Parejas

Eva Braun y Adolf Hitler, la historia de amor y obsesión de un dictador

Se conocieron cuando ella tenía 17 años y él 40. Su amor fue tan fuerte que únicamente la muerte pudo ponerle fin a esta relación
Maricela Flores | 28 de Abril de 2018 | 05:00
Adolf Hitler, Eva Braun, pareja, muerte, búnker, líder alemán, nazismo,
Foto: Wikipedia

Adolf Hitler y Eva Braun fueron los protagonistas de uno de los romances más controvertidos de la historia. Unieron sus vidas el 28 de abril de 1945, en un búnker. Un lugar que ninguna pareja pensaría como el ideal para contraer matrimonio, pero las circunstancias no les dejaron otra opción.

El búnker del Führer fue derribado y hoy es una especia de ataúd de concreto que resguarda el amor del líder nazi y su esposa, quienes decidieron quitarse la vida dos días después, el 30 de abril, ingiriendo una cápsula de cianuro y dispararse en la cabeza.

¿Quién era Eva?

La mujer a la que Hitler amó, nació el 6 de febrero de 1912 en Múnich. Era una chica amante de los deportes, tanto así que practicaba natación y esquí, pero sobre todo, amaba el patinaje. Fue criada en el seno de una familia católica, por lo que fue educada en un colegio de monjas.

Cuando acabó sus estudios, a los 17 años, la joven Eva probó suerte como mecanógrafa, pero no fue de su agrado y decidió buscar otra labor. Después fue contratada en el taller fotográfico de Heinrich Hoffmann, donde a pesar del bajo sueldo que recibía, comenzó a interesarse por la fotografía.

Una tarde de octubre de 1929, la joven se encontraba sobre una escalera, archivando unos papeles, cuando de pronto entró un hombre maduro, de 40 años, y con un peculiar bigote. Este encuentro hizo saltar la chispa del amor.

Adolf Hitler, Eva Braun, pareja, historia de amor, muerte, búnker, líder alemán, nazismo,

Adolf Hitler y Eva Braun. (Foto: Wikipedia)

Un amor obsesivo

Hitler se encaprichó con ella y organizaba todo tipo de encuentros “casuales”. Poco después, en 1932, esta extraña pareja empezó una relación formal. Sin embargo, a pesar del amor que le profesaba, Adolf anteponía la política por delante de Eva. De hecho, ella pasaba largas temporadas sin verlo.

Por si fuera poco, en esta extraña relación, él no era muy partidario de mostrarse en público con ella, pues quería que su imagen proyectara que su único compromiso era con la causa alemana. Aún así, a pesar de todas las dificultades, el carácter de Eva ayudó a que la llama del amor no se debilitara.

Pero el momento en que quedó más que demostrado el amor que la pareja se profesaba, sería dos semanas antes del 30 de abril. Fue en esos 14 días cuando, con el ejército soviético a punto de tomar Berlín y poner fin a uno de los períodos más sangrientos de la historia, la pareja decidió formalizar su relación de forma definitiva, y Eva decidió seguir al lado de su amante hasta el final; por ello, Hitler quiso dar el gran paso que había eludido durante más de 16 años: casarse con Eva.

El 28 de abril de 1945, Eva Braun se convirtió en la primera y única esposa de Hitler, el gran amor de su vida. Todo se preparó tan rápido que las alianzas matrimoniales les quedaban grandes.

Adolf Hitler, Eva Braun, pareja, historia de amor, muerte, búnker, líder alemán, nazismo, cena,

Adolf Hitler y Eva, durante una cena. (Foto: AP)

Tal vez te interese: Los tres perturbadores amores de Adolf Hitler

El final

Dos días después, cuando Hitler se enteró que los refuerzos militares que esperaba no llegarían jamás, decidió poner fin a su agonía. El 30 de abril se suicidaron dentro del búnker que habitaban. “Mi esposa y yo, a fin de escapar de la vergüenza de la retirada y la capitulación, hemos elegido la muerte”, así lo explicó el líder nazi en su testamento.

Ese día, la pareja entró a una habitación del búnker para tomar una cápsula de cianuro para después dispararse en la cabeza, asegurando la muerte. Cuando los oficiales nazis abrieron la puerta, la imagen que vieron les partió el corazón.

Eva Braun estaba con la cabeza apoyada en la esquina de un mueble y, al parecer, su brazo estaba estirado, como si quisiera tocar por última vez al que fue el amor de su vida. El cuerpo de Hitler estaba en el piso, inerte, con un disparo en la cabeza.

Los soldados alemanes cumplieron la última voluntad de su líder: rociar sus cuerpos con gasolina y prenderles fuego. Así fue como terminó la vida y la historia de amor del dictador alemán.

Adolf Hitler, Eva Braun, pareja, historia de amor, muerte, búnker, líder alemán, nazismo,

Eva y Hitler posando en Berghof, lugar de descanso y segunda residencia gubernamental del Führer. (Foto: AP)

Con información de ABC, Muy Historia y Kienyke.com

Comentarios