Top 10

 

El “hombre elefante”: la deformidad de un rostro triste

Su anormalidad genética era notoria con tan solo mirar su esqueleto, pero estaba limitada a partes de su cuerpo
Estephanie Gutiérrez | 11 de Abril de 2017 | 06:00

Joseph Merrick nació en 1862 en Leicester, Inglaterra, el 5 de agosto  de 1862 y falleció en Londres el 11 de abril de 1890. Su nombre se hizo famoso, pero más su sobrenombre “El Hombre Elefante”, título con el que se presentaba en los circos y carpas para compartir un poco de felicidad a chicos y grandes.

Hoy se sabe que el enfermedad que padecía Joseph tiene un nombre, pero fue casi 100 años después de su muerte que se identificó como Síndrome de Proteus en 1990, pero durante esas décadas se especuló que el chico sufría de neurofibromatosis, un trastorno genético del sistema nervioso que causa el crecimiento de tumores no cancerosos a lo largo de los nervios hasta elephantiasis, una enfermedad tropical causada por un gusano que deforma gravemente el cuerpo humano.

Según información del sitio edant.clarin.com, Merrick publicó una autobiografía en la cual mencionó que durante su vida como bebé la enfermedad no se notaba, fue hasta los 5 años que comenzó a desarrollarse, pero los cambios no fueron notables hasta que cumplió los 11.

Buscando una explicación a su enfermedad Joseph explicaba que la razón de su deformidad tenía que ver con un accidente que ocurrió a su madre: "La deformidad que exhibo ahora se debe a que un elefante asustó a mi madre; ella caminaba por la calle mientras desfilaba una procesión de animales. Se juntó una enorme multitud para verlos y, desafortunadamente, empujaron a mi madre bajo las patas de un elefante. Ella se asustó mucho. Estaba embarazada de mí, y este infortunio fue la causa de mi deformidad", dijo en su biografía.

Cual cuento infantil, el niño sufrió la muerte de su madre cuando él tenía 12 años, cuando su padre se casó de nuevo, el pequeño fue víctima de abusos por parte de su madrastra y hermanastros. Comenzó a trabajar, pero pronto se dio cuenta de que los brazos le pesaban demasiado para continuar, además en las calles la gente lo miraba raro.

Cansado de la situación, decidió internarse a sí mismo en el hospital de Leicester, donde lo albergaron por dos o tres años y le extirparon una extraña protuberancia de su labio superior y su nariz, por la cual recibió el apodo de "hombre elefante". Aquí cayó en cuenta de que si todos querían verlo podrían pagar por ello y le escribió a Sam Torr, un director de circo quien se interesó en la propuesta y le consiguió una posada para alojarse, donde lo trataban lo mejor que se podía, a cambio de que trabajara para él.

Según información del sitio bbc.co.uk, su deformidad genética era notoria con tan solo mirar su esqueleto, pero estaba limitada a partes de su cuerpo. Su cráneo tenía protuberancias de hueso en la parte delantera y derecha.

Su brazo y mano derecha eran mucho más grandes que su extremidad izquierda, que parece normal. Y su fémur derecho era más grande y grueso que el izquierdo. Su columna tiene una curva pronunciada, lo que hace que todo el cuerpo sea encorvado.

Luego de trabajar en los circos, el “hombre elefante”, como el mismo se llamaba, fue internado en un hospital de Londres, donde tuvo la ayuda de la Princesa de Gales y el Duque de Cambridge que pagaron su tratamiento para que el doctor Frederick Treves ayudará a su condición, sin embargo al no saber qué le pasaba, su enfermedad empeoró hasta que Joseph murió a los 27 años, como consecuencia de un dislocamiento cervical y asfixia provocada por el peso de su cráneo sobre la tráquea.

Su médico confesó en su diario: "una cosa que siempre me entristeció de Merrick era el hecho de que no podía sonreír. Fuera cual fuese su alegría, su rostro permanecía impasible. Podía llorar, pero no podía sonreír".

Tienes que ver esto