Vivir bien

 

Los 10 mandamientos de Carlos Slim para ser uno de los hombres más ricos del mundo

Al morir, su padre le dejó dinero, pero también le heredó algo más importante: una mentalidad millonaria
Maricela Flores | 27 de Enero de 2017 | 23:06

Carlos Slim Helú es el hombre más rico de México, y a nivel mundial, se encuentra en la sexta posición, con una fortuna de 50 mil millones de dólares, según Bloomberg. ¿Cómo lo logró? Él mismo ha señalado que desde pequeño cosechó la semilla de los negocios, la cual, se ha convertido en un gran árbol que le ha dado grandes frutos y ganancias económicas.

Este multimillonario nació el 28 de enero de 1940, sus padres fueron Don Julián Slim Haddad, de origen libanés y Doña Linda Helú, mexicana de nacimiento. Desde pequeño recibió de su padre sus primeras enseñanzas empresariales, quien también fue un hombre adinerado en su tiempo, pero nada que ver con la fortuna que hoy ostenta Slim Helú.

Carlos heredó dinero de su padre, pero aparte de eso, recibió algo mucho más importante: una mentalidad millonaria. A los 12 años abrió su primera cuenta en el banco y años más tarde, comenzó a invertir en bonos que se duplicarían en un plazo de 10 años. Entre los 13 y 14 años ya contaba con sus primeras acciones.

Para nadie es un secreto que Slim es un hombre sumamente reservado, pero las lecciones aprendidas de sus éxitos (y también fracasos), permanecen como ejemplo para quienes inician una carrera empresarial.

En De10.mx te mostramos las ideas básicas que han ayudado a Carlos Slim a convertirse en un crack de los negocios. ¡Toma nota!

1. Perseverancia

En varias ocasiones ha dicho que desde pequeño le gustó hacer inversiones y así lo comprobó a los 25 años de edad, cuando ya tenía las bases de Grupo Carso. En los 80 lanzó Inbursa y en 1990 adquirió Telmex. El trabajo lento, pero firme, siempre da resultados.

2. Invierte en tiempos difíciles

Este hombre se ha caracterizado por hacer de los tiempos difíciles, una gran oportunidad para la inversión. Señala que en esos momentos “todo el mundo” vende a precios bajos y él aprovecha para hacer sus mejores adquisiciones. Una vez que compra a precios muy bajos, hace florecer esos negocios para generar ganancias millonarias y, en caso de tener la necesidad de vender, lo hace por un monto muy superior.

3. Invierte y re-invierte

Los negocios de Slim se caracterizan por ser austeros en su administración; las ganancias de sus negocios terminan siendo invertidas (o re-invertidas) en sus propios negocios, para así, hacerlos aún más grandes y productivos.

4. Austeridad

Él siempre ha destacado la importancia de cuidar el dinero, aún en los buenos tiempos. De hecho, en varias ocasiones ha afirmado que “ni siquiera en tiempo de vacas gordas se debe despilfarrar un solo peso”. Así que ya sabes, ¡ahorra!

5. No vivas de las opiniones

En una ocasión señaló que si vives pensando en cómo serás recordado “estás muerto”. No debes endeudarte en vano y siempre analizar el “por qué” de tus compras. Simplemente, no gastes para formarte una imagen de alguien que no eres.

6. Diversificación

Slim tiene y ha tenido inversiones en casi todo tipo de negocios, abarcando desde telecomunicaciones, computación, hoteles, restaurantes, tabacaleras, minería, tiendas, almacenes, bancos, aseguradoras y un largo etcétera. Básicamente re-invierte en aquellos negocios que muestran un mayor potencial.

7. Estructuras simples

Las empresas del hombre más rico de México son organizaciones con niveles jerárquicos mínimos, con desarrollo humano y con formación interna de las funciones ejecutivas. Si hay algo que las caracteriza, es la rapidez y la flexibilidad en la toma de decisiones.

8. Optimismo y paciencia

Ambas cualidades rinden frutos. A él también le ha ido mal en los negocios, pero señala que no importa qué tan mal esté el panorama financiero, porque siempre podrás cambiarlo. El magnate recomienda analizar la situación y detectar qué fue lo que te puso en un lugar de riesgo para intentar resolverlo. Lo importante es implementar todas las soluciones posibles hasta que una funcione.

9. Todo tiempo es bueno

Este multimillonario indica que para quienes tienen ganas de trabajar, saben hacerlo y tienen con qué hacerlo, cualquier momento es bueno para invertir. Por lo que si eres de los que postergan las cosas, tal vez no tengas la verdadera intención ni la visión de lograr el éxito empresarial.

10. Humildad

En muchas ocasiones ha sido objeto de críticas por las prácticas monopólicas de sus empresas, pero eso no le impide continuar esforzándose en su trabajo. Y aunque los millones en su cartera lo hacen ver como una persona inalcanzable, quienes son cercanos a él afirman que es un hombre sencillo, agradable y de buen trato.

Con información de Univisión, Mundo Ejecutivo y Bloomberg.

Tienes que ver esto