundo y una humillación de esas que no se remontan ni en varias existencias. Hasta la mascota de los Houston Rockets parecía más estupefacta de lo habitual cuando la mujer abandonaba la cancha a la carrera.

[[{"type":"media","view_mode":"media_original","fid":"3607","attributes":{"alt":"","class":"media-image","style":"display: block; margin-left: auto; margin-right: auto;"}}]]

En el podio de la entrega de medallas

De oro macizo era la medalla que colgaba del cuello del subcampeón olímpico de natación Matthew Grevers, y del mismo metal la sortija con la que pidió matrimonio a su novia, la también nadadora Annie Chandler, que ejercía de ferromoza en la entrega de medallas.

Resultado: Al contrario que el loser del ejemplo anterior, Grevers no necesitó ni la foto-finish para llevarse a su prometida al altar. Y a la cama, posteriormente.

[[{"type":"media","view_mode":"media_original","fid":"3610","attributes":{"alt":"","class":"media-image","height":"378","style":"display: block; margin-left: auto; margin-right: auto;","width":"550"}}]]

No sé por qué me da en la nariz que los mismos que rompen moldes a la hora de pedir matrimonio acabarán engrosando el catálogo de motivos estrambóticos para pedir el divorcio.

 

Fuentes: Calamar RisueñoCooking Ideas y Yahoo!

Tags

 

Comentarios