Cultura digital

#10yearschallenge, ¿una trampa de Facebook para espiarnos?

Experta digital cree que al participar en #10yearschallenge, la red social está creando una base de datos inmensa para los algoritmos de reconocimiento facial
Carolina Mejia | 17 de Enero de 2019 | 13:02
redes sociales, facebook, privacidad, 10yearschallenge, facebook nos espía, privacidad en facebook,
Foto: Pixabay

En cuestión de días, el #10yearschallenge ha inundado las redes sociales. Se trata de un reto viral en el que publicas dos imágenes de ti mismo, con diez años de diferencia. Parece divertido ¿no?, pues según la experta Kate O'Neill podría ser una nueva trampa de Facebook para espiarnos.

De acuerdo con esta autora, prácticamente le estamos entregamos a Facebook una renovación de su base de datos al actualizar las imágenes que tienen de nosotros. Su teoría ha despertado polémica en la red y nos ha puesto un poco paranoicos.

Es cierto que para participar en el #10yearschallenge muchos usaron sus fotos de perfil de Facebook, así que la red social ya contaba con esta información y eran de acceso público. Además, no sólo se subieron a Facebook este tipo de transformaciones; también podemos verlas en Instagram, Twitter y otras redes sociales.

La clave, según O'Neill, es que normalmente subimos fotos a las redes sociales en desorden o simplemente no usamos un retrato como foto de perfil. Por lo tanto, si se creara un algoritmo de reconocimiento facial, la información que recabaría podría estar llena de datos inútiles.

Sin embargo, si le damos a este algoritmo dos imágenes, tomadas con una diferencia temporal (una década) definida, la tarea se simplifica. Además, como señala la experta digital, al participar en el #10yearschallenge le añadimos información adicional a las imágenes, como el lugar donde fueron tomadas o con quien estábamos en ese momento. 

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Кристина Тенишева (@kris.tenisheva) el

“En otras palabras, gracias a este meme, ahora hay un conjunto de datos muy grande de fotos cuidadosamente seleccionadas de personas de hace aproximadamente 10 años y ahora”, señaló O'Neill.

Algunos opositores a la teoría de O'Neill, señalan que la base de datos se contaminaría de todas formas porque los usuarios crearon memes o derivaciones que ya no siguen el formato del reto original. Pero O'Neill afirma que los investigadores podrían concentrarse en las primeras imágenes del #10yearschallenge, antes de que comenzara a desviarse de sus lineamientos originales.

Si bien esto suena a un capítulo de Black Mirror, recordemos que en Facebook el reconocimiento facial ya es una realidad. ¿Cómo crees que te etiqueta de manera automática en las fotos?

Te puede interesar: #10yearchallenge: 10 de los mejores memes que corren en Internet 

A pesar de que esta teoría es alarmante, Facebook dice que no hay nada de que preocuparnos. “Facebook no inició esta tendencia y el meme usa fotos que ya existen en Facebook. Facebook no gana nada con este meme (además de recordarnos las tendencias de moda cuestionables de 2009)”, señaló la empresa.

Antes, esta declaración nos hubiera tranquilizado. Pero al recordar la forma en la que Cambridge Analytica extrajo los datos de 70 millones de usuarios de Facebook en el pasado, es fácil dudar de la seguridad de esta red social.

El reconocimiento facial a gran escala no es negativo por default. Esta tecnología podría ayudar a encontrar niños perdidos. Pero también podría ser empleada por los anunciantes para ofrecernos anuncios personalizados según nuestra edad.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Lauwencia (@itslauwencia) el

En 2016, Amazon comenzó a vender sus servicios de reconocimiento facial a agencias gubernamentales. Pero rápidamente surgieron preocupaciones sobre la posibilidad de que la policía y el gobierno pudieran emplear el reconocimiento facial contra manifestantes o personas inocentes, por lo que el programa se detuvo. 

Si ya subiste tu #10yearschallenge, quizá sea muy tarde para evitar entrar en esta base de datos gigantesca. Pero la solución, de acuerdo con Kate O'Neill, es ser más conscientes de lo que subimos a la red. “Necesitamos abordar nuestras interacciones con la tecnología teniendo en cuenta los datos que generamos y cómo se puede utilizar a escala”, advierte.

Con información de WIRED

Te puede gustar este video: 

Comentarios

Tienes que ver esto