Top 10

 

Matilda, el personaje que inmortalizó y hundió a Mara Wilson

El día que se dio cuenta que la pubertad llegó, su carrera terminó frente al éxito de Scarlett Johansson, quien si tenía la belleza que Hollywood exige
Estephanie Gutiérrez | 24 de Julio de 2017 | 05:00

Matilda es un clásico del cine, es común que la cinta aún sea transmitida en los canales de televisión abierta y es difícil que alguien no recuerde a esa pequeña traviesa que hacía de nuestros fines de semana un momento agradable.

Mara Wilson ya tenía carrera cuando con solo ocho años se presentó a audicionar para Matilda. Comenzó su carrera desde los tres años y su primer papel fue en Papá por siempre al lado de Robin Williams, donde hacía de la hija menor.

Tras la película, fue llamada para aparecer en Milagro en la calle 34 y dos años después estelarizó Matilda.

Mara Wilson es el ejemplo de lo que pasa con muchos niños actores de aquel tiempo, a sus 30 años, sufre de ansiedad, depresión y ha luchado con un trastorno obsesivo compulsivo, una dura historia que la llevó a reflejar su experiencia en el libro Where I am Now?, donde ella misma cuenta que pasó en sus años de éxito.

Para Milagro en la calle 34, Mara estaba encantada con el personaje de Susan, le parecía una niña muy inteligente, pero con los cambios del director Les Mayfield, la pequeña se hizo una chica tierna, no inteligente. La crítica no se decía si era una niña espectacular o una mala actuación.

Cuando llegó la oportunidad de aparecer en Matilda, Mara tenía ocho años, pero ya estaba cansada del éxito, solo quería ser adolescente para por fin quitarse la imagen de una niña tierna y ridícula, así que la cinta por la que más se le recuerda pasó para ella como un momento indeseable.

“Actuar en películas no es muy divertido. Haciendo la misma cosa una y otra vez hasta que, a los ojos del director, estuvo bien, no permite mucho la libertad creativa. Los mejores momentos que he tenido en los rodajes fueron los tiempos en que los directores me permitieron expresarme, pero eran raros", dijo la chica en su libro.

Cuando terminó Matilda, la niña perdió a su mamá debido al cáncer; se mantuvo alejada de la cámaras hasta que a los 11 años aceptó trabajar en Thomas y el tren mágico, durante las filmaciones la pequeña tuvo que vivir sola, pues su padre trabajaba.

Por fin llegó la pubertad y con ella los senos, ese dí, la carrera de Mara se acabó.

A los pocos años, Mara intentó audicionar para la cinta Catch That Kid, era 2004 y la chica hizo de todo para obtener el papel, “excepto rogar”, pero el rol quedó en manos de Kristen Stewart. Para otra audición, el director le dijo que estaba perfecta para el papel de la niña gorda, amiga de la protagonista, así lo menciona Upsocl

"Fue entonces cuando entendí que las cosas habían cambiado. A los 13, ser bonita era lo que importaba. Y no sólo en el mundo del cine y la televisión".

"Supongo que si le muestras una foto mía a 10 extraños probablemente entre cuatro y cinco me encontrarían atractiva. Pero eso no era suficiente para Hollywood, donde una actriz debe ser atractiva para ocho o nueve de diez personas y ser considerada como la mejor amiga de la protagonista.” dijo, según recopila La Nación

Hoy, Mara cumple 30 años y lo hace como escritora, pero alejada del cine, hace conferencias para ayudar a las personas que sufren de los mismos trastornos mentales que ella, pero sabe que su vida en el cine terminó.

"La próxima vez que alguien escondido detrás de un nombre de usuario de Internet quiera decirme cómo ser más bonita (.) les voy a contar sobre cómo es pasar la pubertad en el ojo público luego de que mi madre muriera de cáncer (.); les voy a decir cómo se siente encontrar una página web con fotos tuyas desnuda a los 12 años; les voy a contar que conozco los dos lados de ser 'tierna' y en ambos casos sólo me hizo sentir miserable".

Tienes que ver esto