Top 10

 

Linda Lovelace, la actriz porno que protagonizó “Garganta profunda”

Fue un símbolo sexual en la década de los 70, pero su historia dentro de la industria fue toda una tragedia
Estephanie Gutiérrez | 10 de Enero de 2017 | 04:00

Su nombre era Linda Susan Boreman y nació el 10 de enero de 1949 en uno de los barrios más emblemáticos de Nueva York, el Bronx. De pequeña asistió a un colegio católico y era hija de un oficial de policía; hasta ahí, la historia era la de cualquier chica que podríamos conocer, todo iba bien hasta que simplemente no lo fue.

De acuerdo con su autobiografía, cuando tenía 20 años, Linda dio a luz a un pequeño, pero su madre la obligó a darlo en adopción pues no sería bien visto, según la actriz la idea era que el niño regresara bajo su cuidado, pero su madre lo regaló y ella jamás volvió a verlo.

Con 21 años, Linda era una chica normal, no de gran belleza, pero mientras se asoleaba en una piscina un hombre se acercó a ella, era Chuck Traynor, uno de los directores de la industria del porno, cuando las cintas eran de bajo presupuesto y las actrices no lucían como hoy. Linda quería una carrera en el cine y pensó que el acercamiento, de cualquier tipo, a esta industria podría resultar benéfico para su carrera.

Linda ingresó así al porno, filmó ocho películas, con el tiempo Traynor se convirtió en su esposo, pero más que eso, era su padrote, la enganchó en las drogas y el alcohol. Años más tarde, Lovelace confesó que su marido la golpeaba, permitía que la violaran entre varios hombres, le introducía mangueras en el ano y hasta la forzó a fornicar con un perro para el filme Dog Fucker en 1971.

En 1972 llegó Garganta Profunda, filmada con un presupuesto de poco más de 20 mil dólares, tenía un guion ingenioso, pero muy simple. Lovelace es una mujer con un problema sexual, le gusta tener relaciones, pero su clítoris está en el fondo de su garganta, por lo cual, durante toda la cinta, Linda hace felaciones a enormes miembros viriles que logra introducir en su garganta, la actriz se especializaba en el sexo oral cuando era prostituta, y por este rol le pagaron 1250 dólares, pero el filme recibió 600 millones.

En ese momento la cinta pasó desapercibida, pero se exhibía en lugares clandestinos y a la administración de Richard Nixon no le gustaba el creciente ritmo que adquiría la pornografía. Nadie pudo detener la distribución de la película, inclusive se desarrolló un juicio para meter a la cárcel al actor protagonista de la misma, pero esto solo lograba que la gente abarrotara los cines.

“La única manera de llegar a una penetración completa era ponerme de modo que mi boca y mi garganta estuvieran sobre el mismo eje del pene, como hacen los faquires”, dijo la actriz, pero no sólo eso, también era anestesiada con xilocaína.

Con el éxito, el papel de Linda comenzó a crecer cada vez más, y Linda aceptó trabajar en una segunda parte de la historia y realizó otras películas, pero quiso saltar al cine hollywoodense y lo intentó con Linda Lovelace for president en 1975, que resultó un fracaso.

En su autobiografía Ordeal, Linda contó como su esposo, la obligaba a punta de pistola para grabar las escenas eróticas que hacía, estos cargos fueron usados para que ella pidiera el divorcio en 1973, también lo acusó de obligarla a la pornografía y la prostitución y aseguró que él había sido el causante del cáncer de mama que padecía, pues él la obligó a realizarse un aumento de busto con inyecciones peligrosas.

Tras su divorcio, la actriz comenzó a luchar contra la pornografía y a militar para el feminismo, ayudó al presidente Ronald Reagan a investigar el mundo del XXX y hasta habló en una Comisión del Congreso de Estados Unidos para reiterar que la cinta no debía exhibirse, pues era como ver una violación en vivo. 

Para ese momento, Linda hizo todo lo posible por luchar contra la industria, se convirtió al cristianismo y renegaba de todo lo que relacionaba con ese mundo. De hecho en el cine se reconoce el Síndrome Lovelace, que se refiere a la estrella que disfruta del porno, se gasta el dinero y luego sale de la misma renegando de su pasado.

Tras años de luchar contra la industria que la vio nacer, sufrir de hepatitis y tener una mastectomía doble, la actriz falleció el 22 de mayo de 2002 tras un accidente automovilístico que la dejó en coma 19 días.

Con información de Extra Cine y Revista Replicante

LO MEJOR DE DIEZ.mx

1
Llega la nueva temporada de The Walking...
0
Está hecho en México y se aconseja...
 

Tienes que ver esto