Top 10

 

Las difíciles condiciones en las que nació Harry Potter

Se cumplen 20 años del surgimiento de uno de los magos más famosos del mundo, pero Harry no llegó al mundo en cuna de oro...
Maricela Flores | 26 de Junio de 2017 | 13:14
J.K. Rowling

Joanne Rowling es mundialmente conocida por ser la mente maestra que dio vida al mundo mágico de Harry Potter. Pero aunque ahora posea una gran fortuna y gane unos 95 millones de dólares al año, según Forbes, la suerte no siempre estuvo de su lado.

La inglesa tuvo una buena infancia, son lujos, pero vivía cómodamente. Al graduarse de la universidad trabajó como secretaria, pero no era feliz, por lo que dejó su lugar de origen para convertirse en maestra de inglés.

Durante su estancia en Lisboa, se enamoró del presentador portugués Jorge Arantes; se casó con él en 1992 y tuvieron una hija. Las cosas no salieron nada bien y se divorciaron tres años después, incluso él admitió que la maltrataba físicamente.

Rowling regresó a su país sin dinero y con una niña en brazos. Tenía 28 años, estaba desempleada y vivía de la ayuda social que le daba la administración británica, algo así como un seguro de desempleo. Ella no desperdició el tiempo y mientras llegaba un trabajo formal, comenzó a escribir el primer borrador de lo que sería Harry Potter y la Piedra Filosofal.

Cada día, acudía a la cafetería The Elephant House, en Edimburgo, la cual se convertía en su oficina improvisada, y en la que solo pagaba un café (que le duraba horas).

J.K. Rowling

Así fue como nació ese mago, cuya historia ya cumple 20 años, sin embargo, no fue fácil lograr que la vida de Harry Potter viera la luz, pues fueron muchas las editoriales que rechazaron el primer manuscrito.

Pero la hija del presidente de la editorial Bloomsbury quedó encantada con Harry Potter, así que fue ahí donde el sueño de la escritora comenzó a tomar forma y recibió su primer sueldo como escritora: 3 mil euros.

Su carrera comenzó a ascender, en gran medida, gracias a su editor, quien le pidió que usara sus iniciales en la portada de los libros, al considerara que un nombre femenino no atraería mucho interés de los niños, por lo que decidió usar el nombre de su abuela, Kathleen, y convertirse en J.K. Rowling.

Este fue sólo el inicio de una de las sagas literarias y cinematográficas que ha marcado a una generación y que aún tiene mucho que dar... 

Primera edición de Harry Potter y la Piedra Filosofal

Con información de El Economista y Vanitatis

Tienes que ver esto