Cultura digital

 

Los juguetes que se conectan a internet pueden espiar a tu hijos

Si piensas darle estos presentes a tus pequeños para Navidad o Reyes, deberás considerar estos conflictos
Estephanie Gutiérrez | 16 de Diciembre de 2016 | 06:30

My Frienda Cayla y el robot i-Que representan preocupantes fallos de seguridad y ponen en riesgo la privacidad de los menores, según dio a conocer un estudio del Consejo de Consumidores Noruego (Forbrukerradet) que ya ha causado que en países como Holanda y Bélgica, se retiren estos juguetes de las tiendas.

Cayla es una muñeca interactiva que puede sostener una conversación con el niño en tiempo real, saca la información de Wikipedia; mientras que i-Que cuenta chistes y responde preguntas de todo tipo. La muñeca se conecta desde el móvil vía Wi-Fi o bluetooth, a 20 metros de distancia sin activar nada en ella, pero hace unos meses, un grupo de expertos de la BBC demostraron que podían hackear su sistema y lograr que el juguete dijera todo tipo de frases sin sentido.

El Consejo Noruego demostró que cualquier cosa que el niño o niña diga a la muñeca se transfiere a la compañía Nuance Communications, especializada en tecnología de reconocimiento de voz, quien además, se reserva el derecho de usar la información para cualquier propósito.

También se alega una forma de publicidad encubierta, pues Cayla comenta en sus diálogos lo mucho que le gustan las cintas de Disney, estudios con los que el proveedor tiene acuerdos comerciales.

Ignacio Heras, responsable de comunicación de la firma de soluciones de seguridad G Data en España, entrevistado por La Vanguardia asegura que cualquier dispositivo que se conecte a internet es objetivo de la ciberdelincuencias, el punto es que tan protegidos estamos, pero una muñeca para tus hijos, obviamente no tiene ese tipo de respaldo.

Los juguetes no han salido de muchas tiendas, pues no infringen ninguna ley, solo representan un riesgo, así que si piensas regalarlas en estad fiestas, te recomendamos que tomes estas medidas de seguridad, que la firma Sophos Iberia, especializada en seguridad de redes, aconseja a los padres para que sus pequeños no sean víctima de algún delito.

  • Conocer cómo interactúa el juguete con internet, su configuración y opciones de privacidad

  • Cambiar las contraseñas predeterminadas

  • Controlar el perfil de usuario del niño y quienes son sus amigos virtuales

  • Revisar los chats

  • Controlar la edad recomendada, cualquiera que juegue el pequeño.

  • Configurar los medios de pago para que haya que facilitar una contraseña (que no conoce el niño) al confirmar un pago

  • Recordar que cualquier aparato conectado a internet es susceptible de ser hackeado

 

Tienes que ver esto