30 / julio / 2021 | 06:06 hrs.

Brad Pitt llevará al cine la historia de un neurocirujano mexicano en EU

De inmigrante jornalero a exitoso neurocirujano en EU. La historia del mexicano Alfredo Quiñones-Hinojosa, conocido como Doctor Q, será llevada al cine por Brad Pitt…

Deyanira Álvarez 10/06/2021 07:42 Actualizada 11:54
Brad Pitt llevará al cine la historia de un neurocirujano mexicano en EU

 

Alfredo Quiñones-Hinojosa recuerda que cuando llegó a Estados Unidos de inmigrante se sentía invisible. Ese sentimiento fue lo que lo hizo despertar y desear algo más para él. Trabajó duro y pasó de ser un jornalero, sin casa ni baño, a estudiar en Harvard y convertirse en un exitoso neurocirujano con su propio laboratorio, financiado con millones de dólares del gobierno estadounidense.

Ahora la historia de este mexicano será llevada al cine por Plan B, la productora de Brad Pitt, que ya ha filmado otras hazañas con temáticas sociales como Twelve Years a Slave o Moonlight, ganadora del Óscar a Mejor Película en 2016.

El proyecto se lo propusieron en 2007, pero él no sentía que había hecho méritos suficientes para merecer el reconocimiento. Tardó ocho años en aceptar y ahora en los siguientes dos años, el filme saldrá a la luz.

Foto: Facebook @DoctorQMD 

Hasta el momento, Quiñones-Hinojosa no sabe mucho de la producción, de la cual han sonado los nombres de varios actores para interpretarlo. Incluso el mismo Pitt, a quién el médico no conoce en persona, pero dice, en tono de broma, que le haría falta más ejercicio para personificarlo. También está enterado que el guión está en su etapa final.

El neurocirujano agradece que se hagan estos tipos de filmes, para quitar el estereotipo latino que nos vincula solo con drogas y violencia. "Lo que ellos están tratando de decirle al mundo es que hay gente humilde que ha llegado a lo máximo de lo máximo", mencionó. 

¿Quién es Alfredo Quiñones-Hinojosa, el Doctor Q?

Alfredo nació en 1968. Ahora es el mayor de cinco hermanos, aunque originalmente eran seis, pero su hermana falleció a los seis meses por una intensa diarrea y deshidratación debido a las condiciones pobres en las que vivían. 

Creció en Palaco, un municipio a las afueras de Mexicali, en Baja California. En su vivienda, que quedaba cerca del muro que separa a México de Estados Unidos, no tenían agua potable ni luz. 

Con la crisis de 1977, su familia lo perdió todo y había días que no tenían comida en la mesa. Su padre entró en depresión y su madre agarró la batuta del hogar para sacarlos adelante, limpiando casas, cosiendo ropa y lo que fuera necesario para alimentarlos. 

Foto: Facebook @DoctorQMD 

Leer más: La película de terror que ni Stephen King fue capaz de terminar

Quiñones-Hinojosa recuerda que de niño quería viajar a las estrellas y por el mundo, como Kalimán, su superhéroe favorito. Sin embargo, lo más lejos que llegaba era a la montañas, donde su abuelo lo llevaba a explorar. 

A los 19 años tomó la decisión de cruzar ilegalmente la frontera por necesidad. Creció viendo a cientos de personas haciéndolo, y para él era algo normal y natural. Alfredo quería una mejor vida y ganar dinero para dárselos a sus padres. La primera vez que se aventuró lo agarró la migra, pero la segunda consiguió quedarse definitivamente, a pesar de que desde los 15 años iba y venía durante los veranos por trabajar en la agricultura.

Llegó a California y dormía en un carro a la mitad del campo, hasta que juntó suficiente efectivo y se compró una casa rodante por 300 dólares. Pero él no dejaba de sentirse invisible en aquel país y que algo le faltaba a su vida.

Foto: Facebook @DoctorQMD 

Un día hablando con sus primos, quienes también eran inmigrantes, Alfredo les dijo que quería aprender inglés para salir adelante. Ellos le contestaron que dejara de soñar y que se acostumbrara porque así sería el resto de su vida. 

Dejó ese lugar tras sus palabras y comenzó a trabajar en una compañía de ferrocarril, donde en menos de un año subió de soldador a supervisor. Tenía 21 años y aprendió el idioma del país vecino. De ahí se inscribió a un Colegio Comunitario y luego a la Universidad de California en Berkeley, considerada la mejor institución pública de Estados Unidos.

Mientras tomaba clases supo que podía llegar a más, como a la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, donde lo llamaron Doctor Q porque no podían pronunciar su apellido. Lo logró gracias a becas y préstamos. Eligió el camino de la neurocirugía porque la primera vez que vio un cerebro expuesto supo que era algo "sagrado", pues tiene más de 160 trillones de sinapsis, cantidad que supera a las estrellas en la galaxia, las cuales de niño deseó visitar. 

Esta es parte de la historia de Alfredo Quiñones-Hinojosa, un hombre que nació en México, pero cuya pobreza lo llevó a otro país donde tuvo que esforzarse el doble para salir adelante y ser reconocido en su gremio como uno de los mejores neurocirujanos de Estados Unidos. Tal vez mañana, Doctor Q sea conocido mundialmente, gracias a la película que se está produciendo y que busca plasmar el esfuerzo de una persona por salir adelante.

 

No te pierdas de las últimas noticias de De10.mx en Google News, síguenos aquí

 

VIDEO: De niño campesino a astronauta de la NASA

Tags

 

Comentarios