Top 10

 

Andy, la trágica muerte del hermano menor de los Bee Gees

Robin, hermano de Andy, siempre culpó a la actriz Victoria Principal de matar al más pequeño de los Gibb
Estephanie Gutiérrez | 10 de Marzo de 2017 | 05:00

Los Bee Gees ya tenían todo el éxito que puede desear una banda de pop, pero los Gibb eran una familia, Maurice, Robin y Barry estaban en los primeros lugares de popularidad con sus melodías de ritmo disco, pero el menor de la familia, Andy, tenía lo que los tres primeros no tanto, era muy atractivo, compartía el talento musical que traían en la sangre y apuntaba para ser solista, pero la vida le jugó una mala pasada.

Con solo 13 años, Andy Gibb ya se paseaba por diversos bares en su natal Australia, tocaba acompañado de una guitarra e interpretaba las canciones que sus hermanos hacían famosas en el radio. A pesar de que era menor que Barry, el único que sobrevive a las desgracias de la familia, siempre decía que sería parte de la banda de sus hermanos, pero todavía era muy pequeño para hacerlo, así que estaba esperando su oportunidad.

Andrew Roy Gibb nació el 5 de marzo de 1958 en Mánchester, Inglaterra, pero con solo seis meses, sus padres, Hugh y Barbara se mudaron a Australia para comenzar la banda que tendría éxito en manos de los tres Gibb restantes.

Durante varios años Andy, mientras sus hermanos tenían todo el éxito que se podía esperar, tocaba en los clubes de Ibiza, en Reino Unido y en la misma Australia, donde trabajaba ya escribiendo canciones, si no podía ser parte del grupo de su hermano, algo tenía que estar haciendo por su música, así que comenzó a componer en solitario.

Apoyado por Maurice, Robin y Barry, Andy propuso su material a la disquera ATA, propiedad de Col Joye, su disco llevaba por nombre Words and Music, que reventó las listas de popularidad y llegó a los primeros sitios en Sidney en 1976.

Gracias a este álbum, el mánager de los Bee Gees, Robert Stigwood lo invitó para ser parte de su grupo de estrellas, lo lanzaría al firmamento internacional como parte de RSO Records. Andy se mudó a Miami Beach en Florida y comenzó a trabajar con Barry, quien finalmente produjo su música.

Andy tenía la estrella de la familia, tal vez un poco más, se convirtió en el primer solista en la historia en colocar tres sencillos de manera consecutiva en el Billboard Hot 100. Para julio de 1977 tenía ya sonando, el que sería el mayor de sus éxitos, I just want to be your everything, canción que escribió el mágico Barry. Flowing Rivers, el disco más reciente había llegado al top 20 internacional.

Su segundo sencillo (Love is) thicker than water quitó del primer sitio a Stayin´ Alive de los Bee Gees. Andy era ahora el Gibb más exitosos.

Para su segundo álbum internacional, Shadow Dancing, Andy trabajó con Barry de nuevo, pero el tema había sido escrito por los cuatro Gibb. El sencillo homónimo fue lanzado en abril de 1978 y fue todo un éxito. Le siguieron An everlasting love y (Our love) Don´t Throw it all away, sendos vendieron un millón de copias.

Un torbellino destructor

Andy estaba en problemas, pues no sabía manejar la fama, los excesos, como a muchas estrellas no lo dejaban desarrollarse, estaba tomando drogas y la música no parecía salvarlo. Desde el 79, los estupefacientes lo estaban acabando, pero en 1980 volvió a los estudios para grabar el que sería su último álbum de estudio, After Dark, en marzo, Desire que fue incluida en el disco de los Bee Gees, Spirtis Having Fun, con Andy como invitado, lo hacían de nuevo y se colocaban en los primeros sitios de las listas. El segundo sencillo I can´t help it, un dueto con Olivia Newton John, alcanzó el top 20.

La decadencia había llegado, finalizaba su contrato con RSO Records y lanzó a modo de despedida Andy´s Gibb´s Greatest Hits.

Andy estaba en malas condiciones, dependía de las drogas, seguía trabajando con sus hermanos y con otros artistas, pero ya no tenía el éxito conseguido años antes.

Su familia quería que se recuperara, así que Andy aceptó ir a un tratamiento contra la adicción a las drogas en la clínica Betty Ford. En el primer lustro de los 80 hizo una gira internacional que lo llevó a tocar en Viña del Mar, estuvo en Las Vegas, Asia, pero el dinero no alcanzaba y se vio obligado a declararse en bancarrota.

Aparentemente recuperado de las drogas, Andy trabajó al lado de sus hermanos en canciones que fueron lanzadas póstumamente, pero la idea era que ahora Andy sí fuera parte de los Bee Gees.

Victoria

Andy conoció en 1981, en el show de John Davidson, a la actriz Victoria Principal. Desde la primera vez que la vio sabía que tenía que estar con ella. Con solo 22 años, el chico era un ídolo adolescente. Victoria tenía 30 años y era la actriz de la famosa Dallas, donde hacía a Pam. Andy, dicen los que estaban cerca, se volvió loco por la mujer.

Victoria fue quien lo hundió en el mundo de las drogas, según dijo alguna vez Robin, ella le daba a Andy 10 gramos de cocaína al día. Juntos grabaron una versión del clásico de los Everly Brother All i have to do is dream, una canción que sepultó sus carreras, pues no llegó ni al top 50 de las listas de popularidad. El fracaso provocó el fin del amor en marzo de 1982, Victoria decía estar cansada del “niño” Gibb y decidió casarse con su cirujano plástico.

Gibb se tiró a la desgracia, pasó tres días en el alcohol y no dejaba la coca, que ya estaba haciendo estragos en su corazón. Con 26 años, Andy era una piltrafa y su familia tenía que rescatarlo.

El final

El 5 de marzo de 1988 Andy había cumplido 30 años y estaba a punto de grabar ya con sus hermanos, pero tal vez no se había recuperado de las drogas, en las que un tiempo gastaba hasta mil dólares al día. Cuatro días después fue internado por fuertes dolores en el pecho.

El 10 de marzo falleció por una infección en el corazón gracias a la cocaína. Victoria fue al entierro en Los Ángeles, pero los hermanos Gibb prohibieron que pasara, pues según dijo Robin años después, ella fue la culpable de la muerte del menor de los Bee Gees.

Con información de El Mundo y El País 

Tienes que ver esto