Parejas

Cómo afrontar la muerte de un hijo

Es posible que el poder seguir con la vida de uno con el recuerdo del hijo fallecido sea de los procesos más difíciles por los que puede pasar una persona
Redacción | 4 de Mayo de 2015 | 18:27

Por: Psic. Luis Gerardo Montes

La muerte de un hijo es uno de los golpes más devastadores que puede dar la vida. Toda pérdida es difícil de afrontar y marcará, de alguna forma,  a los seres queridos por el resto de sus vidas; pero la muerte de un hijo es, especialmente, difícil de afrontar por los significados que tendrá para los padres.

En primer lugar, es un suceso inesperado, pues son los padres los que, de acuerdo al orden o proceso de vida, suelen morir antes que los hijos; esto no sólo cuando la muerte se debió a un accidente o a algún imprevisto sino también cuando la muerte ocurre después de una larga enfermedad. Este carácter inesperado también es independiente de la edad que tengan los hijos al morir.

Al perder a un hijo no sólo se pierde la vida que éste hubiera podido tener, también se pierde la que sus padres pudieron haber tenido con éste y, lo que a veces puede ser más difícil de tolerar, se pierden las esperanzas e ilusiones que los padres tenían con el hijo perdido: desde expectativas profesionales hasta el acompañar a una hija en el día de su boda. En la gran mayoría de las ocasiones, el carácter inesperado de la muerte de un hijo y las pérdidas que implica dificultan el que los padres puedan retomar su vida. Además de lo ya mencionado, en algunas familias pueden existir relaciones conflictivas previas entre los padres y el hijo que compliquen aún más el trabajo que éstos tendrán que realizar ante su muerte.

Después de todo,  el duelo por la muerte de un hijo es una ardua tarea. Es el trabajo de darse cuenta y aceptar poco a poco que un hijo ha muerto y permitir que la relación que se tenía con él se mantenga en recuerdos. Es un trabajo importante pues es lo que permitirá que los padres puedan continuar con su vida y que puedan encontrar parte de lo que tenían con el difunto en otras actividades o con otras personas; por ejemplo, que después del trabajo de duelo se pueda retomar la relación con otros hijos y enriquecerla con aspectos de la relación que se tenía con quienes ya no están. Es posible que el poder seguir con la vida de uno con el recuerdo del hijo fallecido sea de los procesos más difíciles por los que puede pasar una persona.

 Pero entonces, ¿cómo se afronta este proceso, cómo se lleva de la mejor manera? No se está hablando aquí de superar la muerte de un hijo pues es algo que no se supera, que nunca va a dejar de ser un evento importante y doloroso en la vida de un padre: en otras palabras, nunca se va a reemplazar, olvidar o traer de vuelta a un hijo perdido. Se puede, sin embargo, buscar que esta muerte sea sobrellevada de la mejor forma posible. Del lado de los padres es importante que busquen consuelo y apoyo en sus familiares y amigos, y que busquen fortalecer la relación con los demás hijos que tengan pero, y esto es muy importante, sin esperar que éstos ocupen el lugar del hijo que ya no está. 

Darse tiempo para llorar y pensar en la pérdida es importante también, sin presionarse a superar la muerte o a dejar de sentir tristeza; independientemente de lo que suelen decir los manuales de psiquiatría, cada persona tiene su tiempo para procesar la muerte de un ser querido. Del lado de los familiares y amigos de los padres se sugiere hacer lo que cualquier ser humano: apoyar en lo que sea posible pero también respetando la distancia que los padres puedan necesitar en su duelo.

Aquí el peligro es el del desarrollo de una depresión, cosa que puede suceder cuando no se le está pudiendo dar una conclusión al trabajo de duelo. Es por esto que es importante estar atento a señales de posible depresión como negación prolongada de la muerte, pérdida de apetito frecuente, dificultades para conciliar el sueño o dormir en exceso. Es natural que estos síntomas aparezcan en los primeros días e incluso meses después de la muerte de un hijo. Si estos síntomas, sin embargo, ponen en peligro la vida de una persona o alteran severamente su funcionamiento es importante solicitar apoyo psicológico.

De hecho, es importante que cualquier padre que esté pasando por la muerte de un hijo acuda a tratamiento psicológico aun cuando no demuestre ninguna señal de depresión. El apoyo psicológico puede ser de gran ayuda para que un padre pueda afrontar la muerte de su hijo y que, eventualmente, el dolor por la pérdida se convierta en nostalgia y en el recuerdo de los momentos que padres e hijos pudieron pasar juntos.

Por: Psic. Luis Gerardo Montes

 

Clínica de Asistencia de la Sociedad Psicoanalítica de México (SPM). www.spm.org.mx

Comentarios