Top 10

 

El día que asesinaron a Martin Luther King Jr.

El activista fue declarado oficialmente muerto en el Hospital St. Joseph a las 19:05 del 4 de abril de 1968...
Estephanie Gutiérrez | 4 de Abril de 2017 | 06:00

El pastor Martin Luther King encabezó el movimiento pacifista y luchó para obtener la igualdad de derechos civiles para la población afroamericana en Estados Unidos. En 1963, lideró una gigantesca marcha sobre Washington y pronunció su célebre discurso "Yo tengo un sueño" frente al monumento a Lincoln. Por su labor, en 1964 se le concedió el Premio Nobel de la Paz.

Cuatro años más tarde, el 4 de abril de 1968, moría asesinado en Memphis cuando se disponía a encabezar una marcha en esa ciudad, a los 39 años de edad. Nació el 15 de enero de 1929 en Atlanta, Georgia, en Estados Unidos.

El 30 de marzo de 1968, King fue a Memphis para apoyar a los empleados negros de obras públicas sanitarias, que habían estado en huelga desde el 12 de marzo para pedir salarios más altos y mejor tratamiento. El 3 de Abril, King volvió a Memphis y se dirigió a una reunión. El vuelo de King a dicha ciudad había sido retrasado por una amenaza de bomba. Se alojó en la habitación 306 del Motel Lorraine.

El 4 de abril, a las 18:01, mientras King estaba asomado al balcón, un individuo llamado James Earl Ray le disparó. La bala entró por su mejilla derecha, rompiéndole la mandíbula y pasando por la médula espinal antes de alojarse en su hombro, así lo informa la página batanga.com

Según el biógrafo Taylor Branch, y también Jesse Jackson, que estaba presente, las últimas palabras de King en el balcón fueron para el músico Ben Branch que debía actuar esa noche en el evento al que asistía King: "Ben, asegúrate de que cantas Take My Hand, Precious Lord (Toma mi mano, Precioso Señor) en la reunión de esta noche. Cántalo muy real." El reverendo Ralph Abernathy, que estaba dentro de la habitación del motel, oyó el disparo y corrió hacia el balcón, encontrando a King en el suelo. Hay desacuerdo sobre si fue Abernathy quien estaba en el balcón con King, o fue en realidad Jesse Jackson el que corrió hacia el balcón después de oírse el disparo.

King fue declarado oficialmente muerto en el Hospital St. Joseph a las 19:05. El asesinato produjo una ola de disturbios en más de 100 ciudades de Estados Unidos. Cinco días más tarde, el Presidente Lyndon B. Johnson declaró un día nacional de luto por el líder de los derechos civiles. Una muchedumbre de 30 mil personas asistió al entierro de King ese mismo día. El vicepresidente Hubert Humphrey asistió, de parte de Lyndon B. Johnson, que mantenía una reunión sobre la Guerra de Vietnam en Camp David. Había temores de que la presencia de Johnson pudiera incitar protestas y quizás violencia, según lo revela la página culturacolectiva.com

A petición de su viuda, se reprodujo en el funeral el último sermón de King, en la Iglesia Baptista de Ebenezer. Era una grabación de su famoso sermón Drum Major, realizado el 4 de febrero de 1968. En aquel sermón, King pedía que en su entierro no se hiciera ninguna mención a sus premios y honores, sino que se dijera que él trató de "alimentar al hambriento", "vestir al desnudo", "ser justo sobre la cuestión de la guerra", y "amar y servir a la humanidad". Por petición de King, su buen amigo Mahalia Jackson cantó su himno favorito "Toma mi mano, Precioso Señor" en el funeral.

De acuerdo con información del portal 20minutos.es, según el biógrafo Taylor Branch, la autopsia de King reveló que, aunque sólo tenía 39 años al morir, su corazón estaba en un estado similar al de un hombre de 60 años, evidenciando el estrés que había padecido durante 13 años en el movimiento por los derechos civiles.

Dos meses después de la muerte de King, el presidiario fugado James Earl Ray fue capturado en el Aeropuerto de Heathrow de Londres tratando de dejar el Reino Unido con un pasaporte canadiense falso a nombre de Ramon George Sneyd. Ray fue rápidamente extraditado a Tennessee y acusado del asesinato de King. Admitió el asesinato el 10 de marzo de 1969, aunque se retractó de esta confesión tres días más tarde. Por consejo de Percy Foreman, su abogado, Ray aceptó su culpabilidad para evitar la pena de muerte. Fue condenado a 99 años de prisión.

Tienes que ver esto