Vivir bien

 

Las colonias emergentes de la CDMX

Estos barrios son una prometedora opción para vivir, construir o invertir
Redacción | 25 de Abril de 2017 | 16:32

Ubicadas alrededor de zonas muy atractivas pero con un costo más accesible y oferta de servicios, las colonias emergentes son una prometedora opción para vivir, construir o invertir en la Ciudad de México.

“Son colonias que están teniendo un mejoramiento significativo en temas de infraestructura y un crecimiento en proyectos residenciales y comerciales, que se convierten o empiezan a ser más atractivas para los que buscan rentar y comprar”, dijo el arquitecto Rodrigo Zavala, experto en desarrollo inmobiliario.

Se trata de barrios que se encuentran en una fase de consolidación inmobiliaria, por lo que en unos cinco años existirá una alta demanda por vivir ahí, explicó Leonardo González, analista de Real Estate en Propiedades.com.

Dicho portal revisó las estadísticas de las colonias Escandón, San Rafael, Portales, San Pedro de los Pinos, Obrera y Álamos, las cuales están localizadas cerca de otra zona de alto interés en la CDMX.

“Estas colonias destacan por su rentabilidad, su estilo arquitectónico, sustentabilidad, coordinación condominal, normatividad, garantía del derecho de propiedad y seguridad jurídica”, dijo Leonardo González. “Son zonas que cuentan con un buen índice de habitabilidad y servicios públicos”, agregó.

Tienen una ubicación estratégica que permite a sus habitantes minimizar los traslados a sus puntos de interés, como escuelas, centros de empleo y acceso a parques y hospitales, así como un radio de influencia de otras zonas de la ciudad que ya están consolidadas.

“Escandón está dentro del radio de influencia del corredor Roma-Condesa. Entonces, las personas que están interesadas en ese estilo de vida y no están dispuestas a pagar los precios que se demandan en estas zonas tienen esta opción de vivir en colonias colindantes”, explicó.

No tan caro

Estas zonas tienen la ventaja de que van a desarrollarse y son una buena opción para quienes están buscando inmuebles, pues “todavía no están tan inflados los precios”, agregó Rodrigo Zavala. Asimismo, reportan tasas de rentabilidad muy atractiva, destaca González.

Un ejemplo de esto es la colonia Álamos, en la delegación Benito Juárez, donde rentar un departamento tiene un costo mensual de 9,000 pesos. A pesar de que colinda con Narvarte (donde rentar cuesta 13,767 pesos mensuales) es mucho más económica.

Álamos es una zona predominantemente habitacional, con oferta de servicios escolares y con acceso a servicios de transporte público y avenidas principales de la capital del país, así como opciones de comercios pequeños, restaurantes y parques. Aquí el 89% de la oferta está conformada por departamentos.

Destaca también la Obrera, ubicada en el corazón de la delegación Cuauhtémoc y una de las mejor conectadas en la CDMX. Vivir en un departamento aquí, cuesta 5,000 pesos al mes, mientras que el Centro Histórico reporta un precio de 11,400 pesos.

Este tradicional barrio cuenta con una arquitectura más diversa, pues 76% de su oferta está formada por departamentos, a diferencia de otras colonias emergentes, en las que la oferta de apartamentos supera el 90%.

La diferencia entre una colonia emergente y su nodo correspondiente es notable en precios.

Tal es el caso de San Pedro de los Pinos, donde una renta promedio cuesta 10,953 pesos, mientras que en Polanco, los costos ascienden a 41,500.

Portales, que cuesta 10,200, es más accesible que Del Valle, con 15,853. Escandón, con 12,597 pesos, es más económica que Condesa, donde hay que pagar 25,677 pesos por un alquiler mensual. En estas dos colonias se encuentra la mayor cantidad de oferta de departamentos nuevos para rentar.

No sólo existe la ventaja económica. “Los barrios en transición no tienen los problemas de su nodo de influencia: por ejemplo tráfico, uso de suelo”, sostuvo Leonardo González. Además de ser atractivas para los habitantes, también llaman la atención de inversionistas, por sus niveles considerables de plusvalía.

De la lista que revisó Propiedades.com, Obrera reporta el mayor incremento en su valor en un año, con 27.3%, la más baja es Escandón, con 3.7%. Le siguen San Rafael, con 6.1%; Portales, con 7.1; Álamos, con 8.7 y San Pedro de los Pinos con 8.8.

“Si la tendencia de habitabilidad ya está desarrollada y alguien busca una oportunidad de inversión puede ser atractivo iniciar un proyecto en estas colonias, donde el principal costo de entrada sería adquirir un inmueble que esté ya al final de su vida útil e iniciar un proceso de reconversión de vivienda usada a vivienda nueva”, propuso el experto.

Los escenarios de consolidación

La preferencia para rentar en estas zonas propiciará la compra de viviendas nuevas aquí, pronosticó González.

“Una tendencia que estamos encontrando es la opción de habitar en la modalidad de alquiler o renta, que eventualmente se puede manifestar en una mayor tasa de adquisición de viviendas nuevas”, dijo.

El escenario económico nacional también influye. Un eventual incremento de las tasas hipotecarias acelera la decisión de adquirir una nueva vivienda por parte de compradores potenciales.

“Si ven inminente el incremento de las tasas, la decisión que tenían a mediano plazo la adelantan para hoy”, lo cual tendrá un impacto favorable para que estas colonias se consoliden, concluyó el experto.

En suma, esto definirá el panorama de la capital en los próximos años y se consolidarán colonias que puedan ofrecer diversidad y sustentabilidad a sus habitantes, subrayó González.

Tienes que ver esto