Parejas

 

CargArte: El arte de cargar a tu bebé con un rebozo

Utilizar esta prenda artesanal trae muchos beneficios a la madre, al padre y al bebé ¡conócelos!
Julieta Ruiz | 22 de Enero de 2016 | 07:30

Seguramente, en más de una ocasión has visto mujeres, pinturas, vídeos, fotografías y hasta cintas en donde se carga a un bebé de manera sencilla y cómoda con un rebozo; pues déjame decirte que esto es todo un arte.

Durante el Segundo Encuentro Nacional sobre el Arte del Jaspe y el Rebozo, se llevaron a cabo una serie de talleres y conferencias sobre esta prenda mexicana, entre las que destacaron aquellas que enseñaron a madres y padres la increíble y sencilla técnica de cargar a su bebé con ella.

CargArte es una de las asociaciones encargadas de enseñarnos cómo se puede dominar este increíble arte de cargar a nuestros hijos con un bello rebozo mexicano.

Según el portal de CargArte, existen una buena cantidad de beneficios de utilizar el porteo con rebozo, tanto para los bebés, como para las madres o padres; entre los que destacan:

  • Sensación de seguridad, la protección que siente el bebé por la cercanía del portador se traduce también en menos llanto.

  • Bienestar y confort. Ayuda a regular su temperatura, tanto si necesita calor, como fresco el calor del porteador ayuda al metabolismo del bebé a presentar menos cólicos y una mayor armonía y bienestar en el ritmo del sistema respiratorio.

  • Desarrollo físico. Llevar al bebé en una posición adecuada facilita que tanto sus caderas como su espalda se desarrollen correctamente.

  • Integrados en la vida diaria. El contacto con el ambiente familiar desde una posición segura les ayuda a conocer el medio en el que posteriormente estarán inmersos.

  • Estimulación temprana. El contacto sobre la piel y el balanceo al que ya están acostumbrados desde el vientre materno les ayuda a descubrir su alrededor desde un refugio seguro.

  • Mejor cuidado. El llanto no pasa desapercibido y permite a los padres reaccionar enseguida al hambre, la sed, un pañal sucio, además de estimular la producción de leche materna. Menos problemas de salud.

  • Cólicos del lactante. El masaje de contacto y la deambulación favorecen la expulsión de gases y ayudan al bebé cuyo sistema digestivo aún es inmaduro a estimular el mismo de manera positiva.

  • Seguridad. El niño no está solo y corre menos riesgo de accidentes por falta de vigilancia.

  • Favorece la estrecha relación, pues  entre el bebé y el porteador se fortalecen los vínculos afectivos y se reestablecen en caso de separación tras el parto. Además los dos primeros años de vida son fundamentales en la vida afectiva del bebé y su relación con sus pares es la base para el resto de su vida. Desarrolla el instinto

  • Aumento de autoestima. Favorece el conocimiento del bebé y la identificación temprana de las señales que benefician el cubrir sus necesidades ayudando a los papás y mamás a aumentar su autoestima como progenitores seguros con experiencias positivas y satisfactorias.

  • Autonomía de la madre. El bebé no paraliza su vida, lo integra en ella. También se evitan los procesos de depresión post-parto.

  • Favorece el establecimiento de la lactancia materna, pues se estimula la producción de oxitocina, hormona del amor.

  • Integración del papá. En el binomio madre-hijo a veces es difícil para el papá encontrar su lugar, el porteo favorece la identificación temprana de las señales del bebé, así como el sentir que colabora junto con la mamá de una manera muy importante en los primeros meses de vida de su hijo.

Se dice que esta técnica surgió en Alemania por ahí de los años 70, sin embargo, se extendió por toda la Tierra, favoreciendo además, el conocido como “Método Canguro” para cuidar y proteger a los recién nacidos; y es que curiosamente, los humanos somos la única especie que cuenta con la característica biológica de no ser capaz de valernos por nosotros mismos desde el momento de nuestro nacimiento, por lo que tenemos la necesidad de contar con los cuidados de un adulto para sobrevivir, hasta alrededor de uno o dos años después.

Tanta ha sido a importancia de esta técnica en el mundo, que recientemente se llevó a cabo un experimento con niños, rebozos y música.

Titulado Play Date, en este increíble video se puede ver a un grupo de músicos de orquesta tocando la famosa canción de Beethoven, Oda a la Alegría, mientras cargan a sus respectivos bebés, nadamás y nada menos que con un rebozo, según información de Petal And Vine Photography.

Impresionante ¿cierto?

La realidad es que además de los múltiples beneficios de la técnica, tenemos que agregar el hecho de que quien lleva a cabo la técnica, tiene la facilidad de poder ocupar las manos mientras carga al bebé, pues la tela y los perfectos amarres que se le hacen, pueden cargar una buena cantidad de kilos, y no sólo eso sino que los mantiene seguros y en su lugar, sin moverse ni un ápice.

Finalmente, cabe mencionar que si estás interesada/o en aprender la técnica, puedes acudir a las reuniones de CargArte… Infórmate en su página de Facebook sobre las siguientes fechas y lugares de reunión.

Foto de portada por Petal And Vine Photography

Tienes que ver esto