Contacto | Widgets |
MÉXICO D.F. Domingo 02 de octubre de 2011
extremosTemas controvertidos y polémicos | Historias insólitas
11688de10@eluniversal.com.mxhttp://ads.eluniversal.com.mx/RealMedia/ads/adstream_jx.ads/movil.de10.mx/app@Top
Especial
Los hermanos Bethke saltaron el muro de Berlín, uno a uno, para escapar de la opresión
Aumentar fuente Disminuir fuente Imprimir Enviar comentar

La del Chapo y otras fugas célebres de cárceles mexicanas De10.mx
Las fugas más asombrosas de prisión De10.mx
Historias insólitas se repiten: 10 Déjà vus fotográficos De10.mx
¿Qué fue de ellos? Fotos de los niños del holocausto Nazi De10.mx
10 Anécdotas de escapes casi “imposibles”
Entre la desesperación y el miedo lograron salir adelante. Estas son las historias de supervivencia más extremas
Por: Ángeles Pino | 2 de Octubre, 2011 | 10:30

¿Qué harías si te encontraras atrapado en una terrible situación de peligro, donde al parece no hay salida? Seguro te entraría una enorme desesperación, pero la desesperación se puede canalizar y convertirse en perseverancia, ingenio e inteligencia, que puedes utilizar para que cosas que parecen "milagrosas" sucedan.

Este es un listado con algunas historias de hombres que se encontraron en las situaciones más hostiles, aquellas donde parecía que la única salida era la muerte, pero que lograron esquivarlo y escapar de algo que parecía imposible. Con información de cracked.com, portalplanetasedna.com, actualidad.rt.com, nastyroker-unettomuus, amqueretaro.com y De10.mx.

1. Eugeniusz Pieniazek. En la década de los setenta, el Servicio Secreto de Polonia se encontraba tras los pasos de un hombre llamado Eugeniusz Pieniazek; él era un diseñador de aviones que tenía amistad con pilotos suecos, detalle por el que era perseguido en la Polonia comunista.

Pieniazek sabía que no había forma de obtener un pasaporte para escapar de la persecución, así que buscó la manera, que para él, era la más lógica de salir: construyendo un avión. El diseñador trabajó durante horas en su casa para construir una aeronave que lo sacara de ahí; la creó a base de piezas descartadas de cuatro diferentes planeadores y aviones. Todo lo hizo en los 8 metros cuadrados que tenía como sala, para luego bajar las partes más pesadas al jardín y terminarlo de armar.

Todo parecía muy sospechoso, pero Pieniazek se las arregló para registrar a "Cuckoo" (así se llamaba) y hasta para utilizarlo como avión para entrenar pilotos. Todo parecía tan sólo una distracción, porque una tormentosa noche de 1971, cuando el clima era el menos adecuado para viajar, el polaco decidió emprender su viaje de huída. Las autoridades lo dieron por desaparecido. Lo más lógico posible. Pero, Pieniazek logró evadir los radares polacos, checos, húngaros y yugoslavos, aterrizando precisamente allí, en Yugoslavia.

Parecía que al fin iba a gozar de su libertad, pero los yugoslavos lo encarcelaron durante 7 meses, hasta que se le permitió cruzar la frontera con Austria. De ahí se dirigió a Suecia donde se estableció. Pero, al diseñador le habían quedado asuntos pendientes, y dos años después regresó a Yugoslavia para recuperar su avión. Estando ahí, se encontró con la sorpresa de que tenía que pagar una fuerte cantidad de dinero por el derecho de "estacionamiento".

2. Marcus Luttrell, el sobreviviente. En junio de 2005 se llevó a cabo la operación "Red Wing" en la provincia de Kunnar, Afganistán, como parte de la guerra que inició Estados Unidos contra el país asiático, en respuesta a los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001. La operación tenía como objetivo localizar y capturar a los líderes de la guerrilla talibán, incluso no descartaba la presencia del mismísimo Osama. Para llevar a cabo el plan, se trasladó a un equipo de cuatro hombres y tres oficiales del Seal Team 10, cerca de la frontera con Pakistán, en la zona de Asamabad.

Para el 28 de junio, se encontraron con un hombre y un joven, pero ellos no se inmutaron por su presencia y los soldados no les hicieron gesto alguno, dejándolos marchar. Pero, el hombre y el chico sí hicieron algo: los delataron. Ese mismo día, por la tarde, una treintena de hombres armados fueron tras ellos. La guerra se desató.



Todos luchaban por sus vidas, mientras que Marcus Luttrell, uno de los oficiales, quedó inconsciente, con la nariz y tres vértebras rotas, y con un disparo en la pierna. Cuando despertó se dio cuenta que sus compañeros yacían muertos en medio de la hostil tierra. Pudo haberse dejado morir, pero decidió intentar algo más. Luttrell se arrastró a través de las montañas, sufriendo tanta sed hasta el punto de intentar beberse su orina y sudor, hasta que fue descubierto por campesinos afganos, que lo acogieron, cuidaron y protegieron de los talibanes. Afortunadamente para Luttrell, llegó a una aldea donde los habitantes tenían como ley proteger a cualquier visitante hasta la muerte. Con esa protección, Luttrell pudo ser rescatado. Su "ángel guardián", lo acompañó hasta que estuvo a salvo en un hospital, allí, el soldado lo abrazó y le dijo: "Te amo hermano". Se le trató de recompensar al pastor, pero él no aceptó, más que un reloj que Luttrell le dio como recuerdo. Después de toda la acción que pareciera un guión de cine, el capitán renunció al ejército y escribió un libro contando su aventura.

3. Bernd Boettger. ­Como ya se vio en el primer caso, parece que en la década de los sesentas y setentas, la mejor manera de escapar del comunismo era construyendo tu propio medio de transporte. Así le pasó a Bernd Boettger, un ingeniero que vivía en Alemania del Este, donde no era muy feliz, por lo que se la pasaba maquinando ideas para escapar. Boettger era un gran nadador, lo que le dio una idea: como sabía que no podía lanzarse así nada más al mar Báltico, construiría una máquina que lo hiciera por él. Lo que Bernd Boettger creó, fue un pequeño motor con una hélice que podía agarrar mientras se desliza por la superficie del agua.



La máquina estaba lista, así que Boettger tenía que hacer pruebas. La primera, hecha en 1967, fue un fracaso. El alemán fue cachado por una patrulla y encarcelado durante varios meses. Pero eso sólo le dio más impulso, y durante su estadía perfeccionó la máquina que le daría libertad. Así pasó un año construyendo un torpedo personal. Utilizó el motor de una moto, aparatos de buceo, un tanque de fibra de vidrio y una hélice.




Para 1968, la máquina estaba lista, y él más para iniciar la aventura. Estuvo cinco horas buscando su destino, y cuidando que la hélice no le cortara la nariz. Boettger logró llegar a un puerto danés. Los que se enteraron de su historia, reconocieron el acto, y no sólo eso. La máquina creada por él, resultó ser un éxito que se empezó a comercializar; hoy la conocemos como Aqua Scooter.



  4. Slava Kurilov, el nadador. No todos los que quieren escapar tienen la posibilidad de construir un aparato que les ayude; algunos tienen que usar su cuerpo como medio de salida. Como lo hizo Slava Kurilo, oceanógrafo que vivía en la URSS, quien se ganó el título a nivel mundial como la persona más loca, por atreverse a saltar al Océano Pacífico para escapar nadando de la tierra que no le permitía salir ni de vacaciones.



Así que en 1974, Kurilov tomó un crucero en el que no pedían visa, con una idea en mente: escapar. Durante el viaje, el oceanógrafo saltó, teniendo como objetivo las costas filipinas. Nadó cientos de kilómetros de mar abierto, sin realmente saber hacia dónde se dirigía, puesto que el curso del barco había quedado en secreto por razones de seguridad, y sólo una vez se le permitió ver un mapa del espacio donde estaban. Así que casi "con los ojos cerrados", sin agua potable, sin comida, sin brújula, sin salvavidas y sin cuchillo, Kurilov fue en busca de su destino. 



 Pasó tres días nadando, supo guiarse por las estrellas y nunca se dio por vencido. Llegó a las costas filipinas, donde estuvo encarcelado por varias semanas y luego fue liberado por buena conducta. Pasó los próximos seis meses ahí, hasta que contactó a su hermana, con quien se fue a vivir a Canadá, donde tuvo su primer trabajo en una pizzería. Cuando mejoró su inglés siguió haciendo lo que realmente amaba: trabajar con el mar.  En 1986 se mudó a Haifa, Israel y siguió trabajando en investigación hasta 1998, cuando murió en un accidente en el mar. Tenía 62 años.
 


5. Los hermanos Bethke. Ingo, Holger y Egbert, los hermanos Bethke, vivían en el sudeste de Berlín, hijos de dos policías comunistas, a quienes les tocó ver el levantamiento del muro cuando el más grande apenas tenía 7 años de edad.




Ingo siempre soñó con conocer el mundo, pero no podía hacer nada con ese muro que lo separaba de su sueño. Cuando creció, trabajó en un regimiento que vigilaba la frontera a lo largo del río Elba, al norte de Berlín, por lo que llegó a conocer muy bien la zona, lo que lo impulsó a preparar un plan para escapar.

En mayo de 1975, cuando tenía 21 años, sin decirle a nadie de su plan, más que a un amigo con quien escaparía, se acercó a la frontera que alguna vez patrulló. Allí no había muro, pero sí otros peligros: una ancha franja de arena, una valla metálica con alambres de púas y una trampa que accionaba reflectores al ser tocada y una zona de minas, pero todas las logró pasar; luego infló una colchoneta y remó 150 metros hasta llegar al otro lado.

Su fuga no causó gracia a su familia, puesto que sus padres fueron despedidos, mientras que su hermano Holger era vigilado todo el tiempo. En marzo de 1983, no pudo más (Holger) y también decidió escapar. Haciéndose pasar por electricista, cargado de cable, se dirigió a un desván donde permaneció escondido durante 13 horas. Cuando llegó la noche subió al techo de una casa y disparó una flecha (Holger había estado practicando el arco) que traspasó el muro, la cual su hermano Ingo estaba esperando, y la que ató al parachoques de su auto para estirarla y que quedara tensa. Por medio de un arnés, se logra deslizar por la tirolesa que había creado. Tras algunos minutos ya estaba del otro lado.

Ya juntos, abrieron un bar, pero sólo tenían en la mente ayudar a su otro hermano. Supieron que tenían la respuesta a sus peticiones cuando conocieron los aviones ultralivianos, que se podían desarmar y transportar en un remolque.

En mayo de 1989, luego de cuatro años en que Ingo y Holger estuvieron preparando la huída de Egbert, se trasladaron hasta Berlín Occidental y enviaron un mensaje en clave a su hermano que decía: "Ulrike está bien", que le indicaba estar listo.

A la media noche del 25 de mayo, Ingo y Holger armaron aviones. A las 4:15 de la mañana encendieron los motores y despegaron. Ingo perdió altura, pero logró aterrizar; mientras que Egbert salió de su escondite y de un saltó se subió. Lograron pasar el muro, y un prado del otro lado les sirvió como pista de aterrizaje. Amigos que ya los esperaban los llevaron a celebrar con cerveza y el hermano menor dijo: "Fue el mejor trago que he bebido en mi vida. Pensé que jamás volvería a ver a mis hermanos, pero bajaron del cielo como ángeles y me llevaron al paraíso".

6. Joseph Beyrle. En 1944, el paracaidista Joseph Beyrle, de 20 años, luchaba en el frente francés en contra del fascismo. Era parte del día-D, pero su avión estalló poco antes de poder hacer su salto, en pleno incendio pudo brincar, aterrizando en el techo de una iglesia. Estando en tierra, se las arregló para no ser capturado en las primeras 24 horas, pero en una racha de mala suerte fue atrapado y encarcelado durante siete meses en diferentes campamentos. En dos ocasiones intentó escapar, sin embargo,  fue descubierto y castigado.

"Alguien del cielo me estaba protegiendo. Sabía que todavía no había llegado mi hora", decía. Pero su familia creí que él había muerto.



En otro intento logró el escape. Todo en medio de una lluvia de balas, en donde murieron dos presos más que intentaron huir con él. Beyrle vagó durante tres días hasta que se topó con el batallón soviético, a quienes les dio a entender que era aliado. "Sabía sólo tres palabras rusas y las repetía: 'Soy aliado americano, soy aliado norteamericano". Lo dejaron luchar y pasó un mes en las filas soviéticas, liberando a los prisioneros que estaban con él tiempo atrás. Como recuerdo, tomó su archivo del registro de prisioneros de guerra y se mantuvo en lucha hasta que se encontró en medio de un bombardeo alemán. Despertó en un hospital ruso, donde se encontró con el líder militar Georgy Zhukov, de quién dijo en sus memorias: "En cuanto supo que yo era un prisionero de guerra norteamericano fugitivo preguntó si me estaban tratando las heridas, se enteró de mi familia, de donde me habían capturado y si podía ayudarme. Le dije que había perdido todos mis documentos de identidad". El resultado de ese encuentro fue recuperar sus papeles de identificación como paracaidista estadounidense y ayuda para llegar a Moscú.



Estando allí fue interrogado y en 1945 regresó a su país. Una gran sorpresa para su familia, quien en junio de 1944 ya lo había dado como muerto. El siguiente año se casó en la iglesia donde se había celebrado una misa por su muerte. El suceso le trajo varios reconocimientos y 2004 murió. Tenía 84 años.




7. Armando Socarrás Ramírez. Armando de 17 años y un compañero de nombre Jorge Pérez Blanco de 16 años, estaban decididos a abandonar la isla de Cuba. El 3 de junio de 1969, él y su amigo abordaron un avión rumbo a España, pero no lo hicieron como cualquier pasajero, los dos jóvenes viajaron en la parte de abajo de la aeronave, iban a iniciar un vuelo de nueve horas, justo en el compartimiento del tren de aterrizaje.



Llegando a Madrid, España, los mecánicos del aeropuerto abrieron el compartimiento durante un servicio de rutina. Cuando lo hicieron encontraron a un solo polizón, que venía prácticamente muerto, puesto que aguantó temperaturas atmosféricas extremas y la falta de oxígeno, lo que lo dejó inconsciente casi durante todo el viaje, así que inmediatamente fue trasladado a un hospital. Su compañero había caído trágicamente del avión cuando iban entrando a Madrid.

Parecía increíble que Armando hubiera sobrevivido, porque sufrió condiciones que sólo viven los montañistas en los más altos picos del Himalaya, más cuando apenas traía puesto un pantalón y una camisa.

La hazaña que había logrado el polizón, sólo pudo explicarse con un notable ejemplo de hibernación humana, donde al descender la temperatura corporal, también disminuyó el consumo de oxígeno, justo al nivel adecuado. Armando Socarrás Ramírez sobrevivió a un viaje de entre nueve y 11 mil metros de altitud, en un avión que se elevó de 455 a 610 metros por minuto.

Los médicos que lo atendieron, sorprendidos, lo llamaron "el hombre milagro".

Lee aquí algunas declaraciones sobre su sorprendente escape.

8. Annie Edson Taylor. Annie tuvo una vida llena de tragedias, puesto que su padre murió cuando ella tenía tan sólo 12 años, luego se casó y tuvo un hijo que murió aún siendo niño, mientras que su esposo falleció en la Guerra Civil estadounidense. Ella, buscando solventar su vida, decidió que se convertiría en la primera persona en recorrer las cataratas del Niágara en un barril. Así que la tarde del 24 de octubre de 1901, cientos de personas observaron como un gran tambo de madera se precipitaba por las violentas corrientes de las cataratas. Arrastrada por la corriente, la barrica desapareció en la cascada, solo para aparecer segundos después en aguas más tranquilas. El barril había viajado por 54 metros, resistiendo la caída; y lo mejor de todo, es que su pasajera sobrevivió.

Amarrada y acojinada en el interior del enorme barril, Annie Edson celebró su cumpleaños número 43 con una zambullida que parecía mortal. Pero, aunque tuvo fuertes golpes y una fractura de cráneo, escapó de lo que parecía una muerte segura. Lo malo es que su valentía no le dio todo el dinero que esperaba y murió en 1912 en la pobreza.

Hoy es recordada como la primera  y única mujer en sobrevivir a la caída de las cataratas del Niágara.




9. Mexicanos escapan de Libia. Justo en los momentos en que la rebelión en el país africano, por la renuncia del gobierno de Gadafi, se encontraban en su mayor apogeo, mexicanos intentaban salir a toda costa del lugar.



Los pilotos de avión Roberto y Marco Cota Gabilondo, originarios de Baja California Sur, y  Jesús Pérez, mecánico de aviación oriundo de Guanajuato, eran parte de esas personas. Y aunque no sufrieron en carne propia agresiones, relataron que la situación que se vivía en ese momento era terrible; se podía ver a la gente durmiendo en la calle, entre basura, en condiciones insalubres, esperando un vuelo que los pudiera sacar. También explicaron que la mayoría de las salidas estaban bloqueadas, y eso se había convertido en un campo por ver quién sobrevivía.

Finalmente, estos y otros mexicanos lograron hacerse camino a España para luego ser trasladados de regreso a México.

10. Los Tigres del Norte. De10.mx publicó historias de algunos artistas que escaparon de "la migra". Una de esas anécdotas es la de un grupo norteño que hoy tiene fama internacional gracias a su participación en la cadena de videos MTV, a través de un unplugged donde artistas de otros géneros musicales los acompañan.

El grupo norteño tiene éxito impresionante alrededor del mundo, lo que ha hecho acreedores a diferentes reconocimientos. Pero, no todo ha sido miel sobre hojuelas.

Los Tigres del Norte, inició con los hermanos Hernández: Jorge, Hernán, Eduardo, Luis y Oscar; cuando estos eran adolescentes y decidieron que querían triunfar en el mundo de la música. En la búsqueda del éxito fueron invitados a participar en una gira por el estado de California en Estados Unidos. Pero ninguno de los hermanos tenía visa para pasar "al otro lado".

Sin pensarlo más, los hermanos Hernández decidieron arriesgarse. Se fueron de "mojados"; pero cuando estaban cruzando el río Bravo, fueron aprehendidos por un agente de migración. No queriendo que todo terminara allí, suplicaron poder quedarse, argumentando que eran cantantes en busca de una oportunidad. El agente sintió empatía y los dejó quedarse, no sin antes llamarlos "Little Tigers"; frase que tiempo después les ayudó a conformar el nombre con el que hoy son reconocidos mundialmente: Los Tigres del Norte.




 

¿Qué otra historia similar conoces?

¿Cuál de estas anécdotas consideras más extrema?



¿Quieres conocer más información De10? Síguenos: 
Siguenos en Twitter  Siguenos en Facebook  Sigue a De10 en MySpace   Networked Blogs

LinkedIn
LinkedIn
Twitter
Twitter
Meneame
Menéame
Google
Google
Digg
Digg
Delicious
Del.icio.us
más

La nota es de 7  24 votos 


*Nombre:*Correo:
*Comentario:*Ciudad o País:
Para firmar tus comentarios o responder a un comentario regístrate o inicia sesión
*Importante
*¿Por qué pedimos esto?

Comentarios(4)
Enviado por:

WOW!!
Toluca
05-10-2011
04:48
wow!! q nota la verdad muy buena compilacion de relatos sobre la segunda cosa mas valiosa para el hombre despues de la vida q es la libertad
Enviado por:

jose
zitlala
04-10-2011
17:49
y los que se escapan de sus esposas para ir de parranda.
en lo personal es casi imposible pero logro escabullirme.
Enviado por:

ENRIQUE
México
02-10-2011
13:58
FALTA LA HISTORIA DEL ESCAPE MAS CONOCIDO EN MEXICO Y QUE QUIZAS UN EXPRESIDENTE SABE COMO FUE: EL CHAPO GUZMAN....
Enviado por:

eulalio garcia
Denver
02-10-2011
13:50
Asi en corto, tienes 12 millones de historias de escapes, de Mexico, centro america y el mundo para entrar a este pais de USA, algunos, fasiles, algunos espectaculares, algunos dificiles, algunos terminaron en tragedia, pero aqui estamos...no se por que buscan en el mundo cuando casi cualquier familia en mexico tiene un pariente aqui y les puede contar su historia.
 

Recibe gratis en tu correo electrónico información De10:

          Twitter   Facebook   RSS
 
Un producto de EL UNIVERSAL
Bucareli 8, Col. Centro. Delegación Cuauhtémoc
06040, México, Distrito Federal
Tel(s). 5709.1313 ext. 5033
email: de10[arroba]eluniversal.com.mx
Contacto editorial: ana.rodriguezm[arroba]clabsa.com.mx
¿Quiénes somos?
TVA JÓVENES S.A. DE C.V. © 2010
Todos los derechos reservados. Tva Jóvenes
S.A. de C.V.
De no existir previa autorización,
queda expresamente prohibida la publicación