Parejas

10 prácticas sexuales perturbadoras que son parte de la historia de la humanidad

¿Qué es “lo normal”? A lo largo de los años, varias tendencias e inclinaciones sexuales han sido calificadas como perversiones… ¡Lee estos datos!
Carolina Mejia | 8 de Febrero de 2019 | 05:00
sexualidad, historia, practicas sexuales, historia de la sexualidad, sexualidad en egipto, sexualidad en grecia, sexualidad en roma, homosexualidad
Foto: Wikicommons

En el pasado, la homosexualidad o las relaciones poliamorosas hubieran causado escándalo en la sociedad. Hoy, poco a poco son más aceptadas, lo que demuestra que nuestra mentalidad, dentro y fuera de la cama, también evoluciona.

Gran parte de lo que establecido como “normal” es en realidad resultado de nuestra percepción. Dependiendo de la cultura, religión o hasta región geográfica en la que nos toque vivir, hay ciertos comportamientos sexuales que están estrictamente prohibidos.

Te puede interesar: Robots eróticos, el futuro de la sexualidad humana

Esto no es exclusivo en nuestros tiempos. A lo largo de los años, la época ha marcado los criterios para aceptar o repudiar ciertas prácticas íntimas. Para darte una idea, en De10.mx te presentamos 10 practicas sexuales perturbadoras que son parte de la historia de la humanidad.

1. El incesto

Los faraones permitían el matrimonio entre hermanos y, en algunos casos, también entre padre e hija, todo esto con la finalidad de preservar la pureza del linaje.  

2. Las orgías

También en Egipto se realizaban ceremonias religiosas que incluían las relaciones sexuales en grupo. Según Herodoto, el historiador griego, durante estos ritos de fertilidad, los egipcios “bebían mucho y tenían relaciones sexuales”.

Foto: Wikicommons

3. Felatrices

Los egipcios también tenían prostitutas especializadas en el sexo oral. Eran conocidas como felatrices y se distinguían por el color rojo con el que maquillaban sus labios. 

Foto: Wikicommons

4. La masturbación

Los faraones en Egipto participaban anualmente en una ceremonia de homenaje al dios Atum. Este rito consistía en dirigirse a la orilla del Nilo a masturbarse, cuidando que el semen cayera dentro del río. La intención de este acto era emular a Atum, quien, según su tradición, se formó de la nada, tras lo cual se masturbó y de su semen nacieron los dioses que le ayudarían a crear y gobernar el universo.

Foto: Wikicommons

5. La necrofilia

Que una práctica fuera común no significaba que fuera aceptada. Durante el reinado de Amenhotep I, en Egipto se descubrió que los embalsamadores cometían estas prácticas, sin que fueran castigados. Por este motivo, los familiares de las mujeres fallecidas comenzaron a contratar guardias que vigilaran los cuerpos.

Foto: Wikicommons

6. La pederastia

En Grecia, se practicaba la pederastia como una forma de introducción de los jóvenes en la pubertad a la sociedad adulta. Un mentor asumía la formación militar, académica y sexual de un joven hasta que alcanzaba la edad de casamiento.

Foto: Wikicommons

7. Los Lupercales

Los romanos llevaban a cabo festivales, conocidos como Lupercales, cerca de la fecha en la que hoy celebramos San Valentín. La finalidad de estas celebraciones, donde se desataban las bajas pasiones, era iniciar a los jóvenes en las relaciones sexuales. 

Foto: Wikicommons

8. La prostitución

En Roma, la prostitución era vista como un mal necesario. Algunos autores de esta época incluso decían que la prostitución “permitía a los jóvenes dar rienda suelta a sus más bajos deseos sin molestar a las mujeres de otros hombres”. Aún así, quienes ejercían esta profesión eran considerados marginales para el resto de la sociedad. 

Foto: Wikicommons

9. La homosexualidad

Bajo ciertas condiciones, la homosexualidad era una práctica aceptada por los romanos. Sin embargo, era mal visto asumir el rol de pasivo en estas relaciones. 

Foto: Wikicommons

10. La masturbación femenina

Durante el periodo romántico, las prácticas sexuales cambiaron de manera radical gracias a la influencia de la Iglesia. Aunque el aborto y el infanticidio eran duramente penados, la masturbación femenina era tolerada bajo ciertas reglas. 

Por ejemplo, mientras que a los clérigos se les prohibía totalmente masturbarse, las religiosas sí gozaban de este privilegio. La única condición era que, para darse placer, usaran su propia mano o un consolador con características específicas. 

Foto: Wikicommons

Con información de ABC

Te puede gustar este video:

Comentarios

Tienes que ver esto