Vivir bien

 

10 platillos mexicanos sólo para extranjeros extremos

La comida mexicana es completamente deliciosa pero debido a sus condimentos y sabores, no es apta para cualquiera… ¿Te atreves?
Julieta Ruiz | 15 de Septiembre de 2017 | 06:00

México es un país completamente rico, y no por eso nos referimos a dinero, sino a maravillas naturales, sitios por visitar y, por supuesto, gastronomía. Y es que, las comidas mexicanas, siempre han sido uno de los principales atractivos para que los extranjeros decidan venir a visitar nuestro país.

Según información del portal guioteca.com, las comidas, extremas para los extranjeros, tienen historia fecunda en México. La época precolombina es buen ejemplo. Aparte de alacranes enchocolatados, los cronistas dicen que los gatos eran parte sustancial del paisaje culinario y que los perros xoloscuincles eran criados expresamente para ir a dar a la mesa. Aún existen perros xoloscuincles en México, pero por suerte para ellos la conciencia ecológica del mundo los ha convertido en algo respetable.

Sin duda, la gastronomía mexicana es un tema simplemente muy amplio, por eso, en De10.mx quisimos acortarlo un poco y hemos elaborado un listado de 10 comidas mexicanas que son solo para valientes, debido a sus condimentos y sabores, además claro, del característico sabor picante que poseen, y te invitamos a que los conozcas a continuación:

1. Chiles rellenos

Muy parecido al chile morrón, el chile poblano es el principal ingrediente de este delicioso platillo. El chile se asa para poder desvenarlo y retirarle las semillas y así, dar pie a ser rellenado con carne, arroz o simplemente queso; posteriormente es capeado y se baña en un caldillo de jitomate. Además, dentro de este platillo también encontramos a los conocidos “Chiles en nogada” un platillo típico de las fiestas patrias y que  lleva nueces y granada.

2. Pozole

Un platillo tradicional, también de la temporada de fiestas patrias, y considerado como una verdadera obra maestra de la gastronomía mexicana. Se prepara con granos de maíz y carne, ya sea de pollo o cerdo, además de chile, rábanos, lechuga y algunos otros ingredientes dependiendo del estado mexicano en el que se prepare. Cabe mencionar que la receta de este plato viene desde la época prehispánica.

3. Micheladas

Una mezcla de limón, sal, salsa Maggi, salsa inglesa y salsa tabasco, con la cerveza de tu preferencia. Actualmente se llegan hasta a agregar diversos ingredientes como chile piquín, gomitas y hasta Clamato. Una delicia bastante picante.

4. Gaspacho

Los españoles conocen como “gazpacho” a una sopa fría de tomate, sin embargo, en México el “gaspacho” es un vaso de fruta con salsa Valentina, chile Tajín, queso ranchero, cebolla, jugo de limón y jugo de naranja. Sí, ya sabemos que la mezcla no suena para nada rico, pero la combinación final es simplemente deliciosa.

5. Tortas ahogadas

Típicas de Jalisco. Consiste en un pan relleno de carne de cerdo y cebolla, más la infaltable salsa que es lo que le da el nombre: dulce cuando no pica; ahogada cuando el nivel es medio, muerta cuando la salsa es solo digna de esos que se creen La Mole, así lo menciona Guioteca.

6. Pulque

Algunos lo consideran el “manjar de los dioses”, y es que esta bebida extraída del agave, es una especie de licor suave. Su origen es prehispánico y se elabora a partir de la fermentación de dicha planta. Aunque su consumo se da en toda la República Mexicana, su cultivo y consumo destaca en el Distrito Federal, el estado de México, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, Michoacán, Morelos, Oaxaca, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Tlaxcala y Veracruz.

7. Mole

Uno de los platillos más condimentados y picosos de la lista, y el platillo mexicano por excelencia. Confuso en su origen, algunos lo sitúan en el México precolombino; otros en la colonia, cuando supuestamente Fray Pascual lo inventó por accidente al mezclar los restos de todo lo que había en una olla. Básicamente el mole es una mezcla de semillas de chile y cacao. En otras palabras: una salsa picante de chocolate. El sabor del mole es invasivo, fuerte. Se usa para acompañar carnes, arroces y otras cosas. Sin embargo, no es acompañamiento: es un platillo principal. Y ahí viene la primera perturbación que provoca a quienes no estén familiarizados: una salsa, con consistencia, textura y características de una salsa, que se usa como plato fuerte y basta y sobra a la hora de adquirir energías para salir al mundo, así lo menciona Guioteca.

8. Gusanos de maguey, chapulines y escamoles

Definitivamente, los alimentos elaborados con insectos, son también de los más importantes en México, y muestra de eso son los gusanos de maguey, los chapulines y los escamoles; además ¿Sabías que 100 gramos de estos insectos aportan hasta un 50% más de proteínas que la carne?

Puedes comerlos fritos o secos y con un toque de ajo, con chile y limón. A pesar de que se consumen prácticamente en toda la República Mexicana, son típicos de Oaxaca.

9. Huitlacoche

Una cosa es comer huitlacoche ricamente sazonado, bien presentado, limpiecito, ufano, con exquisito sabor tierra húmeda, y otra ver cómo son originalmente, y es que el Huitlacoche no es nada más ni nada menos que los parásitos del maíz. Hasta hace pocos años los campesinos mexicanos sufrían cuando la plaga invadía las cosechas del maíz, porque debían deshacerse de todo. Hoy, con el  huitlacoche convertido en delicia, una mazorca contaminada vale infinitamente más que una sana.

10. Cochinita Pibil

Finalmente, uno de los platillos más deliciosos del país. Proviene de la Península de Yucatán y además de su sabor delicioso, se come con una mezcla de cebolla morada y chile habanero. Es un plato que consiste en carne de puerco adobada en achiote y cocida en un horno de tierra. 

¿Cuáles has probado?

Tienes que ver esto