Contacto | Widgets |
MÉXICO D.F. Lunes 27 de agosto de 2012
extremosTemas controvertidos y polémicos | Historias insólitas
13784de10@eluniversal.com.mxhttp://ads.eluniversal.com.mx/RealMedia/ads/adstream_jx.ads/movil.de10.mx/app@Top
Confesiones infernales: el rostro de un asesino serial
Especial
"La Comedia Infernal. Confesiones de un asesino serial" está basada en la vida de Jack Unterweger
Aumentar fuente Disminuir fuente Imprimir Enviar comentar

Los otros famosos que no logró matar el asesino de John Lennon De10.mx
El misterio de la "Dalia negra": casos policíacos sin resolver De10.mx
Asesinos carismáticos del séptimo arte De10.mx
De10.mx te invita al teatro con 31 minutos De10.mx

Confesiones infernales: el rostro de un asesino serial


John Malkovich llega a México con una obra de teatro sin igual. La cita es el 12, 13, 14 y 15 de abril, en el Teatro de la Ciudad, Dónceles 36 en el Centro Histórico del Distrito Federal
Por: Ángeles Pino | 6 de Abril, 2012 | 18:15
John Malkovich llega a México para ser el actor principal de la obra de teatro "La Comedia Infernal. Confesiones de un asesino serial", puesta en escena traída por la Compañía de Teatro en la que participa el actor Diego Luna, Mueca.

En conferencia de prensa, el también director y productor mexicano mencionado, recalcó que esta vez el actor de talla internacional John Malkovich llega a nuestro país como actor y no como director.

Las presentaciones de la obra serán los días 12, 13, 14  y 15 de abril, en el Teatro de la Ciudad "Esperanza Iris", del Distrito Federal, para después hacer una gira al interior de la república; específicamente, a Guadalajara, Jalisco y a León, Guanajuato.

Y es que Malkovich (en la foto) ya había estado en México presentando su trabajo, pero como director de la obra "El Buen Canario", trabajando también al lado del mexicano Diego Luna, aunque en esta ocasión será él mismo quien dé vida al personaje de "La Comedia Infernal".

La puesta en escena está basada en la vida de Jack Unterweger (en la foto), quien fuera un célebre poeta, autor y periodista con una vida "privada" bastante oscura. ¿Por qué? Porque Unterweger no era sólo un artista, también era un asesino, un asesino de mujeres, cuenta el blog Escrito con Sangre.

Su nombre verdadero era Johann Unterweger, quien nació en Austria en 1951. Fue hijo de una mujer soltera que ejercía como prostituta en Viena y de un supuesto solado norteamericano. Durante su niñez, conoció la pobreza extrema y se educó al lado de su abuelo, a quien siempre describió como un alcohólico compulsivo.

Cuando era adolescente, empezó con los problemas de agresión, pues a los 17 años fue detenido por golpear a una prostituta, luego se vio en problemas por robo de autos y se sabía que contrataba a las "mujeres de la vida galante" para no sólo tener sexo con ellas sino para despojarlas de todo lo que tuvieran.

Su aparente odio por las mujeres no terminó con robarlas y golpearlas, pues en 1974 inició con los asesinatos. Con ayuda de una prostituta llamada Bárbara Scholz, se metió a la casa de una estudiante de 18 años llamada Margaret Schaeffer, raptándola y llevándola a un bosque donde la ataría y la obligaría a tener actos sexuales que Schaeffer no aceptó; eso desataría la ira de Jack, quien la golpeó en la cabeza  y luego la estranguló con su propio brasier.

Luego vendría el asesinato de Horverth Marcia, una prostituta a quien estrangularía. Y aunque no lo descubrieran por esa segunda muerte, su cómplice del primer asesinato, Bárbara Scholz decidió acusarlo, así que la policía daría con él y éste rendido confesaría sus crímenes. 

Argumentó que lo había hecho, porque delante de él se había imaginado a su madre. Los médicos dijeron que se trataba de un psicópata y sádico sexual, con tendencias narcisistas e histrionismo. Fue encarcelado y condenado a cadena perpetua.

Estando en prisión, prácticamente como analfabeta, las cosas empezaron a cambiar. Unterweger se dedicaba a devorar cada libro que encontraba y aprendió a escribir e incluso se volvió el editor de un periódico interno.

Con el tiempo empezó su carrera como escritor, haciendo cuentos, poemas y hasta obras de teatro. En 1984 escribió su biografía Fegefeuer: eine Reise ins Zuchthaus (Purgatorio). En él contaría desde su niñez hasta sus asesinatos. El libro fue publicado y se volvió un Best Seller. Muchos nombrarían a Jack como un talento de la literatura y hasta ganaría premios por su trabajo.

Al poco tiempo, no sólo los apasionados por la literatura estarían aludiéndolo, sino que serían personas de varias índoles las que dirían que el hombre era un claro ejemplo de cómo el arte puede redimir a un criminal.

Fueron varias las personas que abogaron para se le liberara. Incluso, Elfriede Jelinek, quien sería Premio Nobel, en 2004, intervino por Unterweger, así que con la ayuda de ella, de periodistas, de políticos y de varios círculos intelectuales,  Jack sería puesto en libertad en 1990.

"La vida es ahora. Vamos a seguir adelante. Es hora de lo nuevo", dijo el asesino convertido en escritor cuando salió de la cárcel luego de 15 años de arresto. Se volvió una celebridad con una fuerte opinión acerca de la seguridad pública y la vida en los reclusorios, así que era invitado a discutir al respecto en todos lados, los medios lo acaparaban, los actores representaban sus obras y la gente lo ovacionaba.

Pero el instinto asesino de Jack no se había marchado. La fama que tenía la utilizaba para seducir mujeres. Fue así como a sólo 4 meses de su liberación, se encontró el cuerpo de una joven que había sido ultrajada, sin ser violada. No había nada que lo ligara.

Cinco semanas después, una prostituta de nombre Brunhilde Masser desaparecería. En diciembre de 1990, también se "desvanecería" Heidemarie Hammerer; su cadáver  sería encontrado en año nuevo, había sido estrangulada con un par de medias.

Cinco días después de ese hallazgo, un nuevo cuerpo sin vida de una mujer sería encontrado, ella habría sido apuñalada y estrangulada, de nuevo, con medias; era Brunhilde Masser, una joven prostituta.

Más adelante, una prostituta de nombre Elfriede Schrempf, desaparecería el 7 de marzo y su cuerpo sería encontrado dos días después. La lista de mujeres desaparecidas empezaba a crecer en todo Viena, Silvia Zagler, Sabine Moitzi, Regina Prem, Karin Eroglu... Todas prostitutas, estaban muertas.

La policía creía que se trataban de casos aislados, mientras que Jack seguía dándose una buena vida. Pero la prensa empezó a ligar los casos asegurando que se trataba de un asesino en serie. Lo llamaban "El estrangulador de Viena", sin saber aún de quién se trataba.

Las autoridades decidieron que necesitaban la ayuda de un experto y recurrieron a Jack Unterweger para darle una amplia cobertura a los asesinatos, así que éste empezó a entrevistar a todo mundo y él se ganaba la aceptación de más gente.

Mientras que algunos familiares de las víctimas (que eran de diferentes ciudades de Austria) afirmaban que un hombre les llamaba y les decía que había sido él sin dejar luego ningún rastro.

Durante varios meses los asesinatos siguieron, hasta que un investigador retirado, August Schenner, levantó la voz y alertó a la policía sobre el asesino: Jack Unterweger.

En un principio, la policía no creía en la investigación de Schenner, pero decidieron poner vigilancia sobre Jack, pero el hombre no hacía nada fuera de lo común. Para 1991, viajó a Los Ángeles, como parte de un trabajo periodístico respecto a los mismos asesinatos. Cuando él se fue, los asesinatos en Viena pararon, así que las autoridades empezaron a seguirle la huella de lo que había hecho cuando todas las mujeres murieron y sus acciones coincidían con los asesinatos, pero no eran pruebas contundentes.

Mientras tanto, en Los Ángeles, los asesinatos de prostitutas habían comenzado; se hallaron tres mujeres desnudas y estranguladas con sus propios brasieres. Jack regresaría a Viena y hablaría de sobre sus "entrevistas con prostitutas".

En 1991 fue detenido para que confesara pero negó todo cargo y acudió a los medios para que lo ayudaran y descalificaran toda acusación contra él. Pero la policía siguió investigándolo y con órdenes de cateo, decomisaron todo lo que pudiera servir como prueba de sus actos, hasta que tenían "con qué" detenerlo.

La prensa se enteró y muchos intelectuales y ciudadanos, así como políticos mostraron su desacuerdo, pensando que se trataba de la simple fabricación de un culpable. La presión mediática era grande y Unterweger mejor decidió viajar a Estados Unidos, a Miami. Abiertamente dijo que no regresaría hasta que la policía se retractara de todo lo que se le acusaba, pues él "no lo había hecho."

Pero en Estados Unidos fue arrestado por ser el principal sospechoso de las muertes de prostitutas en Los Ángeles y por no haber admitido en la aduana que ya antes había estado en la cárcel. Fue detenido y extraditado el  28 de mayo de 1992.

Él insistía en ser inocente, pero el juicio empezó en 1994 por 3 asesinatos en Los Ángeles, uno en Praga y siete en Austria. Aunque se defendió a sí mismo, no pudo contra las evidencias que se acumulaban, como un diario donde decía que mataría a quien en ese entonces era su novia y quien lo había defendido y viajado con él.

El juicio duró dos meses y medio y Jack Unterweger fue declarado culpable de nueve cargos de asesinato, así que fue sentenciado por segunda ocasión a cadena perpetua. Esa misma noche se suicidó con sus agujetas.

Su historia sigue fascinando a muchos, tal vez por eso es que John Malkovich decidiera montar La Comedia Infernal. Confesiones de un asesino serial, donde él mismo representa a Unterweger.

Al respecto, según el blog Suicidio y Literatura, Malkovich ha expresado que para él Jack nunca fue un buen escritor: "Sí. Unterweger era un psicópata, pero hubo quien dijo que había que dejarlo libre porque tomó cursos de escritura. Aunque nunca fue buen escritor. Era una patata caliente entre la izquierda y la derecha. Imagina que alguien te dice que los árboles delante de tu casa están enfermos. La izquierda dice: hay que alimentarlos, darles agua. Y la derecha dice: hay que arrancarlos para que no contagien a los demás. Yo en cambio me pregunto por qué ha venido una persona a contarme que las plantas están enfermas".

Es así como en México veremos la historia de este asesino en serie que después se volvió toda una celebridad, según la visión de John Malkovich, quien estará  acompañado de 49 músicos, con la orquesta Wiener Akademie y sopranos que interpretarán a las mujeres asesinadas.

La obra tendrá costos que van desde los 500 pesos a los mil 800; los boletos están ya disponibles en TicketMaster. La cita es el 12, 13, 14 y 15 de abril en Dónceles 36 en el Centro Histórico del Distrito Federal en el Teatro de la Ciudad.

¿Qué te parece esta propuesta?

 

 


¿Quieres conocer más información De10? Síguenos: 
Siguenos en Twitter  Siguenos en Facebook  Sigue a De10 en MySpace   Networked Blogs

LinkedIn
LinkedIn
Twitter
Twitter
Meneame
Menéame
Google
Google
Digg
Digg
Delicious
Del.icio.us
más

La nota es de 6.36  64 votos 


*Nombre:*Correo:
*Comentario:*Ciudad o País:
Para firmar tus comentarios o responder a un comentario regístrate o inicia sesión
*Importante
*¿Por qué pedimos esto?

Comentarios(7)
Enviado por:

amigolobo
DF
09-04-2012
19:53
Por eso, las ideas de la readaptación social, son una mera utopía sentimentaloide
Enviado por:

Kaleb
D.F.
08-04-2012
13:46
Excelente obra, pero los precios son exorbitantes para un país como el nuestro.
Enviado por:

elr
ver
07-04-2012
17:12
Malkovich 15-15 abril
Enviado por:

P. V. L.
Tlalpan, DF
07-04-2012
13:46
Yo prefiero conocer más historias constructivas como saber el camino que tomaron los científicos que recientemente descubrieron el misterio de los cristales de Naica y sus implicaciones . Conocer el mal, el negro mal no lleva a nada.
Enviado por:

sal
DF
07-04-2012
10:12
mil ochocientos pesos, pero que...pm! Osea, ni al caso...gracias pero no...
Enviado por:

Andrea Salazar
León, Gto., México
06-04-2012
21:43
Esta obra también se presentará en León, Gto., los días 20 y 21 de abril, en el Teatro del Bicentenario, con precios de $150 a $700.
Enviado por:

Carlos SR
DF
06-04-2012
20:39
Leí una ocasión algo como esto: "Si a un psicópata le enseñas a leer no obtendrás a un hombre reformado, sólo obtendrás un psicópata culto".

Recibe gratis en tu correo electrónico información De10:

          Twitter   Facebook   RSS
 
Un producto de EL UNIVERSAL
Bucareli 8, Col. Centro. Delegación Cuauhtémoc
06040, México, Distrito Federal
Tel(s). 5709.1313 ext. 5033
email: de10[arroba]eluniversal.com.mx
Contacto editorial: ana.rodriguezm[arroba]clabsa.com.mx
¿Quiénes somos?
TVA JÓVENES S.A. DE C.V. © 2010
Todos los derechos reservados. Tva Jóvenes
S.A. de C.V.
De no existir previa autorización,
queda expresamente prohibida la publicación